Renta fija

Société Générale prevé una avalancha de bonos verdes este año

Las emisiones de deuda repuntaron un 14% en 2019

Société Générale prevé una avalancha de bonos verdes este año

El apetito de los inversores por los bonos verdes parece no tener fin. En 2019 bancos, empresas e instituciones públicas emitieron 9.300 millones de bonos de este tipo, una cuantía que representa el 12% de la actividad del mercado primario. Si se compara con las cifras del año anterior, el volumen de estos activos crece un 60,34%, una tendencia que desde Société Générale esperan que prologue este año, ejercicio en el que está previsto que el Tesoro realice su primera incursión en este mercado. “A mayor apetito, y una oferta de papel aún creciente, los precios de estas operaciones pueden ser ligeramente más estrechos que la deuda no sostenible”, señalan desde el banco de inversión galo.

La actividad registrada por los bonos verdes se enmarca dentro de un año en el que el volumen de emisiones alcanzó los 80.700 millones, un 13,7% más que un año antes. “Las condiciones de mercado en 2019, favorecidas por las políticas monetarias de los bancos centrales contribuyeron a crear un ambiente de emisión favorable y permitieron emitir a bajos tipos de interés”, señalan.

Carlos Cortezo, responsable del mercado de capitales para instituciones financieras, apunta que por sectores el bancario fue el más activo fruto de los esfuerzos de las entidades para continuar construyendo los colchones requeridos por la regulación MREL, el denominado colchón anticrisis. En los últimos 12 meses las operaciones de sénior preferente y sénior no preferente repuntaron notablemente (un 253% y un 116%, respectivamente) en detrimento de la deuda subordinada, una tendencia que es prever que se repita este año. Esto ha llevado a nuevos jugadores como Bankia, Sabadell, Bankinter o Kutxabank a adentrarse en este tipo de títulos. El año pasado se efectuaron un total de 37 operaciones públicas en segmento financiero por importe de 31.550 millones. A ello se suman los 3.100 millones vendidos en operaciones privadas. El volumen total de emisiones financieras fue de 34.700 millones, un 38,8% más.

El sector corporativo español aglutinó 16 operaciones (16.000 millones). Pese de este buen desempeño el importe final se ve distorsionado por los 5.000 millones de Abertis destinados a financiar la compra de Atlantia y ACS. Es decir, operaciones puntuales y que no obedecen a procesos de refinanciación.

El sector corporativo español aglutinó 16 operaciones por valor de 16.000 millones de euros. A pesar de este buen desempeño el importe final se ve distorsionado por los 5.000 millones de Abertis destinados a financiar la compra de Atlantia y ACS. Es decir, estas operaciones no puntuales y no obedecen a procesos de refinanciación. Algunas de las operaciones más destacadas fueron la emisión de bonos híbridos de Telefónica y el bono verde de Iberdrola.

De cara a 2020, los expertos de la firma esperan que continúe el buen tono de mercado. Con los tipos de interés bajos, es de prever que los diferenciales continúen siendo reducidos. No obstante, para saber si los spreads se contraerán o no hay que estar atentos a la demanda. En un escenario marcado por el fuerte apetito de los inversores, si la oferta es reducida es de esperar que continúen estrechándose el precio.

Desde Société Générale indican que 2020 será un año marcado por la desaceleración, pero se empieza a vislumbrar algo de optimismo. El consenso del mercado prevé que en este ejercicio la economía toque suelo para repuntar en 2021 y 2022. Los bancos centrales continuarán apoyando a la economía. Jaime Sanz, responsable de asesoramiento de rating para estados soberanos, prevé que la rentabilidad de la deuda de EE UU a diez años caiga al 1,2%, por debajo del nivel que registra en la actualidad el bono a dos años. Esto obedecerá a nuevos recortes de los tipos por parte de la Fed. Aunque Powell dejó ver en su última reunión que esperaran antes de mover ficha, desde el banco de inversión esperan que el banco central de EE UU recorte los tipos hasta situarlo en el entorno del 0,75% para final de año. Respeto al BCE no se esperan grandes cambios. El precio del dinero continuará en el 0% y a medida que la economía mejore, Christine Lagarde aprovechará para ganar algo de margen de maniobra. Entre las principales medidas a aplicar está la reducción del balance.

Normas
Entra en El País para participar