Urkullu pide flexibilizar el gasto a las autonomías que cumplen con la deuda

Propuesta para destinar más recursos a una economía que frena su crecimiento

Iñigo Urkullu, lehendakari del Gobierno vasco.
Iñigo Urkullu, lehendakari del Gobierno vasco.

El lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, ha pedido la "flexibilización" del gasto para aquellas comunidades como Euskadi que tienen su deuda bajo control. Tras el segundo trimestre del año, el conjunto de las administraciones vascas contabilizaban un pasivo de 10.752 millones, equivalente al 14,3 % de su PIB. Es el segundo porcentaje más bajo del conjunto de las autonomías, en una clasificación liderada por Canarias con un 14,2 %.

Urkullu ha destacado este lunes que "la solvencia de Euskadi" mejora. La agencia de calificación S & P ha elevado un escalón la categoría de las cuentas públicas de la comunidad, porque "valora positivamente la gestión fiscal, la resistencia ante un escenario de estrés económico y la gradual reducción de la deuda".

Esa situación, en su opinión, "nos permite reclamar una flexibilización" de la regla del gasto, con el objetivo de destinar más recursos para los programas de estímulo a una economía que ha entrado en fase de desaceleración. En una conferencia organizada por Fórum Europa en Bilbao, el lehendakari ha mantenido sus previsiones de crecimiento para Euskadi en el entorno del 2,3 % para este año y del 2 % para el próximo.

Ante más de dos centenares de responsables políticos y económicos, entre ellos los presidentes de Iberdrola, Kutxabank y Euskaltel, el lehendakari ha recordado que el paro en el País Vasco está por debajo del 10 %, aunque el desempleo juvenil alcanza el 15 %.

En el turno de preguntas de los asistentes, Urkullu ha respondido que espera que el artículo 155 no se aplique en Cataluña "ni en este momento ni nunca". Y le ha aconsejado al presidente en funciones que no entre en políticas de advertencias y amenazas que "no conducen a nada".

El lehendakari se manifestó "preocupado" por la situación en Cataluña, en vísperas del aniversario del 1 de octubre, por los arrestos de presuntos terroristas y por la sentencia pendiente de dictar por parte del Tribunal Supremo en relación con los responsables del Proces.

Sobre las próximas elecciones del 10 de noviembre, Urkullu defendió la "necesaria disposición al diálogo con voluntad de acuerdo". Añadió que "tengo la esperanza de que el 10 N se ponga fin a ciclo absolutamente negativo desde hace cuatro años".

Normas
Entra en El País para participar