Tecnología

Los deberes impuestos a las grandes tecnológicas de EE UU para que sigan creciendo

Google tendrá que impulsar su 'nube', Facebook apuntar hacia el ‘ecommerce’ y el pago, Apple al 5G, Amazon entrar en salud y finanzas, y Microsoft meter una marcha más a Azure y ser un líder en los videojuegos online

Tecnológicas Pulsar para ampliar el gráfico

Las cinco grandes tecnológicas de EE UU siguen creciendo en ventas, beneficio y valor en Bolsa, aupadas por el auge del negocio en la nube, la publicidad, la venta de dispositivos tecnológicos y el comercio electrónico. Los cinco titanes (Amazon, Google, Apple, Facebook y Microsoft) registraron una cifra de negocio conjunta el año pasado de 672.982 millones de dólares (606.291 millones de euros), dato similar al PIB de Arabia Saudí o Turquía y por encima de Suiza o Polonia, por ejemplo.

El beneficio conjunto ascendió a 127.911 millones de dólares. Las 35 empresas del Ibex registraron en 2018 un beneficio neto cercano a 43.480 millones de euros, menos de la mitad que las cinco grandes tecnológicas de EE UU.

Con modelos de negocio diferentes, todas ellas aumentaron en 2019 sus ingresos conjuntos en un 16,8% y sus beneficios en un 26,1%. Tres de ellas incrementaron ventas más del 18% y solo Apple y Microsoft crecieron a un dígito. Amazon lideró la generación de ingresos entre las grandes, no por su negocio clásico de venta online, sino impulsada por la publicidad, igual que Facebook. Por beneficio, la reina fue Microsoft. Solo en el último trimestre, su ganancia neta se disparó un 38%, hasta 11.650 millones de dólares.

Pese a esas extraordinarias cifras, el mercado se muestra insaciable y ya les ha puesto deberes para que mantengan su impulso. Pero ¿de dónde creen los inversores y analistas que vendrán sus crecimientos?

Para Alphabet, matriz de Google, cuyos ingresos crecieron un 17% en el último trimestre, hasta 46.000 millones de dólares, su menor impulso en cinco años, todo apunta a que llegarán de su negocio en la nube, que pese a generarle 8.900 millones, van a la zaga de Amazon y Microsoft. También de su tecnología de vehículos de conducción autónoma (más a largo plazo) y de su plataforma de vídeo Youtube. Y es que aunque la poderosa maquinaria publicitaria del famoso buscador se haya visto golpeada por el tirón de Amazon en la publicidad, Youtube ha demostrado ser una importante fuente de ingresos: generó más de 15.000 millones de dólares anuales solo por anuncios. Es decir, es casi tan grande como Netflix, que obtuvo 15.800 millones de dólares en 2019, pero no suficiente para algunos analistas financieros, que también recriminan a Google su flojo negocio de hardware.

Facebook, que marcó en el último trimestre su crecimiento más débil desde que empezó a cotizar hace siete años, deberá demostrar su capacidad para monetizar su base de usuarios más allá de la publicidad. Tras ingresar 21.000 millones de dólares entre octubre y diciembre, un 25% más que en el mismo periodo de 2018, e impulsar un 7% su beneficio neto, hasta 7.350 millones, ahora le tocará poner el foco en otras actividades, como el comercio electrónico en Instagram y los pagos entre particulares en WhatsApp. 

La a red social también podría dedicar esfuerzos en impulsar su negocio de red social en mercados menos desarrollados, pero en esto no confían mucho los analistas. Lo que sí se ha propuesto Facebook, dice, es desarrollar “la próxima plataforma informática” y promete dedicar importantes recursos a la realidad virtual y aumentada.

A Apple el mercado también le requiere más tras cerrar en diciembre un primer trimestre de su año fiscal 2020 brillante. Impulsó sus ingresos un 9%, hasta 91.800 millones, y elevó un 11% sus beneficio neto, a 22.200 millones, gracias al tirón de los iPhone 11, los wearables (AirPods y Apple Wacht) y su negocio de servicios. La marcha extra vendrá, según los analistas, por nuevos dispositivos móviles en la gama de los wearables (en el año fiscal 2020, solo el modelo prémium AirPod Pro podría generarles 6.000 millones de dólares en ingresos), por acelerar en servicios como las suscripciones de música y de películas en streaming y los pagos móviles y, sobre todo, con el lanzamiento de los nuevos iPhone 5G para aprovechar el tirón previsto para este mercado este año.

En cuanto al imperio de Jeff Bezos (Amazon elevó sus ingresos un 21% en el último trimestre, hasta 87.400 millones de dólares), los expertos creen que su negocio de cloud computing aún puede estirarse más (crecido un 34% en ese mismo periodo). Por eso le reclaman que aumente sus capacidades y vigile de cerca a otros proveedores de la nube que están creciendo rápido como Microsoft. También quieren que acelere en su negocio publicitario y refuerce su plataforma de contenidos Prime Video para luchar con Netflix y Disney+, que viene fuerte.

La compañía tiene por su cuenta otras ambiciones: desembarcar, por ejemplo, en los sectores de la telemedicina en EE UU (apoyándose en su altavoz Echo y Alexa) y en el financiero, donde parece que pronto cerrará un acuerdo con Goldman Sachs para dar créditos a empresas, lo que le convertiría en un proveedor capaz de ofrecer más servi­cios a terceros.

En cuanto al creador de Windows, el mercado confía en Satya Nadella, su CEO, y la Microsoft que ha construido, centrada en la nube y la inteligencia artificial. Aún así, creen que puede arrebatar más cuota de mercado a la nube a Amazon con su plataforma Azure, la joya más valorada hoy de la multinacional. Y le piden un mayor esfuerzo de la compañía para impulsar los dispositivos Windows (frente a los Android e iOS), afinar muy bien su próxima oferta en el negocio de los juegos online (donde se avecina una gran batalla con la entrada de Google y otros gigantes) y en la realidad aumentada, donde sus gafas Hololens encontrarán fuertes rivales.

Amenazas: investigación de los reguladores y el coronavirus

No todo es un camino de vino y rosas. Los cinco gigantes tecnológicos estadounidenses han desatado múltiples preocupaciones entre los inversores, que temen el papel que puedan jugar este año los reguladores antimonopolio de EE UU sobre sus negocios, en muchos casos con posición de dominio. Además, algunas como Google o Amazon, están siendo también investigadas por las autoridades europeas. Los reguladores de la UE están examinando, por ejemplo, cómo Amazon está utilizando los datos que recopila de sus compradores para darle una ventaja injusta en el mercado. Otro asunto regulatorio al que se enfrentan tiene que ver con cuestiones de privacidad.

A esa amenaza sobre sus negocios se suma ahora el coronavirus de Wuha, que ha puesto a toda la industria tecnológica en alerta. De estas compañías, Apple, Amazon y Microsoft podrían verse afectadas especialmente, aunque Google también ha cerrado temporalmente sus oficinas en China. La cuestión es que en ese país se fabrican la mayor parte de los dispositivos tecnológicos que se venden en el mundo, entre ellos el iPhone, la Xbox y los altavoces Echo y Kindle de Amazon, y si las fábricas paran o bajan de ritmo por la epidemia, aunque sea de forma temporalmente, afectará a la producción y a sus ventas.

Normas
Entra en El País para participar