INE

La firma de hipotecas se hunde un 31,6% y marca el peor dato en cinco años

Es la mayor caída interanual desde febrero de 2014, según el INE

Hipotecas Pulsar para ampliar el gráfico

El mercado hipotecario sigue encadenando malas cifras desde la entrada en vigor de la Ley de Crédito Inmobiliario a mediados de junio. La firma de hipotecas sobre viviendas se desplomó un 31,6% en septiembre respecto al mismo mes de 2018, hasta los 22.488 contratos, el dato más bajo en cinco años, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata, además, de la caída interanual más pronunciada desde febrero de 2014, cuando el descenso fue del 32,7%. Este descalabro se suma al registrado en agosto, cuando los préstamos se desplomaron otro 30%.

La banca reforzó su apuesta por la concesión de hipotecas este año, pero no ha podido contrarrestar la “ralentización del sector”, según indica el presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González. Los últimos datos de septiembre del Banco de España muestran que la Tasa Anual Equivalente (TAE) para los préstamos de nueva concesión se situó en el 2,04% ese mes, en niveles mínimos de toda la serie histórica, iniciada en 2003.

Ante esta situación, el INE reconoce que la ley hipotecaria “podría haber afectado”, teniendo en cuenta que los datos de septiembre reflejan las firmas realizadas con anterioridad, esto es, agosto y julio, cuando algunos solicitantes de hipotecas podrían haber retrasado la decisión de firma a la espera de ver cómo se desarrollaba la nueva regulación.

En esa línea, el jefe de Estudios de Idealista, Fernando Encinar, sostiene que la entrada de la normativa “provocó un súbito hundimiento de la concesión de hipotecas y pospuso el cierre de miles de operaciones”.

El presidente de la AHE considera que habrá que esperar a las cifras de octubre para “ver la situación de una manera más clara”. Y es que la firma de hipotecas ha sufrido notables vaivenes en los últimos meses. En agosto cayeron un 30%, después de subir un 13% en julio y de contraerse un 2,5% en junio. El repunte de julio, que refleja las operaciones firmadas un poco antes de la entrada en vigor de la nueva ley, podría haberse debido a que algunos compradores se anticiparon a firmar antes del cambio normativo, según explican algunos expertos consultados.

A pesar de que los fuertes desplomes de agosto y septiembre se unen a los de menor cariz de junio (-2,5%) y abril (-0,4%), entre enero y septiembre la firma de hipotecas aguanta y se sitúa todavía un ligero 0,4% por encima de los datos registrados durante esos mismos nueve meses de 2018, hasta sumar 268.598 operaciones, aunque la evolución es de claro estancamiento.

El capital prestado para este tipo de hipotecas también se modera y registra su dato más bajo de los últimos cinco años, ya que apenas creció 16,3%, mientras que el tipo de interés medio siguió abaratándose hasta el 2,51%, 0,08 puntos porcentuales menos que septiembre del año pasado, con un plazo medio de 24 años.

El portal inmobiliaria Fotocasa considera que “todo apunta a que este año se cerrará con niveles de actividad en hipotecas muy similares a los de 2018, con cifras cercanas a las 345.000 hipotecas inscritas”, por lo prevé que en los próximos meses se continúen registrando datos negativos en la comparativa interanual.

Para la entidad, todavía queda por ver si el proceso de moderación del crecimiento del mercado inmobiliario será más o menos intenso, algo que dependerá, dice, de la situación política española y del contexto internacional.

“Incertidumbre política”

La compleja situación económica internacional ha impactado también en el mercado inmobiliario español. La ralentización de las principales potencias mundiales, entre las que se encuentran Estados Unidos y la locomotora europea, Alemania, sumado a las tensiones comerciales entre EE UU y China impactan en la economía española.
Para la AHE, esto se suma a las dudas sobre el contexto político nacional que generaron las pasadas elecciones generales del 10 de noviembre en las que el PSOE volvió a ganar pero a costa de un debilitamiento del bloque de izquierdas y de que las formaciones nacionalistas salieran reforzadas.

Ninguna comunidad en positivo

Mayores descensos. El mayor desplome en la firma de hipotecas sobre viviendas por comunidades autónomas se produjo en La Rioja, donde la bajada fue del 72,7%. Tras ella se situó Extremadura, con un descenso del 56,8%, seguida por Cantabria (-52,9%).

Los mejores comportamientos. El menor descenso se dio en las Islas Baleares, donde la concesión de hipotecas bajó un 7,2%. En segunda posición se situaron Castilla-La Mancha y País Vasco, ambas con una caída del 20,7%.

Madrid y Cataluña. En estos dos comunidades la contracción estuvo por debajo de la media: un 30,7% en el caso madrileño y un 29,7% en el catalán. Mientras, en Andalucía, el descenso fue del 33,5%, por encima de la media del país.

Normas