Alberto Martín: “Respetamos a Zara, hay sitio para todos”

Forma parte del equipo directivo de la firma japonesa desde hace dos años, cuando abrió la primera de las dos tiendas de Barcelona, a la que suma ahora la de Madrid

Alberto Martín, director de marketing de Uniqlo España.
Alberto Martín, director de marketing de Uniqlo España.

Es uno de los primeros directivos españoles en los que Uniqlo confió para desembarcar en España hace dos años, con la apertura de la primera tienda de la marca japonesa en Barcelona, donde el 31 de octubre abrirá el tercer local. Previamente, Alberto Martín (Barcelona, 1978), licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad Pomepu Fabra de Barcelona, trabajó para Nike, Springfield y la agencia TWBA. El pasado miércoles atendió a este periódico, coincidiendo con la apertura de la primera tienda en Madrid de la firma, fundada en 1984 por Tadashi Yanai, presidente del grupo Fast Retailing.

¿Le ha costado adaptarse a la forma de trabajar y a los valores de una empresa japonesa?

Es una marca muy fácil, en el sentido que todo está muy claro. Ha sido un reto empezar a abrir un mercado, como el español, desde cero. A pesar de que es una empresa japonesa se tiene muy en cuenta el punto de vista local. Para la apertura de Madrid hemos buscado embajadores locales para conectar con la ciudad, algo que Uniqlo considera importante en sus aperturas. La forma de trabajar en la empresa se basa en combinar tradición con innovación, buscando siempre la calidad y las cosas bien hechas.

El mercado español está siendo importante para la marca, ¿tienen previsto abrir más tiendas?

Es muy importante. Madrid es la tercera ciudad de Europa, y en Barcelona hemos cosechado un gran éxito. El plan de expansión existe y vamos a abrir más tiendas en España, pero no tenemos nada cerrado todavía. Acabamos de abrir en Milán, Copenhague, Ámsterdam y Estocolmo. El cuándo y el dónde ya se verá.

¿No tienen prisa?

Hasta que no encontremos local y estén las cosas hechas, preferimos no anunciar nada, pero abriremos más tiendas, porque tenemos un flujo importante de clientes, tanto de turistas como de locales.

¿Esperan cubrir las expectativas con la tienda de Madrid?

Queremos cumplir con los madrileños. Nuestra obsesión es hacer un producto de calidad y que le guste a la gente que lo pruebe. No queremos reventar nada, porque somos una marca convertidora.

¿Qué quiere decir?

Que cuando alguien prueba nuestras prendas no puede dejar de usarlas. Convertimos a la gente en seguidora de la marca. Esa es la grandeza que tiene Uniqlo, además de que es una marca sincera, franca y honesta. No vamos de nada y todo eso forma parte de nuestro éxito. Hay marcas que tiran de palabrejas que no dicen nada, pero nosotros invertimos en tecnología y en calidad.

Ustedes no hacen moda.

¿Qué es moda? Uniqlo no es tendencia. La moda es universal, nosotros hacemos prendas para todos, y le ofrecemos al cliente las herramientas para que se sienta cómodo. Le damos mucha importancia dentro de la tienda a los maniquíes para mostrar cómo queda la ropa y a las distintas combinaciones que se pueden hacer. No es una marca impositiva, ni que diga lo que hay que llevar. Somos una marca amiga, sencilla y humilde, que solo busca hacer ropa de calidad.

Están concienciados con el medio ambiente y con el reciclado de prendas, ¿no es un contrasentido para una marca que precisamente vende ropa?

El ciclo de nuestro producto dura mucho. Una prenda puede durar mucho, pero queremos que la gente se conciencie, ya que nuestras prendas tienen un ciclo de vida largo, y se puede dar una segunda vida al producto. Para ello tenemos contenedores y un centro logístico en Europa en el que seleccionamos las prendas, que luego enviamos a Acnur. Queremos que las prendas tengan una segunda vida, también reducir el uso del agua en el lavado de los jeans, además de utilizar materiales sostenibles. Somos la primera marca de ropa que cobra las bolsas de papel, a 10 céntimos, además de tener las ecobags, que son reciclables, y las de algodón. Los recibos, si el cliente lo quiere, los enviamos por correo electrónico.

¿La entrada de Uniqlo en el mercado español supone una gran competencia para Zara?

Respetamos a Zara, somos conceptos diferentes. Competimos, pero hay sitio para todos. Nosotros hacemos moda con calidad, no tanta tendencia, sino que nos centramos en las cosas bien hechas. Ellos tienen su territorio y nosotros el nuestro. Hemos venido para aportar, y la zona en la que estamos en Madrid es fabulosa. En la calle Serrano se está viviendo una gran transformación, se ha roto la barrera del lujo en esta ciudad. Hay una mezcla de todo tipo de tiendas, que conviven perfectamente unas con otras.

También conectan sus tiendas con el mundo del arte, ¿tienen previsto algún acuerdo con algún museo en Madrid?

Nos gustaría. Apoyamos todo lo que sea democratizar el arte. Tenemos acuerdos con el MoMA de Nueva York, la Tate Gallery de Londres o el MACBA de Barcelona. En esta ciudad, la entrada los sábados por la tarde es gratis debido a una contribución que realizamos, y se han triplicado las visitas. Nos gusta estar involucrados en diferentes proyectos activos que nos permiten contribuir a cambiar el mundo. Con el MoMA, por ejemplo, surgió la colaboración con artistas suyos para acercar el arte a nuestras prendas. De hecho, las camisetas de Kaws se agotaron en horas.

Normas