El precio de una noche de hotel en España duplica al de Turquía o Egipto

La tarifa media en Barcelona es de 145 euros frente a los 70 de Sharm El Sheik

Habitaciones hotel precio Pulsar para ampliar el gráfico

España registró en 2019 otro récord de llegadas de turistas extranjeros, con 83,6 millones de viajeros. Un hito que no debe ocultar el profundo deterioro sufrido por los grandes mercados emisores, de donde llegaron más de un millón de viajeros menos (medio millón de Reino Unido y 250.000 menos de Alemania y Países Nórdicos) y que fue compensado por el crecimiento experimentado por los mercados de largo radio, especialmente EE UU y algunos países asiáticos, como Corea o Japón. La principal razón que justifica ese trasvase es la fuerte diferencia de precios de los hoteles españoles con respecto a sus competidores de Turquía o Egipto, pese a la fuerte subida experimentada en los últimos años.

El último informe de precios de la consultora estadounidense STR, con los datos actualizados al cierre de 2019 y al que ha tenido acceso Cinco Días, revela que el precio medio de un hotel urbano en Madrid llegó a 120 euros y en Barcelona a 146 euros, mientras que en el mismo período la tarifa en Estambul fue de 86 euros. Una diferencia muy elevada pese a que los precios en la capital turca se han duplicado en apenas tres años tras tocar suelo en 2016 (43,6 euros) como consecuencia de la sucesión de atentados terroristas en Turquía.

El Ejecutivo turco invertirá 123 millones para llegar a 75 millones de turistas en 2023

Dicho de otra manera, que contratar una noche de hotel en Estambul el pasado ejercicio costó de media 59 y 34 euros menos que en Barcelona y Madrid. Una brecha que también es apreciable en el caso de El Cairo, pese a que los precios se han casi triplicado desde la irrupción de la primera árabe, pasando de 37 a 99 euros en 2019. En condiciones similares dormir en una habitación en la capital egipcia cuesta 47 y 21 euros menos que en Barcelona y Madrid.

Una tendencia que seguirá al alza por los importantes proyectos de renovación y nuevas aperturas en ambas ciudades, dirigidas a elevar las tarifas medias y a atraer un turismo de mayor poder adquisitivo. En el caso de Madrid hay cinco grandes proyectos de hoteles de lujo (Marriott, Four Seasons, Mandarín, Pestana o Hyatt) y en Barcelona, pese a la moratoria turística, Hesperia inauguró la semana pasada el nuevo Hyatt Regency, tras el acuerdo alcanzado con la firma estadounidense, y Meliá abrirá en el tercer trimestre el ME Barcelona, de cinco estrellas. El primero ha sido un cambio en la marca, mientras que en el segundo la hotelera de la familia Escarrer logró la licencia para el proyecto antes de la moratoria turística.

Las diferencias son todavía más apreciables en el caso de los destinos vacacionales, pese a que las tarifas en los resorts de Turquía o Egipto se han triplicado e incluso cuadruplicado con respecto a 2011, muy por debajo de los incrementos registrados en ese período en Baleares (63% entre 2011 y 2019) y Canarias (53%). La mayor brecha se produce en Sharm El Seik, donde pese a que las tarifas han crecido un 253%, el precio por pernoctar llega a 70 euros, prácticamente la mitad que los 145 euros de media en Baleares y muy por encima de los 110 euros de Canarias. La diferencia con Turquía no es tan evidente, pero sigue siendo muy apreciable. Una noche de hotel en la Riviera Turca (Alanya, Bodrum o Kemer son los más visitados) cuesta de media 84 euros, lo que supone 61 euros menos que en Baleares o 26 menos que en Canarias.

Plan estratégico

Y el riesgo de que el trasvase de turistas desde España a otros destinos siga creciendo es más que evidente, especialmente en el caso de Turquía. El Ejecutivo presidido por Recepp Tayip Erdogan prepara una inversión de 164 millones de euros con tres claros objetivos en materia turística, tal y como refleja el último plan estratégico diseñado para los próximos cuatro años. El primero es incrementar las campañas de promoción en los grandes mercados emisores, el segundo es elevar la capacidad de los dos mayores aeropuertos (Estambul y Anatolia) y el tercero es impulsar el crecimiento de la planta hotelera, que en la actualidad cuenta con 1,5 millones de habitaciones y tendría que contar con 2 millones de plazas en los próximos cuatro años.

Egipto ha recuperado ya en 2019 los niveles previos a la Primavera Árabe

Por mercados emisores, Rusia sigue siendo el más importante, con un 16% de las visitas, seguido por Alemania (11%) y Reino Unido (6%). En 2019, Turquía recibió 52 millones de turistas internacionales y el objetivo es crecer hasta 58 millones este año y seguir en esa senda creciente hasta llegar a los 75 millones de viajeros extranjeros en 2023.

Egipto también aprobó otro plan estratégico, con bajadas de precios y de impuestos, para recuperar turismo extranjero. Las primeras estimaciones apuntan a que se habría llegado a 13 millones de viajeros, el mismo nivel que el alcanzado en 2010.

 

Normas
Entra en El País para participar