Hyatt se estrena en Barcelona con Hesperia tras el fiasco de la Torre Agbar

Inaugura el Hyatt Regency Barcelona Tower, que pretende convertir en el centro de negocios del sur de Europa

Jason Ballard, vicepresidente de Operaciones de Hyatt para Europa, Oriente Medio y Africa y el Sudeste Asiático, y Jordi Ferrer, consejero delegado de Hesperia.
Jason Ballard, vicepresidente de Operaciones de Hyatt para Europa, Oriente Medio y Africa y el Sudeste Asiático, y Jordi Ferrer, consejero delegado de Hesperia.

La cadena hotelera Hyatt ha conseguido esta mañana estrenarse en Barcelona, un objetivo que llevaba persiguiendo desde hace tres años cuando la moratoria aprobada por Ada Colau dio al traste con el proyecto para convertir la torre Agbar en un hotel de lujo. El gigante estadounidense ha inaugurado esta mañana el Hyatt Regency Barcelona Tower, un hotel de 29 plantas y 280 habitaciones, gracias a la alianza con Hesperia, propietaria del inmueble (que ya estaba operativo) y que también se encargará de la gestión del hotel. Para ello ha tenido que realizar con anterioridad una reforma integral de 10 millones de euros para adaptarlo a los estándares que Hyatt requería para el edificio, situado al lado de la Fira de Barcelona.

"Será el hotel Regency de Europa con los espacios para eventos más importantes de Europa" recalcó el consejero delegado de Hesperia, Jordi Ferrer. En concreto dispondrá de unas instalaciones de 5.000 metros cuadrados (entre las cinco más grandes de la UE), con un salón central con capacidad para 1.800 personas, un auditorio de 500 personas y 24 salas de reuniones. De hecho ya tienen contratado uno de los primeros eventos para una convención de Microsoft. Ferrer recalcó que la llegada de Hyatt permitirá elevar significativamente los niveles de ocupación y las tarifas medias, así como atraer viajeros de EE UU y Asia, gracias al tirón de la marca estadounidense en esos mercados, donde se concentran gran parte de los 17 millones de clientes activos del programa de fidelidad de Hyatt. Unas estimaciones que se basan en los buenos resultados obtenidos en el Hyatt Regency Hesperia en Madrid, abierto a principios de octubre de 2019 y en el que también realizaron otra reforma integral de 10 millones, y en el que la ocupación y las tarifas se incrementaron un 25% en el primer trimestre de funcionamiento.

Ferrer destacó el cambio de modelo de negocio de Hesperia, "que se ha convertido en un gestor multimarca de hoteles". Ese giro le le ha llevado a sellar alianzas con Hyatt para abrir los dos primeros hoteles Regency en España y con la estadounidense Apple Leisure Group para poner las marcas Secrets y Dreams a algunos establecimientos que la hotelera tiene en Baleares y Canarias y que son los primeros que tendrá el turoperador de EE UU en la Unión Europea. En abril abrió un inmueble de la marca Secrets en Mallorca, orientado solo para adultos, y el próximo 20 de febrero inaugurará el primer Dreams en Lanzarote, bajo el concepto de todo incluido.

La inauguración del Regency en Barcelona es solo el primer paso para extender la huella del gigante estadounidense, con 875 hoteles y 208.000 habitaciones en todo el mundo, en Barcelona. De hecho firmó en octubre de 2018 un acuerdo con el grupo Selenta, cuyo presidente es Jordi Mestre, para incorporar el Hotel Sofía en la red de distribución de Hyatt bajo la marca The Unbound Collection by Hyatt, que incluye otros dos hoteles boutique de renombre internacional, como el hotel Martinez (Cannes) y el hotel Du Louvre (París). El pacto incluía un claúsula por la cual el hotel Sofia podría transformarse en un Grand Hyatt, una de las marcas prémium del grupo hotelero estadounidense.

 

Normas
Entra en El País para participar