El Ministerio de Consumo limitará la publicidad de las apuestas deportivas

Los anuncios de este tipo de empresas solo podrán emitirse de madrugada y no podrán publicitarse bonos de fidelización

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, abandona el hemiciclo del Congreso, durante la primera sesión de control al Gobierno en la XIV Legislatura,  en el Congreso de los Diputados, Madrid (España),el pasado 12 de febrero de 2020.rn
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, abandona el hemiciclo del Congreso, durante la primera sesión de control al Gobierno en la XIV Legislatura, en el Congreso de los Diputados, Madrid (España),el pasado 12 de febrero de 2020. Europa Press

El Ministerio de Consumo prohibirá la publicidad de los bonos de captación y fidelización de las casas de apuestas que conlleven algún tipo de bonificación económica y, al mismo tiempo, limitará a 100 euros la bonificación máxima que los operadores podrán ofrecer a través de sus páginas webs.

Así lo anunció este lunes el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en el transcurso de su intervención en la clausura del acto organizado por la Dirección General de Ordenación del Juego con motivo del Día Internacional del Juego Responsable, en el que puntualizó que se trata de la segunda medida del real decreto de regulación de la publicidad del juego online, que pretende desarrollar la Ley 13/2011 de 27 de mayo de regulación el juego y que también restringirá la publicidad de apuestas en radio y televisión a la franja de una a cinco de la madrugada e iniciará su tramitación en los próximos días.

El responsable de Consumo precisó que, en virtud del nuevo real decreto, se prohibirá la publicidad de este tipo de bonos que hagan mención a una "cuantía económica cual fuera" porque, a su juicio, "es perverso hacer pasar por dinero gratis este tipo de ofertas que llegan con una enorme sensibilidad a los colectivos más vulnerables" y, con ello, "se producen consecuencias negativas para la salud individual de esas personas".

Agregó que su ministerio limitará ese tipo de ofertas a 100 euros y, por tanto, "no podrán existir" cantidades superiores para las ofertas que, desde sus propias webs y servicios, "brinden los operadores al resto de usuarios".

Garzón reconoció que los bonos de captación y fidelización son una herramienta que "permite la expansión del mercado de los operadores" pero, al mismo tiempo, constituyen un instrumento "controvertido en su fase de captación y, muy especialmente, en su fase de fidelización".

Y ello porque, subrayó, "siendo una herramienta legitima para expandir el negocio" también son, a su vez, instrumentos "que hacen especialmente vulnerables a sectores como el de los menores". Estos ven en ellos "una atracción que, muy fácilmente, se traduce en dinero gratis para entrar en un mercado que todavía no comprenden, no lo conocen y en el que las consecuencias para su salud pueden ser negativas", según Garzón.

En este punto, consideró que los bonos de fidelización son también "especialmente peligrosos" para quienes ya padecen adicción a esta actividad y que, "quizás quieren plantearse dejar de jugar" pero gracias a estos bonos encuentran "unos incentivos a la participación que, en muchos casos, son muy perjudiciales para estas personas en particular", apostilló.

"No son ocurrencias", advirtió, al tiempo que remarcó que este tipo de medidas son el "resultado" de la "enorme experiencia acumulada" por la Dirección General de Ordenación del Juego y de "muchas experiencias por parte de colectivos vulnerables" así como de la "interlocución" con los propios "actores" que ofertan esos bonos y que, afirmó, "lógicamente, pueden tener opciones distintas".

Asimismo, son "resultado de un análisis serio y riguroso", abundó, para, a continuación, sentenciar que, "desde luego, con ello no se agotan las posibilidades de ordenación del sector para mejorar las políticas públicas".

No obstante, según Garzón, su incorporación es una "ayuda" de cara a "encontrar las mejores políticas públicas para acabar con la alarma social porque, efectivamente, no exista causa subayacente y porque, por lo tanto, no haya perjuicio para la salud pública y la salud individual de las personas que participan en la actividad".

El "propósito" de su departamento es que en España "se pueda jugar responsablemente pero que no haya perjuicios para la salud pública". "Para este ministerio, preservarla es un mandato", sentenció, para, a continuación, incidir en que se trata del "vector de consenso entre los actores del ecosistema del sector" a partir del cual deberán "discutir las medidas concretas en los próximos meses".

El titular de Consumo insistió en que a lo largo de esta semana se iniciará la tramitación del nuevo real decreto con el inicio del plazo de exposición pública y mostró su esperanza en que "lo antes posible" España disponga de una regulación "satisfactoria" no solo para el sector sino, en su conjunto, "para un país que ahora mismo mira con preocupación determinadas consecuencias -de esta actividad- para determinados sectores". 

Normas
Entra en El País para participar