Armanext prevé que 25 nuevas socimis comiencen a cotizar en 2020

En 2019 han debutado 22 de estas sociedades con 2.800 millones en propiedades

Estas inmobiliarias suman 20.300 millones en activos

Socimis Pulsar para ampliar el gráfico

El ritmo de constitución y salidas Bolsa de socimis no cesa. Las sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario –con régimen fiscal propio– creadas en España que se suman a cotizar en lo que va de año llega a 22 empresas, con propiedades valoradas en 2.800 millones de euros. Así se refleja en la radiografía del sector presentada ayer por la compañía Armanext y que analiza este tipo de inmobiliarias cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y en Euronext (sistema liderado por la Bolsa de París).

A diferencia de otros años, precisamente gana ligeramente peso la cotización en el sistema de Euronext. En lo que va de año, 17 socimis se han incorporado al MAB y otras cinco de estas inmobiliarias españolas se han incorporado a Euronext. El régimen fiscal de estas inmobiliarias obliga a su cotización, pero permite que lo hagan en cualquier mercado de la Unión Europea. Este estudio no analiza las grandes socimis del Ibex (Merlin Properties y Colonial) y las del continuo (Lar España y Árima).

Esta firma de asesoría, además, calcula que se sumarán entre 20 y 25 nuevas socimis en 2020, de las que alrededor de la mitad se incorporarán a Euronext, según avanza Antonio Fernández, presidente de Armanext. Eso significaría una reducción del número de empresas que apuestan por el MAB frente a Euronext, que es más flexible en algunos requisitos como la exigencia en el mercado español de contar con un proveedor de liquidez, la distribución entre accionistas minoritarios, o una revisión en valoración de activos revisión de activos, entre otros.

Fernández opina que para algunas compañías tendrá más sentido que coticen en el sistema de Euronext si quieren llegar a inversores de perfil más internacional. Pero reconoce que el MAB sigue siendo el mercado de referencia para las inmobiliarias españolas de grupos familiares o que no tengan interés en la búsqueda de recursos en el exterior.

La socimi media o más habitual que presenta el estudio cuenta en su cartera con entre seis y 20 inmuebles valorados en 223,9 millones y está constituida en un 50% por accionistas no residentes, mientras que un 19,5% de la inversión proviene de grupos familiares, y un 30,8% procede de otro tipo de accionistas. La ubicación preferida es Madrid en un 45,9% de los casos, siendo la vivienda y las oficinas los inmuebles más comunes en su cartera.

Oficinas y viviendas continúan siendo los inmuebles más frecuentes en estas sociedades (ver gráfico). De ellas, 41 socimis cuentan con oficinas (4.294 millones en propiedades), mientras que 36 disponen de vivienda (5.541 millones).

Pero también ha habido socimis que han dejado de cotizar por distintos motivos. En concreto, salieron del MAB tres sociedades el pasado año y otras dos en lo que va de 2019, con activos valorados en 435 millones. Por lo tanto, el número de estas inmobiliarias que cotizan actualmente en un sistema multilateral de negociación asciende a 86 y el valor de sus activos alcanza los 19.942 millones.

Entre las empresas que dejaron de cotizar en el MAB se encuentra Bay, en su momento adquirida por la también desaparecida Hispania, y Kingbook, cuyo nuevo accionista solicitó la exclusión. También Colón Viviendas, que fue la primera y única expulsada del MAB por no cumplir los requisitos sobre los accionistas minoritarios. Próximamente se espera el abandono de Única (tras la opa de Vitruvio), de Optimum (tras la opa de Cerberus), HEREF Habaneras (en liquidación), Silvercode (que se convierte en sociedad unipersonal) y Domo, que pasa al segmento de empresas en expansión del MAB.

Llegan los inversores mexicanos

Grandes fortunas de México y Venezuela se preparan para crear socimis en España, según Antonio Fernández, de Armanext. Estos inversores están “viniendo en masa”, atraídos por la seguridad jurídica que ofrece de Europa, y con la intención de deslocalizar parte de sus inversiones en inmobiliario, con preferencia por los mercados de Euronext. Estos empresarios aztecas están familiarizados con la fórmula de las socimis, porque en su país existen desde hace tiempo bajo el nombre de Fibra (Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces). Igualmente ocurre con los venezolanos, que podrían seguir el camino de Miguel Ángel Capriles, creador de la socimi de coworking Agartha Real Estate y primo del líder opositor Henrique Capriles.

Normas
Entra en El País para participar