Responsable de estrategia de banca privada de Citi

Jeffrey Sacks: “Esperamos subidas en Bolsa de entre el 8% y 10% para este año”

El responsable de banca privada de Citi sigue viendo a la renta variable como el activo más atractivo para 2020, pero advierte de que los inversores deberán aprender

a convivir con mayor volatilidad 

Jeffrey Sacks, responsable de estrategia de inversión de Citi Group
Jeffrey Sacks, responsable de estrategia de inversión de Citi Group Manuel Casamayón

La volatilidad se ha instalado en los mercados. Después de la corrección generada por el coronavirus, las Bolsas han recuperado la tendencia alcista. Jeffrey Sacks, responsable de estrategia de inversión de banca privada de Citi, afirma que la inestabilidad de las últimas sesiones seguirá dominando el mercado en los próximos meses, pero elige la renta variable como su opción preferida.

El coronavirus provocó una fuerte corrección en las Bolsas, pero en los últimos días parece quedar superada. ¿Ven el virus como una amenaza para el mercado y la economía?

Los mercados mostraron una gran fortaleza el año pasado con las Bolsas europeas revalorizándose más de un 20%, una tendencia alcista que se repitió en las primeras sesiones del año. En este contexto era necesaria una corrección y el virus ha sido el catalizador. Su verdadero impacto aún no se ha visto. Habrá que esperar a conocer el efecto de las medidas que se están aplicando para evaluar el efecto real.

¿Siguen viendo la Bolsa como una buena opción para 2020?

Somos positivos tanto con la renta variable de Europa, sin incluir al Reino Unido, como con la Bolsa británica. Esperamos que 2020 sea otro año bueno, pero de retornos más modestos y realistas. Después de un 2019 en el que las Bolsas subieron un 25%, para este ejercicio prevemos que las revalorizaciones ronden el 8% y 10%. Eso sí, los inversores deberán acostumbrarse a una mayor volatilidad.

¿Qué criterios siguen a la hora de invertir en Bolsa?

Nos gustan tanto las compañías de pequeña y mediana capitalización como las grandes, prestando una atención especial a la rentabilidad por dividendo. Una parte significativa de los retornos esperados para el conjunto del año procederán de las rentabilidades por dividendo. En la Bolsa europea esta ronda de media el 3,5%, alcanzando el 5% en la británica. En este contexto esperamos que la primera parte del año sea mejor con los valores de corte cíclico a la cabeza. Ya en la segunda mitad de 2020 les tomarán el testigo las cotizadas más value.

En los últimos años se repitió mucho la idea de que la Bolsa europea lo haría mejor que la estadounidense. ¿Será finalmente este 2020 cuando lo logre?

Recomendamos una diversificación entre Bolsa europea –sin incluir el Reino Unido–, la Bolsa británica y las Bolsas asiáticas. Después de años en los que han estado infraponderadas, esperamos una recuperación. En el caso de la europea, consideramos que las valoraciones continúan siendo atractivas, que los múltiplos siguen siendo bajos respecto a los ingresos y que ofrece descuento respecto a la Bolsa estadounidense.

¿Cuáles son sus sectores preferidos?

Para los seis primeros meses del año esperamos que los cíclicos exportadores se beneficien de la recuperación del sector manufacturero. Para la segunda mitad del ejercicio apostamos por las firmas de corte más value. Nos gusta el sector de la salud. Tiene ingresos recurrentes y se ve beneficiado por los cambios demográficos y los avances tecnológicos.

En un entorno de tipos bajos la banca atraviesa grandes problemas para lograr rentabilidades atractivas. ¿Creen que es una opción para tener en cartera?

Sí que vemos valor en los bancos europeos y más teniendo en cuenta el fuerte descuento al que cotizan. La valoración media es de 0,7 veces su valor en libros, es decir, ofrecen un descuento de al menos el 30% y el rendimiento medio de los fondos propios oscila entre el 8% y el 10%. Los bancos están bien capitalizados y si bien es cierto que el negocio se ve penalizado por la tasa de depósito negativa, consideramos que esto ya está puesto en precio. El catalizador para el negocio será el crecimiento de los préstamos.

Las rentabilidades de la deuda han caído con fuerza y obtener retornos es cada vez más difícil. ¿Cuál es su posición respecto a la renta fija?

Hay que ser muy selectivos. Evitamos los bonos soberanos pues las rentabilidades están en mínimos e incluso negativas. Un ejemplo que ilustra muy bien esta afirmación es que el 63% de la deuda soberana europea cotiza a tipos negativos y el 90% está por debajo del 1%. Nuestra opción preferida en Europa son los bonos corporativos de alto rendimiento con una rentabilidad media del 3,5%. Estos activos, cuya tasa de default ha caído a mínimos, se ven beneficiados por el programa de compras del BCE. En el caso de la deuda del Reino Unido, y después de la recuperación que seguirá a las elecciones de 2019, vemos opciones atractivas en la deuda corporativa tanto en grado de inversión como high yield. Sin embargo, en este caso la liquidez es menor y el universo de inversión más reducido.

Más allá de los brotes de inestabilidad de las últimas semanas, ¿cuáles son los cisnes negros de 2020?

Identificamos tres grandes amenazas. La primera es la que tiene que ver con las ganancias de las empresas. Los ingresos de las compañías caerán sustancialmente respecto a 2019. El crecimiento del beneficio por acción puede rondar entre el 8%-10%. Cualquier dato peor es visto como un riesgo. La segunda amenaza es la que tiene que ver con el crecimiento en Europa. Somos positivos y prevemos que continúen las medidas expansivas del BCE. A ello se suma que hay margen para que se apliquen medidas fiscales. Pero queda por ver cuál es el impacto real en PIB e inflación. La tercera son las que se refieren a áreas de riesgos específicos y una de esas es Italia.

¿Ven a Italia como un riesgo para la estabilidad en la zona euro? ¿Qué opina de España y su nuevo Gobierno?

El riesgo ha disminuido después de las elecciones en Emilia Romaña, pero la economía italiana y su sector financiero son frágiles y vulnerables. En España el crecimiento sigue siendo fuerte. Las reformas estructurales acometidas en los últimos años contribuyen a que el crecimiento sea sólido y la nueva coalición no es vista como una amenaza. El nuevo Ejecutivo no va a hacer descarrilar el impulso económico.

Los criterios de inversión sostenible han ganado fuerza. ¿Cómo afecta a la inversión? ¿Lo ven cómo una moda?

En los últimos meses los índices ESG se han comportado muy bien y los inversores miran cada vez más este tipo de criterios. En nuestra estrategia para 2020 hemos puesto el foco en tres megatendencias: la inversión ante el auge de las energías limpias, la protección de datos y las fintech.

Normas