¿Qué piensan los gurús de la inversión pasiva?

Buffett, Burry, Bogle, Fink y Paramés, entre los inversores que han tomado posición

Pocos temas de conversación generan tantas pasiones (y asperezas) en cualquier conferencia o reunión de inversores en todo el mundo. El debate entre gestión activa y pasiva sigue igual de vivo que en 1975, cuando John Bogle creó Vanguard con la intención de democratizar la inversión.

Lo cierto es que las cifras parecen apoyar más a los defensores de la gestión pasiva o indexada. Si se centra el foco en los fondos de Bolsa española domiciliados en Europa, en euros, a cierre de 2018, el 59% de los gestionados bajo una filosofía de gestión activa no consiguió batir a su índice de referencia (el S&P Spain BMI), según datos de Spiva. Un porcentaje que se eleva hasta el 78% en 10 años. Es más, en el resto de categorías (eurozona, alemana, francesa, americana, europea, global…) los datos, lejos de mejorar, empeoran.

Además de los números, la gestión pasiva tiene a su lado a grandes pesos pesados del sector. Y entre los más relevantes, Warren Buffett. A sus espaldas, su afirmación en las cartas a sus inversores desde 2003 de que la mejor opción que tenemos para tener acciones son los indexados, la apuesta del millón de dólares (convertidos en dos tras 10 años bajo su gestión) o las declaraciones sobre que el 90% del efectivo destinado a su mujer cuando él fallezca será designado por testamento a un fondo indexado al S&P 500, concretamente de la firma Vanguard. Unas credenciales que, sin duda, sirvieron para que el mismo Bogle le nombrara el mejor vendedor de su gestora.

Al otro lado, los gestores value defienden que no se está realizando un estudio justo de la situación. Primero, porque no todos sus fondos tienen como objetivo batir a su índice, y segundo, por la falsa gestión activa. En este sentido, el supervisor británico del sector financiero, la FCA, forzó en 2018 a las gestoras de 64 fondos que replican índices, pero cobran comisiones propias de productos activos, a compensar a los inversores. En España, la CNMV también emitió una advertencia al respecto.

Mientras, cada vez son más los inversores que confían en los fondos indexados. A finales de junio de este año su cuota de mercado (excluyendo a los monetarios) se situó en el 18,1%, frente al 16,4% de un año antes, según datos de Morningstar. Como en todo, el tiempo dará la razón a unos u otros, incluido a Michael Burry, que ha vuelto a predecir una nueva burbuja financiera, esta vez justamente en ETF y en los indexados.

Warren Buffett: “Creo que los resultados a largo plazo serán superiores”

Warren Buffett
Warren Buffett. Getty Images

Lo llaman el oráculo de Omaha o el mago de la gestión activa, entre otros apelativos, y no es de extrañar, porque ha conseguido que las acciones de Berkshire Hathaway hayan pasado de 7,5 dólares cuando las compró en diciembre de 1962, a superar los 300.000 dólares por título. Sin embargo, se ha vuelto un firme defensor de la gestión pasiva, llegándose a jugar un millón de dólares a que un fondo que replicase el S&P 500 lograría más rentabilidad que una cartera de fondos de inversión alternativa gestionada por los profesionales más talentosos de la industria. Apuesta que ganó.

Michael Burry: “Hay una burbuja en la inversión pasiva”

Michael Burry
Michael Burry. Getty Images

Este exneurólogo y gestor de fondos de cobertura americano consiguió dar el salto a la fama (y a la fortuna) apostando contra los valores hipotecarios antes de que estallara la crisis de 2008, una operación inmortalizada en la película The big short (La gran apuesta). Ahora, ve una nueva burbuja en los fondos indexados. En concreto, este verano Burry escribió: “La burbuja en la inversión pasiva a través de ETF y fondos indexados, así como la tendencia de un tamaño muy grande entre los administradores de activos ha dejado huérfanos a nivel mundial a los valores de menor valor”.

John Bogle: “¿Qué han hecho con mi canción, mamá?”

John Bogle
John Bogle. Getty Images

Cuando Bogle se dio cuenta de que la mayoría de los fondos de gestión activa no conseguían batir a sus índices de referencia, tuvo la idea de inventar un producto financiero que replicase a los índices, y con esa idea en mente creó Vanguard. Es por ello por lo que era conocido (falleció este año) como el padre de la gestión pasiva. Sin embargo, antes de morir renegó de los ETF, diciendo que eran “fondos diseñados para facilitar operar con sus acciones, vestidos con el disfraz de fondos indexados tradicionales”. En otras palabras, para Bogle los ETF eran lobos con piel de cordero.

Larry Fink: “Son los inversores a largo plazo definitivos”

Larry Fink
Larry Fink. Reuters

El presidente de BlackRock afirmó en su carta anual de 2018 que los inversores en fondos indexados son los inversores a largo plazo definitivos, en el sentido de que su gestora puede decidir vender los títulos de una empresa si albergan dudas sobre sus líneas estratégicas o sobre su crecimiento a largo plazo cuando gestionan fondos activos, pero a la hora de decidir sobre indexados no puede manifestar su desacuerdo mediante la venta de los títulos de la empresa mientras esta permanezca en el índice en cuestión.

Francisco García Paramés: “La inversión pasiva cobra poco pero no piensa”

Francisco García Paramés
Francisco García Paramés. Cinco Días

El inversor value más conocido de nuestro país considera que la inversión pasiva cobra poco por sus servicios, pero agrega poco valor. Aun así, cree que es un punto de partida estupendo para aquellos inversores que están comenzando a dar sus primeros pasos y que no conocen nada de este mundo. Critica a los fondos de gestión pasiva disfrazados de gestión activa y exige que debería haber solo dos alternativas: cobrar poco por no hacer nada (fondo índice) o cobrar mucho por dar un valor añadido (fondos value).

Normas
Entra en El País para participar