Mercados

UBS y Citi dudan de la posibilidad de que Euronext haga una contraoferta por BME

Los analistas de las firmas apuntan al esfuerzo que Euronext tendría que hacer para igualar o superar la propuesta de Six

UBS y Citi dudan de la posibilidad de que Euronext haga una contraoferta por BME
EFE

La posible guerra de opas para hacerse con el control de BME calentó ayer el precio de las acciones de la compañía española. Sus títulos se revalorizaron un 38,03% hasta los 35,06 euros por cada uno, un euro por encima de la única oferta que por el momento está sobre la mesa: la del operador del mercado suizo Six. En el aire permanece el interés de Euronext, que aunque podría cristalizarse en una oferta concreta, no es lo más probable en opinión de los expertos de UBS, uno de los principales accionistas de Six –controla en torno a un tercio junto a Credit Suisse–, y de Citi. 

El escepticismo de estos analistas se basa en las dificultades que el operador de la Bolsa de París se encontraría a la hora de igualar o superar la oferta de los suizos, tanto a nivel monetario como de otras consideraciones que propone Six. Los suizos tienen el dinero, Euronext tendría que tratar de obtenerlo.

Six ofreció ayer por la mañana 2.840 millones por BME en efectivo valorando de esta forma a la empresa a 34 euros por cada acción, una cifra 22 veces superior al ratio de ingresos por acción estimado para 2020 y un 48% por encima su valoración media en los últimos seis meses según UBS. "Teniendo en cuenta las finanzas de Euronext, una oferta de 34 euros por acción financiada al 50% con deuda incrementaría su ratio de deuda-ebitda a 3,8 veces desde el 1,8 que tuvo en el tercer trimestre de 2019, limitando severamente su capacidad para futuros acuerdos", detallan los analistas de la firma financiera suiza.

En esta misma dirección apuntan desde Citi. Estos expertos indican que si Euronext quiere mantener el rating otorgado por las agencias en A-, el múltiplo tiene que permanecer debajo del 2,25. "No obstante, se suele otorgar un periodo de gracia de 18 meses después de una transacción y basándonos en la actual generación de caja, estimamos que esto permitiría a Euronext escalar el ratio hasta 2,7, el equivalente a conseguir otros 900 millones de euros", explican los analistas de la compañía estadounidense. "Para igualar la oferta de Six aún tendrían que reunir otros 1.900 millones de euros vía emisión de acciones o intercambio de títulos", añaden. 

Por otro lado, además del dinero, la oferta de Six permite a BME seguir operando de manera independiente con el actual equipo gestor, mantener sus oficinas y su estrategia durante un periodo de transición de cuatro años. "Six ha dispuesto una serie de consideraciones que creemos que Euronext tendrá muy difícil igualar", afirma en su informe UBS. "Mientras que esperamos que estas concesiones serán bien vistas por parte de las autoridades españolas, son negativas en términos de maximizar las ganancias por acción y el retorno de la inversión", puntualizan.

Sobre si Euronext dará el paso o no, ambas firmas coinciden en que el precio podría ser demasiado alto. Para UBS la adquisición de BME por parte de Euronext tiene sentido estratégico, pero Six ha puesto el listón demasiado alto desde la perspectiva financiera y operativa. A los ojos de Citi, Euronext podría igualar la oferta e incluso mejorarla ligeramente, "con todo, cualquier puja por encima de los 40 euros por acción limitaría las ganancias por cada acción por debajo del 10% y el retorno de la inversión al 5%, lo que no parece suficiente incentivo en nuestra opinión para compensar el riesgo que asumirían los accionistas al ejecutar la operación".

Normas