Someten a un Model 3 a un exhaustivo test de su modo invocación (vídeo)

Someten a un Model 3 a un exhaustivo test de su modo invocación (vídeo)

El coche logra salir airoso de las pruebas.

El modo invocación (smart summon) de los Tesla ha sido uno de los grandes beneficiados de la última gran actualización del sistema operativo de los coches, ya que se ha mejorado sustancialmente en la parte de reconocimiento de obstáculos y trazado de rutas hasta el objetivo que le marcamos.

Así que no es de extrañar que muchos usuarios estén probando a ver qué tal se comportan sus EV bajo las circunstancias más increíbles y, eso sí, sin correr riesgos innecesarios. Y hoy os traemos el vídeo de un propietario de un Model 3 que ha diseñado varias pruebas para ver si sale airoso del reto.

Tesla va en serio con la conducción autónoma

Esa es, más o menos, la conclusión que saca el dueño del Tesla Model 3 tras las varias pruebas a las que sometió a su coche, que tuvo que acertar a decidir qué rutas eran las correctas cuando se trataba de ir a buscar a su dueño, o de dirigirse a otro punto definido con el móvil a través del mapa de la aplicación oficial.

En dos ocasiones, Kevin (que así se llama) encerró al coche en un círculo de conos y en otro solo con vasos. En el primero de ellos el Model 3 intentó maniobrar para salir de allí pero cuando comprendió que estaba atascado, se detuvo. Sin embargo, con los vasos de papel, que tenían una altura menor a la de los conos, el vehículo no lo dudó un instante y pasó sobre ellos. Evidentemente no los consideró un obstáculo que dejar a un lado.

Otro de los test tenía que ver con dibujarle una senda de conos, con curvas a un lado y a otro, para ver si el coche era capaz de circular sin tocarlos. Aquí, Kevin se llevó una grata sorpresa porque el coche fue más listo que él, ya que decidió no meterse entre los obstáculos y optar por un camino más rápido y menos problemático por el exterior. 

Por último, otra de las pruebas que podéis ver en el vídeo, fue la de mandar al coche que fuera a un punto del mapa a recoger a su dueño. Esta tarea, a pesar de una pequeña trampa que le puso su propietario, la completó manteniendo la seguridad, su integridad y evitando un caudal de agua cercano al lugar de la prueba. ¿Conclusión? Parece que la conducción autónoma completa en los Tesla está muy cerca.

Normas