Uría negocia la entrada de la mexicana Sánchez Devanny a la firma PPU

El acuerdo, que aún no puede darse por seguro, completaría la presencia del bufete en todos los países de la Alianza del Pacífico

Luis de Carlos, socio presidente de Uría Menéndez, y Salvador Sánchez-Terán, socio director. U.M.
Luis de Carlos, socio presidente de Uría Menéndez, y Salvador Sánchez-Terán, socio director. U.M.

México puede dejar de ser la pieza que le falta a PPU, firma iberoamericana en la que participa Uría Menéndez, para tener presencia en los cuatro países de la Alianza del Pacífico. Según ha podido conocer CincoDías, existen negociaciones con el despacho mexicano Sánchez Devanny para su incorporación a PPU, aunque, al menos de momento, y según diversas fuentes del sector, el acuerdo no puede darse ni mucho menos por cerrado. Desde el bufete español confirman las conversaciones pero son cautos y subrayan que una integración de este tipo requiere cerrar numerosos flecos que, en cualquier momento, pueden dar al traste con la operación. “Sánchez Devanny es una de las firmas candidatas puesto que encajaría bien tanto por tamaño y creciente prestigio, como por institucionalización y potencial de crecimiento”, explican desde Uría Menéndez.

Precisamente, en una entrevista concedida a El País en febrero de 2019, Luis de Carlos, socio presidente del despacho, indicaba que “uno de los objetivos para este año es México. Ese es el gran reto de PPU”. Sin embargo, la inestabilidad y la propia complejidad del mercado legal mexicano parece que han obligado a dilatar los plazos. Uría, que forma parte de PPU desde el año 2015, cuenta con una participación del 30% de la firma. El resto de integrantes son el bufete chileno Philippi, el colombiano Prietocarrizosa, y los peruanos Ferrero Abogados y Delmar Ugarte.

El perfil de Sánchez Devanny

¿Qué tipo de despacho es Sánchez Devanny? Como explica Leopoldo Hernández, socio director de la consultora internacional con base en México KermaPartners, se trata de una firma de la abogacía de los negocios de la franja media del mercado legal local, que ofrece asesoramiento en todas las áreas de práctica. “La base de sus clientes son empresas transnacionales”, muchas de ellas de origen estadounidense o europeo, detalla.

Fundada en 1996, Sánchez Devanny cuenta con tres oficinas en el país: Ciudad de México, Monterrey y Querétaro. En la actualidad cuenta con 22 socios al frente de sus especialidades. Según Hernández, en la última década la firma ha trabajado “de forma persistente en enfocar su estrategia, crecer e institucionalizarse, sin descuidar la rentabilidad y la solidez financiera”.

Fuentes del sector relatan que Sánchez Devanny no era la primera opción para PPU. Sin embargo, la propia idiosincrasia del mercado legal local y la reticencia a la integración de otros despachos de mayor tamaño (más enfocados hacia Estados Unidos que hacia Latinoamérica) propiciaron el acercamiento con este bufete del mid market. Estas mismas fuentes advierten de que, aunque ven el acuerdo posible porque la predisposición de ambas partes es buena, si no saliera adelante, es probable que la entrada en México se le pusiera muy cuesta arriba a PPU. Según aseveran, no existen muchas otras alternativas atractivas entre las firmas locales que pudieran estar dispuestas a una unión.

Para Sánchez Devanny, la posibilidad de integrarse en PPU es, sin duda, una gran oportunidad de crecimiento y de elevar el nivel de su práctica transaccional o de litigios. A modo de ejemplo, en la actualidad, el directorio Chambers sitúa su área de M&A en la Banda 4 en México. Sus potenciales socios, en cambio, se encuentran en la zona alta: Uría Menéndez es Banda 1 en España; Philippi, Banda 1 en Chile, y PPU aparece como Banda 1 en Colombia y Banda 2 en Chile.

400 abogados

Con un equipo de más de 400 abogados (600 profesionales en total), PPU presume de ser el estudio “con mayor presencia directa en Latinoamérica”. Asentado ya en tres de los países con mayor estabilidad y crecimiento en la región, Chile, Perú y Colombia, México sería la guinda, tal y como explicaba De Carlos en 2019. “Es el Estado más grande de la Alianza y, además de un enorme potencial, tiene unas importantísimas relaciones con España”. Desde Uría destacan que PPU es parte esencial de su estrategia a medio y largo plazo, y señalan que con esta unión pretenden responder “de manera eficiente” a las demandas de los clientes, de acuerdo a la creciente interrelación económica entre los cuatro Estados.

Normas
Entra en El País para participar