Philip Morris recuerda que IQOS va dirigido solo a fumadores adultos que de otra forma seguirían fumando

"Las alternativas sin combustión son una opción mejor a seguir fumando", dice la empresa

Dispositivo IQOS.
Dispositivo IQOS.

Philip Morris ha recordado este martes que su dispositivo IQOS "no está pensado para dejar de fumar y va exclusivamente dirigido a aquellos fumadores adultos que de otra forma seguirían fumando cigarrillos y no a exfumadores o no fumadores" y pide "no confundir a los fumadores que puedan estar pensando en pasar a productos sin combustión con la falsa idea de que el cigarrillo y los productos libres de humo tienen el mismo efecto para la salud".

De esta manera, responden en un comunicado a las advertencias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en relación con IQOS y los cigarrillos electrónicos, que considera "tóxicos, dañinos y que conllevan un riesgo a largo plazo para la salud". La compañía, por contra, los considera la "mejor alternativa para los fumadores adultos" y censuran que "la confusión hace que aquellos fumadores que de otra forma van a seguir fumando, se mantengan en el hábito de fumar sin optar por alternativas mejores".

"Estamos de acuerdo en que la mejor manera de eliminar el riesgo para la salud derivado del tabaquismo es no empezar a fumar o dejar por completo los productos que contienen tabaco o nicotina --añade el comunicado--. Compartimos también con la SEPAR la máxima de que los menores no deben consumir ninguno de estos productos. IQOS no es un producto libre de riesgos, ni está pensado para dejar de fumar".

La compañía señala que sus propios estudios científicos "demuestran hasta la fecha que el aerosol que genera IQOS representa una reducción media del 95% de los niveles de sustancias químicas dañinas en comparación con las que se encuentran en el humo del cigarrillo. Los resultados también demuestran que la reducción en estas emisiones se traduce en una menor toxicidad en las pruebas de laboratorio y en una menor exposición a sustancias tóxicas en los estudios clínicos", añade.

En la misma línea, recuerda otro de sus estudios más reciente que "mostró mejoras en los ocho marcadores de riesgo clínico, con significación estadística en cinco de ellos en aquellos fumadores que cambiaron a IQOS", y menciona otra treintena más en la línea de sus propias conclusiones científicas realizados en Reino Unido, Países Bajos y Alemania, y recuerda que la FDA recientemente ha autorizado la comercialización del producto en Estados Unidos "sobre la base de que dicha decisión es apropiada para la protección de la salud pública".

"Lo mejor es dejar de fumar pero los fumadores tienen derecho a saber que si no lo dejan, las alternativas sin combustión son una opción mejor a seguir fumando", señala el comunicado, en el que apunta que "la ausencia de estudios a largo plazo a día de hoy no puede echar por tierra el enorme potencial que tienen estos productos en base a la evidencia actual --tanto en laboratorio como en seres humanos--, sino más bien nos animan a seguir investigando ante la oportunidad única que tenemos de demostrar que estamos ante alternativas claramente menos tóxicas al cigarrillo", asegura.

Normas
Entra en El País para participar