"En banca puede que haya fusiones, pero no tenemos prisa"

Plan comercial para seguir creciendo en Madrid, Barcelona, Andalucía y País Vasco

"En banca puede que haya fusiones, pero no tenemos prisa"

Gregorio Villalabeitia (Barakaldo, Bizkaia, 1951) suma seis años al frente del banco que surgió de las antiguas cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) y cree que puede haber fusiones en el sector. Defiende que Kutxabank no tiene prisa en abordar estas operaciones, aunque pueden ser asequibles si aportan valor. La entidad vasca tiene buenos niveles de capital y de gestión para abordarlas en posición compradora, en su opinión. El grupo ganó 352,2 millones netos en 2019, un 6 % más, y ganó cuota en los principales segmentos del negocio. Los préstamos hipotecarios crecieron un 24,3 %. En créditos al consumo y a las empresas su subida fue del 12,3 % y del 1,6 %, respectivamente.

¿Seguirá Kutxabank fuera de la Bolsa y de las fusiones?

No toca la salida a Bolsa. Los precios a los que cotizan bancos de nuestro tamaño oscilan entre el 0,30 % y el 0,35 % de su valor en libros. Además, no hay necesidad de liquidez por parte de los accionistas ni previsiones de una gran inversión que requiera financiación adicional. Para entidades de determinada dimensión, la Bolsa implica riesgos.

Para las fusiones no hay prisa. El sector nacional está ya muy concentrado en comparación con el resto de Europa. Pero con un escenario de tipos de interés en mínimos no se pueden excluir las operaciones corporativas de algunos por necesidad o por rentabilidad. Kutxabank ha mejorado su posición relativa en el sector, tiene la capacidad de gestión necesaria para acometer operaciones de determinada dimensión y no necesita ampliar capital porque tiene exceso del mismo. Sería una opción relativamente asequible, pendiente de un precio razonable y de que la franquicia territorial a adquirir mejorara la rentabilidad, que valiera la pena, porque no todas son iguales.

La entidad reducirá la mora por debajo de 2,50 % este año y abrirá más oficinas por las tardes

Los servicios administrativos a los clientes ya aportan al grupo la mitad del margen básico

Sobre la sentencia del IPH [que sale este martes] "no somos pesimistas pero sí estamos preocupados"

En definitiva, no hay prisa. Vienen unos tiempos muy difíciles para los bancos y todavía pueden pasar muchas cosas.

¿Ha terminado la reconversión de la banca por la irrupción digital?

El sector nacional ha vivido la mayor reordenación de Europa, ha reducido su capacidad a la mitad, pero si los tipos siguen cayendo la reconversión para recortar costes no ha terminado. La digitalización no causa esos ajustes, ayuda a la eficiencia. Haces más con menos. Un gestor atiende ahora de forma más eficiente por la vía de la omnicanalidad. Vendemos cuatro productos de media por cliente carterizado, el margen bruto por cada uno se ha duplicado. En esta línea, Kutxabank ha incorporado 125 trabajadores, con perfiles comerciales, matemáticos y tecnológicos, tanto para el negocio, para atender a los supervisores y por la actualización digital.

¿Cuál es el plan comercial?

Seguir creciendo en el País Vasco, pese a nuestra alta cuota, además de en Madrid, Barcelona y Andalucía, donde empezamos en Córdoba y Jaén con CajaSur y nos hemos extendido por Málaga, Sevilla y Cádiz. Incorporaremos profesionales de banca personal y para el área de empresas, tanto en Andalucía como en Madrid y Barcelona. En 2019 hemos ganado cuota en todos los segmentos del negocio. La banca personal seguirá siendo el principal foco comercial, con una atención al cliente tanto personal como digital, la vía para fidelizar. En Euskadi y Andalucía, bombeamos clientes desde las sucursales a la división de banca privada. En Madrid y Barcelona, con menos red, buscamos profesionales que potencien esta actividad

¿Está contento con CajaSur?

La integración de CajaSur fue difícil al principio pero ya ha asimilado la cultura corporativa de Kutxabank y es una alternativa clara de crecimiento. Se ha hecho una mezcla de sangres muy apropiada. En 2019 ganó 22 millones.

¿Ha mejorado el nivel reputacional de los bancos tras la pasada crisis económica y ahora con el “caso Villarejo”?

Se ha hecho un esfuerzo por mejorar la percepción social tras la crisis, que incluyó el rescate de entidades. No es fácil. Hay actividades de los bancos que la opinión pública no conoce. España es el país con menos exclusión financiera de Europa, por ejemplo.

Kutxabank reparte el 50 % del beneficio para la obra social de los accionistas [las fundaciones BBK, Kutxa y Vital]. Son 175 millones con cargo a 2019 y 725 millones en el último lustro. Sobre el caso Villarejo, se habla de una entidad, no del sector, y de compañías no bancarias.

¿Cuándo subirán los tipos?

Ni este año ni el próximo. Se retrasa a 2022 y nos preocupa mucho. Solo con política monetaria no relanzas la economía, pero los países más poderosos de Europa no están por la labor de apoyar el crecimiento global con un mayor déficit fiscal.

¿Cómo está su negocio digital?

El 43 % de los clientes optan por esta opción. En tres años llegaremos al 60 %, sin excluir la asesoría personal. A través de una utilización armónica de ambos ámbitos.

¿Y la solvencia?

Es marca de la casa. En 2019 fue del 17,20 %, mucho más alta que la de cualquier entidad. Va a costar elevarla en los próximos años, con pequeños incrementos por las exigencias regulatorias. Fuimos la rara avis del sector. Los únicos que no optamos por la Bolsa y sí por la constitución de un fondo de reserva. Por esta singularidad, el regulador nos ha vigilado de cerca. Pero nuestra gobernanza está en línea con la disciplina del mercado y con la de cualquier cotizada.

¿Cuáles son las alternativas a los tipos bajos?

Hay que buscar negocios al margen de los tipos. Como los ingresos por servicios administrativos, generados por la gestión de fondos de inversión y de previsión, que ya suponen el 50 % del margen básico. Y la aportación de las participadas, vía dividendos y puesta en equivalencia. Además, los seguros han trasladado 141 millones al margen bruto en 2019.

¿Cómo impactará el coronavirus en la economía?

Puede retrasar el fin de la desaceleración, que estaba previsto que tocara fondo en el segundo semestre. No se puede hablar de crisis, pero la inversión empresarial está menos alegre.

¿Cuál es la morosidad del banco?

Cerramos 2019 con un 2,98 %, muy por debajo del sector. Este año bajaremos del 2,50 %. Crecemos de forma sana y rentable.

¿Movimientos en la cartera empresarial, que tiene participaciones como las de Iberdrola, Euskaltel y CAF?

Con la dimensión de la inversión empresarial estamos cómodos. Son 1.900 millones y nuestro capital es de 5.500 millones. No hay interés por vender. La revalorización de esas acciones nos ayuda a fortalecer los recursos propios.

¿Habrá más aperturas de oficinas por las tardes?

Sí. Los sindicatos aceptaron 50 aperturas en una primera fase y la idea es seguir, porque la competencia lo hará. Es un mercado apetecible al que no podemos renunciar.

¿Qué sentencia espera sobre el IRPH? [Se hace pública este martes]

No somos pesimistas, pero sí estamos preocupados, porque le impacto puede ser importante. El abogado general de la UE ya opinó que debiera reconducirse a la legislación de cada país, una alternativa que sería menos mala.

Normas
Entra en El País para participar