Rob Cassedy (Wallapop): “Queremos ganar dinero a través del servicio de pagos y envíos”

El ejecutivo de la popular startup española de compraventa de segunda mano asegura que tienen mucho margen en el mercado nacional a través del comercio online

Rob Cassedy, consejero delegado de Wallapop.
Rob Cassedy, consejero delegado de Wallapop.

La tradicional sección de clasificados de los periódicos entró en crisis tras la irrupción de Internet y los anuncios online. En 2013, Wallapop cambió el mercado de la compraventa entre particulares a través de su aplicación móvil, que tras seis años de actividad ha logrado alcanzar 10 millones de usuarios activos al mes, con un crecimiento del 20% anual. Desde 2018, Rob Cassedy pilota la estrategia de la startup de origen catalán, y asegura que a partir de ahora se centrará en el crecimiento a través de la monetización de los servicios de pago y envío.

Después de seis años en el mercado, durante los que se han centrado en crecer, ¿en qué etapa se encuentra Wallapop?

Es un momento muy emocionante porque Wallapop es un líder en la compraventa de segunda mano. Hay tres revoluciones en el mercado de los anuncios clasificados. La primera fue pasar del offline al online. Básicamente, trasladar los anuncios del periódico en papel a la web. La segunda revolución fue pasar del ordenador al móvil. En esa segunda revolución se abrió el comercio a un conjunto completamente nuevo de clientes y Wallapop fue el líder mundial. Y ahora estamos la tercera revolución que trata de abrir el mercado: hacer accesible la segunda mano y competir con el comercio de primera mano.

¿Qué está haciendo Wallapop para abrir ese mercado?

Los anuncios clasificados siempre han sido una buena opción si vives en una ciudad y tienes tiempo de quedar en persona para completar la transacción. De hecho, ese es el núcleo del negocio. Pero sabemos que podemos extender nuestro alcance a más clientes a través del comercio electrónico. Agregar una plataforma de pagos y envíos en la aplicación, además, nos ayuda a que los productos sean accesibles a los usuarios que viven en zonas rurales.

¿Cuáles son los objetivos de la compañía?

En el pasado, Wallapop siempre ha mostrado los productos que están cerca del cliente y ahora queremos mostrar los artículos que realmente le interesan y ayudarlo a conectarse con los vendedores, incluso si están en la otra punta de España. El gran desafío para nosotros es ampliar esa red y asegurarnos de no perder la presencia local.

En sus comienzos la aplicación era gratuita y desde hace un par de años comenzaron a monetizarla. ¿Cuáles son las vías de ingresos de Wallapop?

Una de las claves de nuestro modelo de negocio es que la plataforma es gratuita para el vendedor y lo seguirá siendo. Para generar ingresos tenemos tres líneas. La primera es la plataforma de pagos y envíos. Hemos detectado que había ciertos impedimentos en el mercado de segunda mano, como la distancia entre ciudades, por lo que los usuarios debían estar cerca. Ahí vimos que podemos intermediar entre cliente y comprador. Ofrecemos un servicio de pago y envíos y cobramos una pequeña comisión al comprador. La segunda línea corresponde a profesionales que pagan por tener destacados sus productos dentro de la aplicación, y por último hay una tercera vía que es la publicidad. Pretendemos conseguir que el mercado de segunda mano sea tan accesible como la primera, y por eso queremos ganar dinero, seguir creciendo en ingresos, con el servicio de pagos y envíos. Es la línea por la que más apostamos.

En relación a la plataforma de pagos, esta semana Facua anunció que ha demandado a Wallapop porque algunos usuarios no han cobrado por sus productos. ¿Ha fallado la seguridad de la plataforma?

El 99,5% de los usuarios de Wallapop tienen una experiencia satisfactoria y no nos contactan en ningún momento. Esto no es una excusa porque nos tomamos muy en serio la satisfacción y seguridad del usuario. De hecho, las líneas de negocio se basan en mejorar la experiencia. Vamos a analizar estos casos, para comprobar qué ha ocurrido porque no hemos recibido notificación y no estábamos al corriente. No quiero decir que no hay usuarios afectados, porque probablemente los hay, pero la mayoría tienen una experiencia positiva.

2018 fue el primer ejercicio en el que lograron beneficios gracias a la venta de su participación en LetGo. Solo con su actividad, ¿es rentable la empresa?

Realmente no estamos tan preocupados por ser rentables sino por aprovechar las oportunidades que se nos presentan. Ahora hay un gran impulso del comercio sostenible. Es una oportunidad muy grande porque España es un mercado enorme en el que la compraventa de objetos de segunda mano no está muy desarrollada en términos de comercio online. Hemos invertido mucho en hacer crecer nuestra marca y el negocio y ese sigue siendo el foco. Además, nuestros inversores están 100% alineados con nuestra visión.

Entonces, ¿cuál será la estrategia de la empresa?

En un horizonte de tres años se trata de maximizar el valor de la marca, y no tanto llegar a la rentabilidad. Estamos perfectamente posicionados como empresa para estar en el centro de la economía sostenible. Nos encontramos en un mercado en el que somos líderes y tenemos la oportunidad de ser aún más grandes. Aunque, por supuesto, necesitamos tener un modelo de negocio rentable.

Desde su creación Wallapop ha crecido a través de los fondos aportados por sus inversores ¿Prevén alguna nueva ronda de financiación?

Siempre estamos buscando nuevas áreas para crecer. Si vemos una gran oportunidad para expandirnos y ganar cuota de mercado o para innovar y entrar en otros mercados, lo haremos. Y es posible que eso requiera de inversión adicional. No obstante, en este momento nos sentimos muy cómodos con nuestro modelo de negocio y el nivel de capital que tenemos.

Siempre han dicho que su actividad se ceñiría a España hasta que lograran consolidar el mercado. Ahora que ostentan una posición de liderazgo, ¿han pensado en la expansión internacional?

Por ahora, el enfoque es España. Hemos comenzado este negocio de pagos y envíos hace poco más de un año, por lo que todavía tenemos espacio para crecer aquí. Y nos hemos centrado en mejorar nuestro producto. Solo hemos alcanzado una pequeña parte de todo nuestro potencial en España.

Normas