Bolsa

El mercado ata en corto a los unicornios de Wall Street

Los inversores miran con lupa a los candidatos a salir a Bolsa ante los últimos fracasos

El desembarco de WeWork en Wall Street está envuelto en la incertidumbre.
El desembarco de WeWork en Wall Street está envuelto en la incertidumbre. EFE

El reinado de los unicornios toca a su fin o, al menos, ya no todo vale en las salidas a Bolsa de estas compañías valoradas en más de 1.000 millones de dólares. “Todo indica que el mercado se está volviendo un poco más exigente a la hora de valorar empresas, sobre todo aquellas que arrojan una sustancial cantidad de pérdidas y todavía no han logrado ser rentables”, explica Victoria Torre, directora de análisis de Self Bank.

La experta llama la atención sobre lo que ha pasado con Uber y Lyft este año, que “a pesar del interés que generaron en el mercado, están cotizando muy por debajo del precio al que salieron a Bolsa. Y no debemos de olvidar que en Wall Street suelen tener buena memoria”.

Precisamente el fiasco de Uber y Lyft no ha ayudado a que WeWork, el próximo unicornio del mercado, alcance una valoración atractiva para salir a Bolsa, explican los expertos. The We Company, matriz de la multinacional de alquiler de oficinas y espacios de ‘coworking’ WeWork, comunicó el pasado martes su decisión de retrasar hasta finales de año su salida a Bolsa, que estaba previsto para la próxima semana.

La firma se ha encontrado con cierto escepticismo entre los inversores por su valoración en Bolsa, lo que llevó a barajar rebajar el precio de sus acciones en la oferta pública de venta (OPV) con el objetivo de lograr una valoración de 20.000 millones de dólares (18.138 millones de euros). En su última ronda de financiación, WeWork fue valorada en 47.000 millones de dólares (42.627 millones de euros).

Aitor Méndez, analista de IG, señala que con WeWork, “tal vez estemos ante el caso más visible de lo que ha sido la fiebre por los unicornios, y de cómo ésta podría estar llegando a su fin, al tratarse WeWork del ‘más desnudo de los emperadores’ que han salido a bolsa o tratado de hacerlo en Wall Street”.

Y es que tal y como explica este experto, durante los últimos años, hemos visto cómo los inversores entraban en estos unicornios haciendo casi lo que se pueden considerar como “actos de fe” y apostaban por compañías que en sus propios folletos de emisión alertaban de que no podrían llegar a ser rentables nunca, como ha sido el caso de Snapchat.

Sin embargo, el “descaro” con el que se venden los nuevos unicornios está provocando ya el efecto contrario y despiertan el recelo de muchos inversores que se han visto escaldados en salidas anteriores. En este sentido, los expertos recuerdan que WeWork comparte muchos rasgos similares con otras compañías que llegaron al parqué bursátil en una situación similar, como la de tener un propietario todopoderoso, con unos privilegios que no están acorde con una compañía cotizada, o lanzar un folleto de salida a Bolsa tan lleno de palabras huecas e imprecisiones que ha conseguido el efecto contrario y que es espantar a muchos inversores.

Todos quieren ser Beyond Meat

Dentro de las salidas a Bolsa de este año al otro lado del Atlántico, la estrella indiscutible es Beyond Meat. La compañía, especializada en alimento vegano sustitutivo de la carne se revaloriza más de un 500% desde su debut en el parqué en mayo pasado. la friolera de 500% desde mayo. Desde su estreno, las acciones han pasado de los 25 dólares del día del debut a los 158 dólares. En cuanto a las salidas de empresas tecnológicas a Bolsa en Wall Street, destaca la empresa de seguridad de información Crowdstrike, con una subida del 88% y la red social Pinterest, que repunta desde su estreno alrededor del 43%.

Normas