Chris Overholt (OverActive Media): “Queremos ser líder de los ‘esports’ en España”

Compró el equipo español MAD Lions con el que prevé también crecer en Latinoamérica

Chris Overholt, presidente y consejero delegado de OverActive Media.
Chris Overholt, presidente y consejero delegado de OverActive Media. Getty images

El fenómeno de los deportes electrónicos (llamados esports) generó 865 millones de dólares en todo el mundo el año pasado, según datos de la firma de análisis Newzoo, y se prevé que para este ejercicio se supere la barrera de los mil millones. Uno de los gigantes del sector, la compañía canadiense OverActive Media, compró en junio de este año el club madrileño MAD Lions, una operación con la que la empresa aspira “a ser la marca líder de deportes electrónicos en España”, señala a CincoDías Chris Overholt, presidente y consejero delegado de la compañía.

“Nos proporciona una posición estratégica fundamental dentro de España, además de en América Latina. Para MAD Lions el límite está en el cielo y nosotros esperamos hacer todo lo que podamos tanto en Madrid como en España, en toda Europa y en el mundo para hacer crecer esta marca”, añade el directivo. Overholt indica que la compañía está enfocada “en aprovechar al máximo las oportunidades” de las franquicias que ya han adquirido y que de momento no planean comprar otras.

En España, según Newzoo, el negocio de los videojuegos generó un volumen de ingresos de 2.000 millones de dólares (1.814 millones de euros al cambio actual). España es ya el noveno mercado mundial de los videojuegos, con 24,6 millones de jugadores. Esta misma firma de análisis indica que del público que conoce los deportes electrónicos, un 7% mira vídeos sobre esports.

Oportunidad para marcas

Por otra parte, Overholt destaca las ventajas del sector para los anunciantes, ya que permite llegar a los más jóvenes. “Si eres una marca no endémica, que está tratando de llegar a una audiencia millenial o generación Z, es complicado hacerlo ya que estas generaciones no ven la televisión, tienen bloqueadores de publicidad en sus navegadores y un gran porcentaje no ve siquiera deportes tradicionales. Consumen contenido desde sus habitaciones, en un ámbito cerrado. Es una tendencia que va al alza.Los deportes electrónicos, los eventos en vivo y las conexiones emocionales que provocan los equipos con sus fans, conforman un entorno rico para las marcas que buscan una audiencia en ese segmento difícil de alcanzar”, explica el directivo.

Público objetivo

Aunque este sector sigue enfocado hacia los jóvenes, desde esta compañía aseguran que cada vez más atraen a un público de mayor edad. “La edad promedio de nuestros seguidores es considerablemente más alta de lo que cabría esperar. El 29% de nuestros seguidores tiene entre 13 y 24 años, el 57% tiene entre 25 y 34 años y el 14% tiene más de 35 años”, indica Jorge Schnura cofundador de MAD Lions.

“Podemos dividir nuestra audiencia en tres grupos: fans de esports, gamers y fans de los deportes y el entretenimiento. El último grupo, podrían ser aficionados de los deportes electrónicos, pero tal vez aún no han tenido la oportunidad de interactuar con la comunidad. Aún así, como les gusta el deporte competitivo y ser fan de un club y sus jugadores, pueden tener una tendencia a apoyar o participar en los deportes electrónicos. Aunque cada título y liga es diferente, esta audiencia representan para mí nuestra mayor oportunidad”, añade Schnura.

Más dinero que por ganar Wimbledon

Una muestra de la importancia cada vez mayor de los esports son los tres millones de dólares (2,71 millones de euros al cambio actual) que se llevó un chico de 16 años por ganar el mundial de Fortnite, un popular videojuego. Es más dinero que lo que se llevó el tenista Novak Djokovic (2,62 millones de euros) por ganar Wimbledon en una espectacular final contra Roger Federer. “Que se pueda ganar ese dinero jugando al Fortnite puede parecer extraño hasta que ves los ingresos que produce. Se trata de una estrategia de marketing efectiva. La industria aporta una escala y relevancia que aún no hemos asimilado. Esta es la industria en la que quiero invertir”, indica Overholt.

Normas
Entra en El País para participar