Menos obsesión por construir y más inteligencia en la movilidad

El anteriormente conocido como Ministerio de Fomento cambia su centro de gravedad desde la obra pública hacia el transporte sostenible y el acceso a la vivienda

José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.
José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

El hombre que controla el aparato del PSOE, el secretario de Organización José Luis Ábalos (Torrent, 1959), repite como titular de un Ministerio de Fomento que se convierte en cartera de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El cambio acerca la denominación a la de departamentos homólogos de otros países de la UE, pero también suena a un buscado distanciamiento respecto a la obra pública como núcleo.

Pese a una clara reactivación de la licitación, con el profesor valenciano Ábalos como director de orquesta y Adif como instrumento esencial, el objetivo ahora es reorientar la política de infraestructuras. Prima incrementar el uso de la red de AVE y mejorar el servicio de Cercanías.

La intermodalidad en el transporte, su digitalización y la progresiva descarbonización ganan peso en el discurso de Ábalos

Activar con éxito la liberalización del transporte ferroviario de pasajeros es uno de los retos inminentes, como también lo son defender la conectividad área de España tras el Brexit, elevar la competitividad de Madrid-Barajas como hub, o lanzar las esperadas leyes de Movilidad y de Vivienda, esta última acompañada de un aumento del parque público de alquiler y la corrección de la lacra de los precios abusivos.

Algunas patatas calientes siguen siendo el debate del pago por uso en carreteras de alta capacidad y el déficit de mantenimiento en las mismas. El ministerio de la vertebración territorial alternará el desarrollo de los importantes corredores ferroviarios del Mediterráneo y Atlántico con una mejora de la conectividad en la mitad oeste del país. La intermodalidad en el transporte, su digitalización y la progresiva descarbonización ganan peso en el discurso de Ábalos.

Normas