España puja por producir baterías de gran autonomía para vehículos eléctricos

Una firma española trabaja para que haya coches eléctricos en 2025 con baterías de aluminio en vez de con litio

Científicos prueban la resistencia de una batería de litio de un coche eléctrico.
Científicos prueban la resistencia de una batería de litio de un coche eléctrico. Getty Images

La producción de baterías es una batalla crucial para la industria del automóvil. Hasta ahora la gana China, que según datos del sector produce el 98% de las baterías para vehículos eléctricos. La Comisión Europea quiere dar la vuelta esa cifra, porque sabe que quedarse fuera de ese mercado podría suponer la deslocalización de una de las industrias más importantes que posee: la automoción.

En Hyundai, por ejemplo, aseguran que son incapaces de dar respuesta a la demanda de coches eléctricos en España porque no tienen suficientes baterías. Este año, la firma espera vender unos 1.200 de estos vehículos. Sin problema de suministros, desde la marca indican que podrían duplicar ese número.

La UE creó en octubre de 2017 la Alianza Europea de las Baterías, con el objetivo de poder competir con Asia en la producción del elemento más importante que tiene un vehículo eléctrico, que actualmente supone el 50% del gasto de fabricación de estos automóviles. “Esta alianza es el centro de nuestra política industrial (...) si bien, los coches eléctricos son el ejemplo habitual, nosotros ya estamos pensando también en la utilidad de la alianza para los camiones, el transporte marítimo y los transbordadores. Si Europa quiere estar a la cabeza y competir, tiene que darse prisa”, señala Elzbieta Bienkowska, comisaria europea de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes.

“La gran apuesta de Europa es desarrollar nuevas químicas de baterías para no depender del litio ion”, explica a Cinco Días Arturo Pérez, director gerente de Aedive, una asociación empresarial que busca impulsar la movilidad eléctrica.

Fuentes del sector explican que desde 2012 la Unión Europea empezó a investigar materiales diferentes al litio, que actualmente es el principal elemento de las baterías, para no depender tanto de la producción del continente asiático.

El que parece estar teniendo más avances para sustituir al litio en las baterías es el aluminio, elemento que está desarrollando una firma española, Albufera Energy Storage. Uno de los problemas que presenta este material es que se puede cargar menos veces que el litio. El consejero delegado de la compañía, Joaquín Chacón, señala que esa cuestión ya se ha resuelto y que buscan inversor. “En 2025 podrían salir los primeros coches eléctricos que no lleven litio (...), una de aluminio consigue duplicar la autonomía”, explica Chacón a Cinco Días. “Tener una planta en España nos daría una posición muy relevante, ya que solo el 6% de las baterías del mundo se producen en Europa”, apuntan en Anfac, asociación que representa a los fabricantes de coches de España.

En Valladolid, Renault comenzará a ensamblar baterías para vehículos híbridos en la planta donde producía el biplaza eléctrico Twizy, que se empezará a producir en Corea del Sur.

Un consorcio europeo de baterías al estilo Airbus

Francisco Pérez Botello, presidente del grupo Volkswagen en España, ya propuso que, usando el ejemplo de Airbus, se crease un consorcio europeo, liderado por los Gobiernos de los países de la UE, que fabrique baterías para automóviles eléctricos en el Viejo Continente. Dicho consorcio, entienden desde Anfac, debería ser “una estrecha colaboración público-privada, porque los Gobiernos tienen la posibilidad de allanar el camino y establecer marcos favorables a la inversión industrial”. Luca de Meo, presidente de Seat, señaló que, según cálculos de la empresa, Europa necesitará 40 fábricas de ensamblaje de baterías y España debería aspirar a tener cinco o seis de estas plantas.

Normas