Infraestructuras

OHL logra ebitda positivo a septiembre, aunque pierde aún 10,4 millones

Crea Senda Infraestructuras con los activos concesionales que no vendió a IFM

José Antonio Fernández Gallar, consejero delegado de OHL, junto al presidente de la compañía, Juan Villar-Mir.
José Antonio Fernández Gallar, consejero delegado de OHL, junto al presidente de la compañía, Juan Villar-Mir.

El grupo OHL ha rebajado sus pérdidas de los 1.336 millones que marcaba en septiembre de 2018 hasta los 10,4 millones en rojo que ha presentado esta tarde. Las ventas de la compañía suben un 3,5%, hasta los 2.120 millones de euros, y el ebitda transita terrenos positivos, con 40,1 millones. Hace un año, el resultado bruto de explotación era de 467 millones con signo negativo.

En esta evolución, que deja a la empresa en puertas del beneficio, está siendo clave el desempeño del área de construcción. Su cifra de negocio mejora un ligero 2,6%, pero el ebitda sube a 53 millones frente a los 305,7 millones de ebitda negativo en los tres primeros trimestres de 2018.

Tras la implantación de una política más restrictiva en la contratación, la cartera baja a 5.318,4 millones (5.876 milones al cierre de 2018). La contratación ha alcanzado los 2.113 millones en lo que va de año.

Nuevo nombre para la concesionaria

El incipiente negocio concesional, tras la venta de OHL Concesiones al fondo australiano IFM, ha sido bautizado con el nombre de Senda Infraestructuras. Al frente, tal y como informó Cinco Días, está José María López de Fuentes.

El foco inicial de la que hasta ahora funcionaba como OHL Promoción de Concesiones está en Latinoamérica y Estados Unidos. La compañía pretende entrar en los proyectos con una posición minoritaria en el capital, en comparación con los potenciales socios financieros, jugando el rol de constructora y operadora. 

Senda Infraestructuras parte con una cesta de activos formada por el puerto de Roda de Bará (Tarragona); la marina Urola (Zumaia, Guipúzcoa); el Hospital de Burgos; el centro hospitalario de Toledo; la ampliación de la zona regable de la primera fase del Canal de Navarra; las comisarías de Horta y Sant Andreu (Barcelona), y el Centro de Justicia de Santiago de Chile.

 

Negociaciones con los Amodio hasta finales de año

La dirección de OHL ha trasladado esta tarde a analistas e inversores que los contactos con la familia mexicana Amodio estarán abiertos hasta finales de año. Será entonces, tras el análisis de la constructora y una serie de contactos con sus bancos financiadores, cuando los potenciales inversores tomarán la decisión de entrar, o no, en el capital de la compañía.

Si los Amodio dan el paso, con intención de hacerse con cerca del 30%, OHL tendrá que convocar una junta extraordinaria de la que saldría una ampliación de capital por un máximo del 20%. Esa operación, en la que se niega el derecho de suscripción preferente a los accionistas, dejaría un 16,6% del capital en manos del inversor, que compraría otro 13% a Grupo Villar Mir. De este modo, el fundador de OHL, Juan Miguel Villar Mir, bajaría al entorno del 20% y perdería la condición de primer accionista.

Normas
Entra en El País para participar