Canarias

Dhiraj Chhabria: “No hay nadie mejor que el empresario para crear puestos de trabajo”

El presidente en funciones de Fund Grube habla de la sucesión en la empresa familiar y de la necesidad de que la Administración agilice la actividad empresarial

Dhiraj Chabria
Dhiraj Chabria

Dhiraj Chhabria es el mayor de los tres hijos de Manu Chhabria, fundador, junto a su hermano Girdhari, de la cadena canaria de establecimientos Fund Grube. Chhabria ha asumido, en el último año, la presidencia en funciones de la empresa familiar, después de que su padre y su tío dieran un paso a un lado. Ha tenido que manejar el complicado relevo de la segunda generación. Muchos de sus familiares, hermanos y primos, se vieron obligados a la salir de la empresa, después de impulsar ellos mismos su crecimiento. Lo hicieron, afirma, para que cada uno tuviera su propio proyecto individual y pensando en el éxito de Fund Grube.

Chhabria es, además, consejero delegado del Mogán Mall, un macro proyecto que ha supuesto su gran reto profesional. Un reto que ha coincidido con su mayor logro personal, el nacimiento de sus dos hijos.

Dentro de tres meses abrirá sus puertas el Mogán Mall, un proyecto que ha liderado desde el principio, ¿qué ha significado para usted? ¿diría que es el gran reto que llega en su madurez laboral?

Considero que ha resultado un aprendizaje impresionante y me ha llegado en un momento ideal, toda la experiencia acumulada me ha servido como base para este proyecto. Hasta ahora yo me había ocupado del desarrollo y expansión de Fund Grube y, en este caso, se trata de tocar todas las teclas, desde marketing, financiero, comercial, relaciones institucionales, gestión de licencias o arquitectura.

Este centro ha llegado ya al 85% de establecimientos ya comercializados, la obra está encaminada y llegaremos en fecha. Estoy deseando que llegue el día, aunque he disfrutado mucho de todo el proceso.

Su padre y su tío suelen contar que la clave de su éxito estaba en la innovación y en viajar mucho para ver qué hacen otros establecimientos europeos, ¿usted ha seguido también con esta idea?

Nosotros llevamos en el adn la curiosidad por mejorar y por innovar. Tenemos como filosofía que, haciendo las cosas bien, los resultados siempre salen. Con este proyecto, la idea ha sido la misma, ver que están haciendo otros centros comerciales. Se está produciendo una transformación porque se dirigen más a centros de ocio, sobre todo arrastrados por la venta online. En zonas turísticas siguen teniendo tiempo libre y disponible, pero cuando llegan a casa tienen internet para hacer sus compras y debemos competir con eso.

Nuestro mayor competidor es la piscina y la playa. Por eso, el pulmón de este proyecto es la zona de restauración y ocio. La idea es que después de la playa, salgan de paseo y encuentren un espacio agradable con mucha vegetación, una oferta gastronómica moderna, con un espectáculo de fuente de agua con luces y sonido, nunca visto en Canarias, y donde podrán hacer compras de todo tipo de productos internacionales, a todo tipo de precios.

Usted ha asumido ya la presidencia en funciones del grupo, ¿en qué aspectos se ha notado más ese relevo generacional?

El mayor coste ha sido que, miembros de mi familia, han tenido que dar un paso a un lado y dirigir desde el consejo de administración. Cuando éramos todos directivos, en los últimos 10 ó 15 años, se generó el gran impulso de la empresa, con la segunda generación.

Entonces, la gran pregunta era: con lo bien que lo hemos hecho, ¿por qué tenemos que irnos ahora? Lo hemos hecho pensando en que tendríamos más éxito no estando todos juntos en la operativa del día a día. Pensamos que era mejor que cada uno impulsara proyectos diferentes que, en algunos casos, son individuales y, en otros, son compartidos. Tenemos el ejemplo de Mogán Mall y de una cadena de ópticas. Ambos han nacido a raíz de esta decisión.

¿Cuál diría que es la gran enseñanza que le deja su padre y su tío? ¿y cuál sería su aportación al negocio familiar?

Nunca se habla de esto, pero nos caracterizamos por ser personas muy sinceras, transparentes y, sobre todo, pensamos en ambas partes. Tenemos la virtud de compartir y ser generosos. Una visión amplia del negocio es muy importante.

Y en cuanto a mi aportación, supongo que la de mayor impacto ha sido la de crear una estrategia para la empresa y traer su profesionalización. Junto a mi padre, profesionalizamos el consejo de administración, invitando hace 10 años a Javier Puga como consejero independiente. Hoy en día está compuesto, además, por los miembros propietarios y el director general, Juan Esteban.

Han iniciado ya la expansión nacional del grupo, empezando por Mallorca, ¿cómo está resultando este nuevo reto? ¿se plantean el salto internacional?

Internacional, lo veo muy lejos aún. A nivel nacional estamos en prueba piloto en Baleares. Gestionar en la distancia está siendo nuestro mayor reto. El retail es detail. Es decir, la venta minorista requiere mucho detalle. Aunque sea el mismo turista que en Canarias, piensa de manera diferente. Hay mucho tráfico, pero los ratios de conversión son más bajos. Y allí solo son seis meses de temporada. Hay que ir aprendiendo del mercado.

¿Algún mensaje para las administraciones públicas u otros sectores?

La intervención pública en la actividad empresarial privada debe ser lo más ágil posible. Es algo que recordamos y pedimos constantemente desde el Círculo de Empresarios. Los políticos están muy lejos de los clientes finales. No hay nadie mejor que el empresario para crear puestos de trabajo, somos los que más sensibilidad tenemos. Medidas como la ecotasa y la subida de IGIC, no incentivan ni la inversión ni al empleo. En nuestro caso, en los últimos años, entre otros motivos, y esta subida, nos han bajado los beneficios y, por lo tanto, hemos realizado mucha menos inversión y creado menos puestos de trabajo.

Nosotros dependemos mucho del sector hotelero. El ejemplo está en Tenerife. Desde que consigues tener cuatro o cinco cadenas internacionales, atraes a un público con mucha más capacidad adquisitiva. Llámese Hard Rock Hotel, The Ritz-Carlton Abama o Sheraton. Estos hoteles ponen a Canarias en el mapa. Es una lástima que en Gran Canaria esté ahora mismo todo muy parado en cuanto a inversiones.

¿Qué proyectos tiene ya en mente… los realizables y los que aún son sueños?

No planifico tanto, vivo el día a día. Quiero consolidar mi proyecto personal. En estos cuatro años, desde que compramos el terreno del Mogán Mall, he tenido además dos hijos. Ahora pienso es pasar más tiempo con ellos.
Pero me encantaría, me haría mucha ilusión, rehabilitar algún centro comercial antiguo de Gran Canaria. Es una pena que, teniendo la ubicaciones que tienen, rodeados de camas turísticas, no seamos capaces de actualizar y adaptar la oferta, como el Cita, el Metro o el de San Agustín.

Normas