España es la única gran economía de la zona euro que reduce su gasto social

La oficina estadística Eurostat ha analizado la evolución de recursos entre 2012 y 2017

Sede del Ministerio de Economía.
Sede del Ministerio de Economía.

España, de nuevo en los puestos de cola. Se sitúa 4,5 puntos por debajo de la media de la Unión Europea (UE) en gasto social y es el único país entre las cuatro principales economías de la zona euro (Alemania, Francia e Italia) que destina recursos por debajo del 27,9% del PIB, la media de la UE para el gasto social, según los datos que ha publicado este viernes Eurostat (el Instituto Europeo de Estadística) sobre la base de un análisis realizado con datos de 2012 a 2017.

España dedica un total del 23,4% de su PIB -que en 2017 fue de 1,16 billones de euros, según el INE- a gasto social, 10,7% menos que Francia, el Estado que encabeza este desembolso en Europa. Mientras el país galo asigna el 1,9% de su Producto Interior Bruto a programas de vivienda y exclusión social, el porcentaje de España es de solo 0,3 puntos porcentuales, un 65% por debajo de la media. Los Presupuestos Generales fallidos del pasado febrero de este año apuntaban a mejorar esta área y establecían un compromiso para elevar el gasto en vivienda hasta al menos el 1% del PIB en un plazo de diez años.

También en el dinero asignado a la sanidad y discapacidad, España mira a la mayoría desde abajo. Algunos de las naciones más empobrecidas de la UE como Croacia y Eslovenia destinan un mayor porcentaje de su PIB a la salud pública. Las exrepúblicas yugoslavas fijan un 9,2% y 8,7%, respectivamente, de su PIB en sanidad y discapacidad, mientras que España lo sitúa en un 7,9%.

Las dos principales potencias económicas de la UE, Alemania y Francia, gastan en sanidad entre cuatro y cinco puntos porcentuales más que España, al igual que Dinamarca y Holanda.

Pensiones y desempleo

Hay dos áreas en las que España asigna más recursos que la media de la UE: las pensiones y el desempleo. Estas prestaciones representan un 12% del total del PIB, en línea con los países que muestran un estancamiento o reducción de la población, como Alemania, Italia y Grecia.

Por el lado del paro, España es de los países que más recursos concede para intentar paliarlo, con un 1,8% del PIB, aunque se encuentra por debajo de otros con mejores datos. La tasa de desempleo medio de la UE fue del 7,6% en 2017. Ahora esa cifra es del 6,3%, según los últimos datos de Eurostat, mientras que en España llega al 13,9%, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Finlandia y Francia, por ejemplo, designaron un porcentaje del PIB por encima del 2% hace dos años.

Una de las presiones fiscales más bajas

En 2017, España fue el sexto país de la UE con la menor presión fiscal al registrar ingresos por un total del 38,2% del PIB, ocho puntos porcentuales menos que el conjunto de la zona euro. En este porcentaje, cierto, no se incluyen las cotizaciones sociales, una de las palancas de financiación del gasto social. Entre 2012 y 2017, según los datos de Eurostat, España fue el único de las cuatro principales economías de la eurozona que redujo el gasto social, del 25,7% al 23,4% del PIB.

Normas