Entrevista

Rosa Duce (Deutsche Bank): “A corto plazo, no vemos motivos para que la Bolsa caiga con fuerza”

La experta cree que el impacto del coronavirus será intenso en el primer trimestre pero pasajero, si bien prevé un año de menor crecimiento que 2019

Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank en España
Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank en España

Su previsión de crecimiento para España este año, del 1,6%, coincide con las actualizaciones que han anunciado el Gobierno y la UE esta semana. La economista jefe de Deutsche Bank en España, Rosa Duce, se desmarca en cambio de quienes piensan que la economía global podrá acelerarse en 2020, una vez que el sector industrial habría pasado lo peor por la guerra comercial. Para Duce, el horizonte económico para este año ya era de desaceleración, antes incluso del estallido del coronavirus, sobre el que, si bien prevé un impacto notable en la economía china, no cree que vaya a ser una amenaza global.

¿Cree que los inversores están siendo demasiado optimistas con el coronavirus? ¿Piensa que su impacto puede ser mayor de lo que se apunta hasta ahora?

Creo que lo peor lo deberíamos ver a mitad de este mes y, a partir de ahí, nuestra estrategia parte de que la enfermedad se estabiliza a mediados de febrero y van descendiendo los casos. En el banco estimamos hasta 1,5 puntos de impacto en el crecimiento en el primer trimestre. La buena noticia es que, si miramos la historia, y una vez que se estabilizan estas enfermedades, la caída del crecimiento es temporal. En el conjunto del año para China el coste en el PIB sería de entre 3 y 5 décimas, con un primer trimestre muy negativo. El impacto sobre la zona asiática también será alto, por los vínculos comerciales con China y porque en algunas zonas también se ha paralizado la actividad, quizá de medio punto del PIB en el primer trimestre. Y sobre el resto del mundo, el efecto sería mucho menor, de una décima en Europa y en EE UU en el primer trimestre.

¿La epidemia puede llegar a influir en las negociaciones comerciales de China y EE UU? ¿Se dará el caso de que Pekín no cumpla los compromisos de la primera fase?

Si la relación comercial se enrarece no será por el coronavirus, sino simple y llanamente por la campaña electoral en EE UU. Mucho de lo que pase este año en la negociación comercial va a depender de la campaña electoral de Trump. La relación comercial es ahora cordial. Trump ha dicho, además, que no va a firmar nada hasta después de las elecciones, está asumiendo que va a ganar. Va a jugar esa baza, está en campaña.

"España es un reflejo del resto del mundo, con la diferencia de que el margen que había respecto a la UE se está cerrando"

¿Cuál puede ser el peso de la política de EE UU en el mercado?

A corto plazo, no hay nada que lleve a pensar que la Bolsa va a caer con fuerza. Hay una percepción de que el mercado debería seguir subiendo, pero también de que ha subido mucho. Por tanto, cualquier mala noticia de pronto trae volatilidad. No creo que haya ningún motivo para que la Bolsa pierda el 15%, pero sí puede haber volatilidad. Va a ser un año bueno, aunque no como 2019. A final de año tendremos las elecciones en EE UU, que tradicionalmente suelen ir bien. El mercado tiende a pensar que Wall Street sube tras las elecciones. Las encuestas sitúan a Trump como claro ganador y el mercado lo refleja. Él va a jugar esa baza durante todo el año. No esperamos tanta volatilidad en noviembre o diciembre, sino más de cara a verano, cuando hay menos volumen y se publican los datos del segundo trimestre. El mercado ya tiene descontado que ganará Trump, es lo que todo el mundo espera. Si las encuestas cambian y dan un resultado diferente, el mercado sí puede ponerse nervioso.

¿Por qué esperan desaceleración global en 2020?

Ahora vemos que los indicadores adelantados apuntan a que la economía se ha estabilizado, no a que haya una mejora. Y si añadimos el coronavirus, la primera parte del año va a ser de crecimiento bajo. La mejora que apuntan las encuestas de confianza será a final de año. Pero en 2020 el crecimiento va a ser más bajo que en 2019. Lo que hay que preguntarse es si 2021 va a ser realmente mejor que 2020. Porque 2020 incluso sin coronavirus ya era de desaceleración. Hay mucho más proteccionismo y los efectos sobre el crecimiento se tienen que notar. Pero con un poco de suerte, si EE UU y China no se enrocan en la tensión comercial, tendríamos un 2021 mejor.

"El mercado ya ha subido mucho, hay que ser más defensivo y rotar hacia eléctricas o incluso bancos, por el dividendo"

¿Cuándo llegará el final de ciclo, si en 2021 prevén una mejoría de la economía global?

Los ciclos económicos de hace años tenían caídas mucho más profundas y luego el ciclo expansivo era más corto, con un crecimiento más alto. En este ciclo ocurre que la expansión ha sido con un crecimiento muy bajo. En EE UU ha crecido el 2,5%, cuando venía creciendo al 3,5%. La clave es que el crecimiento es bajo y va a seguir siendo bajo. Es algo totalmente distinto a lo que veníamos viendo, no es muy comparable con otros ciclos.

¿Ve riesgos para la economía española?

España es un reflejo de lo que ocurre en el resto del mundo, con la diferencia de que ese margen que teníamos respecto a la UE se está cerrando. Hay noticias positivas: ha vuelto la inmigración, la inversión de equipo se ha recuperado, pero el consumo empieza a sufrir, el sector inmobiliario se está viendo afectado. A día de hoy, la economía española está respondiendo bien. La clave es que hay reformas que no se han llegado a hacer y que son necesarias para mantener ese diferencial positivo de crecimiento.

Con la fragmentación política actual, ¿lleva camino España de parecerse a Italia?

Italia está como está porque en los últimos 10 o 15 años no ha hecho nada, ningún tipo de reforma. Todas las que ha intentado poner en marcha el Ejecutivo no han salido adelante por falta de consenso político. Pero hay muchos ejemplos en Europa de gobiernos de coalición en los que las cosas se hacen porque los políticos se ponen de acuerdo. En España se ha hecho mucho; en la medida en que no retrocedamos, esa diferencia positiva de crecimiento solo la vamos a conseguir siendo más competitivos. Italia es el polo opuesto, no es de ahora. Antes de la crisis ya tenía una deuda enorme.

¿Han revisado sus previsiones de beneficios en España con el nuevo Gobierno?

No hemos revisado estimaciones de beneficios por la propuesta fiscal de sociedades del Gobierno. El mercado sí está pendiente de todo lo que es regulado, como las eléctricas. Pero como la Bolsa ha subido mucho, hay que ser algo más defensivo y rotar parte de la cartera a sectores más de valor, como eléctricas e incluso bancos, por el dividendo.

Normas
Entra en El País para participar