La vivienda libre todavía es más barata que la VPO en nueve provincias

El precio de las protegidas sí está un 32% por debajo en la media nacional

VPO Pulsar para ampliar el gráfico

Cuatro años después del arranque de la recuperación del sector inmobiliario, una de las anomalías que dejó tras de sí el pinchazo de la burbuja del ladrillo todavía sigue latente. En nueve provincias españolas, el precio de la vivienda libre cayó tanto que todavía no ha alcanzado el de la vivienda de protección oficial, cuyo precio está establecido por módulos regulados por la Administración. Ello hace que en esas regiones, marcadas por una escasa demanda, la vivienda protegida, pensada para facilitar el acceso a la propiedad a familias con menos recursos, sea en la práctica más cara que la libre. No obstante, en el conjunto del país ésta se sitúa un tercio por debajo de la de mercado.

Este desfase entre vivienda protegida (VPO) y vivienda libre usada arrancó muy puntualmente en 2009, un año más tarde del pinchazo de la burbuja, únicamente en dos de las 50 provincias del país, Ciudad Real y Teruel, con apenas un diferencial del 4% y el 1%. Una década después, la situación sigue sin haberse normalizado y la diferencia se ha agrandado considerablemente: la VPO es ya un 25% y un 19% más cara que la libre, respectivamente –en el caso de Teruel, los últimos datos disponibles datan de 2017–. A ellas se suman, según los datos que ofrece el Ministerio de Fomento, Jaén, la provincia con un diferencial más pronunciado (del 29% entre VPO y vivienda libre), un desfase que arrancó en 2011. También Cuenca (22%), Toledo (18%), Lleida (14%) y León (10%). Con una diferencia algo menor se encuentran Lugo (6%), Albacete (4%) y Castellón (3%). Todas ellas arrastran este desajuste desde al menos los últimos seis años.

En estas zonas, los precios del mercado libre siguen bajando y parece que todavía no han tocado suelo, mientras el que precio de la VPO está topado, explica el secretario general de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), Daniel Cuervo. Pese a que en otros mercados mucho más dinámicos los precios repuntan con fuerza, estas provincias “deprimidas, que expulsan población y donde todavía queda mucho producto bancario –viviendas de las que las entidades no han podido deshacerse– hace que los precios sean muy bajos y que sea complicado que evolucionen por encima de los de la protegida”, detalla el consejero delegado de Foro Consultores, Luis Corral, quien recuerda, sin embargo, que esta situación llegó darse en muchos puntos del país. Por comunidades, tan solo afecta ya en su conjunto a Castilla-La Mancha, pero en 2013, llegó a darse además en Castilla y León (que no aporta actualmente datos completos), La Rioja, Murcia y Comunitat Valenciana.

En el punto álgido antes del boom (2006) y con los precios por las nubes, la VPO llegó a situarse un 49,3% por debajo de la de mercado, si bien esa diferencia se redujo considerablemente tras el pinchazo por el descalabro de la vivienda libre frente a la protegida, que se mantuvo prácticamente congelada. Así, la diferencia entre ambas tocó mínimos en 2014, hasta el 24% –la mitad que en 2006–, y desde entonces, este margen se ha ido agrandando progresivamente por la recuperación del mercado libre.

Según sostiene el director nacional de residencial y seños de CBRE, Samuel Población, lo “lógico” sería que los módulos –que recogen el precio fijado por la Administración– se adaptaran a la situación real de cada submercado para evitar que en ciertas comunidades el precio de la VPO supere al de vivienda libre. “Serían necesarios ajustes realistas en esas zonas para que no hubiera ese diferencial”, explica.

Los tres expertos consultados coinciden en señalar que los precios de la VPO llevan cerca de una década sin actualizarse. En el caso concreto de Castilla-La Mancha, el módulo básico se estableció con el Plan Estatal de Vivienda 2009-2012, por lo que efectivamente lleva diez años sin ser objeto de modificación.

Según explican fuentes de Fomento, hasta 2012, el ministerio regulaba en sus distintos planes estatales plurianuales el precio del módulo básico para las viviendas de protección oficial que subvencionada y, sobre esa base, las comunidades autónomas, que son quienes tienen transferidas las competencias de Vivienda, establecían los coeficientes para modular su precio en función del ámbito territorial donde se encontrara. No obstante, según detallan esas mismas fuentes, hace seis años se dejaron de conceder ayudas estatales a la promoción de VPO para venta, por lo que desde entonces, son las autonomías las que tienen toda la competencia para regular el precio como consideren.

Normas