Operadores de Bolsa ‘hackearon’ el audio de la rueda de prensa del Banco de Inglaterra

Un tercero escuchó con antelación las comparecencias y las vendió por valor de entre 2.300 euros y 5.800 euros

banco de inglaterra
Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, en una conferencia de prensa.

El Banco de Inglaterra ha admitido este jueves una intrusión no permitida en el sistema a través del que retransmite sus ruedas de prensa, a las que firmas que operan en Bolsa de forma automatizada habrían accedido con ventaja respecto al conjunto de los inversores.

"Recientemente hemos identificado que la señal de audio de algunas conferencias de prensa, instalada solo como copia de seguridad en caso de que el vídeo falle, ha sido mal utilizada por un proveedor que estaba al servicio de terceros", aseguró la autoridad monetaria.

La noticia fue anticipada por el periódico británico The Times, que añadió que el responsable de hackear el sistema para tener acceso preferente a la señal vendió esta información a un operador de alta frecuencia, según los documentos que el diario asegura haber visto ha visto ese diario.

El operador, a su vez, vendía la conferencia a los operadores que querían acceder por un monto de entre 2.300 euros y 5.800 euros. Los comunicados de prensa de los bancos centrales son uno de los eventos con mayor capacidad para mover cotizaciones de acciones, bonos y divisas. El conocimiento, aun con una mínima antelación, de las palabras o decisiones de estas autoridades es un material extremadamente sensible, por lo que la difusión de estos datos sigue protocolos muy estrictos.

Es habitual en las retransmisiones audiovisuales que haya un retraso de unos segundos entre los comentarios realizados en la sala y la hora en que son retransmitidos por televisión, y esta puerta trasera ha podido ser aprovechada, según The Times. Este caso podría destapar una caja de pandora, ya que según cita el periódico también se ofrecieron servicios de hackeo en el Banco Central Europeo, la Reserva Federal de EE UU y el Banco Central de Canadá. 

Los operadores de Bolsa de alta frecuencia, por su parte, usan sistemas robotizados cuyas decisiones y acciones de compra o venta se miden en centésimas de segundo. Disponen, así, de los medios técnicos y el conocimiento financiero e informático suficiente para aprovecharse de una información potencialmente rentable.

El Banco de Inglaterra aseguró que después de identificar lo sucedido desactivó el acceso del proveedor en cuestión. La entidad ha añadido que la seguridad de las comunicaciones de sus comités de política monetaria no se ha visto comprometida, sino solamente la difusión de la señal de la rueda de prensa. "El banco opera con los más altos estándares de información seguridad en torno a la liberación de las decisiones sensibles al mercado de sus comités de política. La cuestión identificada se refería únicamente a la difusión de conferencias de prensa que siguen a estas declaraciones", dijo la entidad.

Las violaciones de la información de los bancos centrales no son habituales, precisamente debido a los estrictos protocolos de seguridad. Pero en ocasiones esta se ve comprometida: el pasado mes de agosto el Banco Central Europeo admitió que uno de sus sitios web fue hackeado por personas no autorizadas. Estas podrían haber robado información privada, incluidos los datos de contacto. En EE UU, el presidente de la Reserva Federal de Richmond, Jeffrey Lacker, dimitió en 2017,  después de descubrirse que filtraba información sobre las opciones de política que barajaba en 2012.

Normas
Entra en El País para participar