Pagar con el móvil es cosa del pasado: Amazon quiere que uses tu mano

Pagar con el móvil es cosa del pasado: Amazon quiere que uses tu mano

Quieren dejar atrás el NFC de los smartphones.

Las tecnológicas siguen dando pequeños pasos para ir comiendo más terreno a nuestra privacidad. Si no teníamos suficiente con dejar la huella de nuestro dedo en un sensor del móvil, o escanear nuestra cara para el famoso Face ID de Apple, ahora Amazon quiere que lo hagamos todo con la palma de la mano. Al menos lo que tiene que ver con pagar compras y consumiciones.

Así lo ha desvelado el WSJ en uno de sus últimos artículos, donde concreta exactamente cómo va a funcionar un sistema de pagos que ya está dando sus primeros pasos y que quiere implementarse de forma generalizada en tiendas –a modo de prueba– en los próximos tiempos. De todas formas ya tuvimos informaciones sobre este respecto hace algunos meses, pero ahora son mucho más detalladas.

Pon la mano aquí y paga

La tecnología que Amazon quiere poner en marcha es muy básica: simplemente tendremos que vincular una tarjeta bancaria con la palma de nuestra mano para poder pagar allí donde cuenten con terminales compatibles. La idea es que el usuario, cuando utilice por primera vez el sistema, vincule ambos elementos en la caja para que, a partir de ese momento, ya pueda hacerlo en cualquier establecimiento adscrito a este programa.

De esta manera, al llegar a la caja de la tienda, el trabajador nos pedirá que insertemos la tarjeta (o que la pasemos wireless con el móvil), más tarde que pongamos la mano sobre un escáner/lector y, de esta forma, vincular ambos elementos. En la siguiente visita, cuando queramos abonar una compra, solo tendremos que poner la palma de la mano sobre el escáner para que nos acepten el pago.

¿Adiós a pagar con el smartphone?
¿Adiós a pagar con el smartphone?

Según afirman desde la compañía de Jeff Bezos, estos terminales de pago se podrán situar tanto en "cafeterías" como en "restaurantes de comida rápida" y otros negocios que suelen hacer muchos pedidos repetidos con los mismos clientes. Es decir, no estaría pensado tanto para establecimientos imprevistos, accidentales u ocasionales, como sí para aquellos con los que tengamos más confianza.

Como siempre, avisan de que toda la información se guardará bajo cien candados en los servidores de Amazon (AWS) y que no habrá problemas con la seguridad, cosa que siempre podemos creernos pero que vuelve a suscitar ese viejo dilema de la protección de datos, nuestra privacidad o qué cosas se hacen con ellos sin que seamos conscientes.

Amazon comenzó a probar este sistema en sus tiendas de Nueva York (las famosas Whole Foods) con la participación de VISA, pero que ya estarían en conversaciones con otras entidades bancarias y de crédito como JPMorgan Chase & Co., Wells Fargo & Co. y Synchrony Financial.

Normas
Entra en El País para participar