Operaciones

Deutsche Börse baraja entrar en la batalla por BME y Six se abre a subir su oferta

Euronext y el dueño de la Bolsa alemana estudian opas competidoras contra el parqué suizo

El CEO del gestor de la bolsa suiza SIX, Jos Dijsselhof, y el director financiero de la gestora suiza, Daniel Schmucki.
El CEO del gestor de la bolsa suiza SIX, Jos Dijsselhof, y el director financiero de la gestora suiza, Daniel Schmucki. EFE

La opa sobre BME se calienta. Ya no solo es Euronext —el dueño de las Bolsas de París, Ámsterdam o Dublín, entre otras— el que trabaja para remitir una oferta competidora a la presentada este lunes por el mercado suizo. Deutsche Börse confirma que también analiza entrar en la puja, según la agencia Bloomberg y ha publicado antes en su edición del martes CincoDías.

La posible oferta competidora del dueño del parqué de Frácfort está aún en pañales, de acuerdo a las informaciones de Bloomberg. Y la compañía alemana aún puede retirarse del proceso. Las fuentes consultadas indican que la Bolsa de Hong-Kong, que recientemente trató sin éxito desembarcar en Europa con la compra del operador de la Bolsa de Londres, LSE, también tiene el ojo puesto sobre BME.

El consejero delegado de Six, Jos Dijsselhof, ha salido al paso de estas noticias comentando que su propuesta para hacer con BME es "fuerte" y "financieramente atractiva". "Veremos qué ocurre en el futuro", ha afirmado Dijsselhof en una rueda de prensa en Madrid ante la posibilidad de que aparezcan competidores en la carrera, aunque no ha cerrado la puerta a elevar la oferta.

"Estamos en una posición muy buena, contamos con el apoyo de la dirección y del consejo de BME, y ellos reconocen que el precio es justo", ha asegurado. Jos Dijsselhof. "Nunca excluyo nada", ha agregado, para después añadir: "Estamos preparados para eventuales ofertas competidoras". Sobre la posibilidad de obstáculos a su oferta, ha confiado en que la política no influirá: "Creemos que existe una separación entre el mundo económico y la política en España", ha asegurado.

Después de que el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, asegurara ayer que es posible que el Gobierno imponga condiciones a la operación, una vez haya recibido el preceptivo informe del supervisor sobre la conveniencia de la operación, el consejero delegado de Six se ha mostrado confiado en que no se le exijan desinversiones. "No esperamos que haya duplicidades y consideramos que no será necesario que se tomen medidas de este tipo", ha concluido.

El primer ejecutivo de la Bolsa suiza ha afirmado, además, que está preparado para trabajar con el regulador para conseguir las autorizaciones necesarias. También ha aclarado que no planean hacer recortes de plantilla y que solo se plantean que BME deje de cotizar si propetarios de más del 90% del capital acuden a la opa. La ley establece que, por encima de este porcentaje, el comprador está obligado a adquirir las acciones que no acudieron a la opa. 

Todo apunta a que Euronext es el mejor posicionado para dar la batalla. Minutos antes de que Six lanzase la opa, BME reconocía conversaciones con el mercado francés. Representantes de esta compañía, de ámbito paneuropeo, han viajado en los últimos días a Madrid para ultimar una oferta.

El mercado, por su parte, da por segura una guerra de opas por BME. Las acciones del dueño de la Bolsa de Madrid se dispararon este lunes un 38% y superaron los 34 euros por acción que ha ofrecido Six. El martes suman más de un 1% adicional y se encaraman a los 35,22 euros.

Six será un oponente duro de vencer. El operador de la Bolsa de Zúrich cuenta con el beneplácito del consejo de BME —que se guarda la opción de romper con los helvéticos, previo pago de 14 millones— y ha ofertado una prima generosa, más del 30% por encima del precio de cierre del viernes. Tiene además armas para dar la batalla. La compra de BME es su primera gran operación fuera de las fronteras helvéticas y cuenta con casi 4.000 millones de euros de caja disponibles. Euronext, que ha llevado a cabo en los últimos años una intensa campaña de compras por Europa, cuenta con menos recursos, dado que acaba de vencer a Nasdaq en una lucha similar para hacerse con la Bolsa de Oslo.

Las armas están en alza, pero los contendientes no tienen por qué correr. Six se ha adelantado, pero hasta que la opa salga adelante le espera un largo trecho. Primero la CNMV debe emitir un informe en el próximo mes, con el que el Gobierno tiene hasta 90 días para autorizar la operación o ponerle condiciones. Mientras, el regulador debe dar el visto bueno al folleto, tras lo cual se incia el periodo de suscripción. Cinco días antes del final culmina el plazo para presentar opas competidoras, lo que reiniciaría los plazos.

Normas