El Teatro Real estrena el curso con cifras récord

La 23ª temporada comienza con un presupuesto de 60 millones de euros, el más alto de su historia

Teatro Real
Puesta en escena de Don Carlo, de Giuseppe Verdi.

La 23ª temporada del Teatro Real desde su reapertura comenzará el próximo 18 de septiembre con la representación de Don Carlo, de Giu­seppe Verdi. La ópera, la más larga del catálogo del compositor, pretende recoger el fuerte impulso que se inició el curso pasado. “Fue una excelente temporada”, calificó el presidente de la institución, Gregorio Marañón, durante la presentación del nuevo calendario este martes en la sala de orquesta del coliseo.

El responsable celebró que el Teatro Real arranque su programación con 21.000 abonos vendidos –300 más que el año pasado–. Una cifra que representa el 70% de la capacidad del mismo y que no desean superar, aunque supone un importante salto frente etapas anteriores, cuando las suscripciones no llegaban a las 12.000. La venta de estas localidades también son un fuerte impulso para los ingresos del organismo, que cuenta con un presupuesto de 60 millones de euros. “El más alto de la historia”, festejó Marañón. El 29% de este importe proviene de patrocinios privados, el 23% de fondos públicos y el 48% restante del propio funcionamiento de la sala.

El Teatro Real ofrecerá 14 funciones de Don Carlo en una versión que no se ha representado nunca antes sobre su escenario. “Era una de las óperas favoritas de Verdi, pero nunca estaba completamente satisfecho, así que añadía modificaciones constantemente”, explicó el director artístico, Joan Matabosch, durante la presentación. De hecho, se conocen hasta cinco variaciones diferentes de la obra, aunque la más habitual es la segunda que llegó a estrenarse, conocida como versión de Milán. Para esta representación el compositor eliminó tanto el primer acto como los ballets de la idea original para acortar la obra y adaptarla mejor a las demandas de las salas del momento. Sin embargo, con el paso de los años, advirtió que la supresión de la parte inicial hacía que el texto perdiera consistencia dramática y creó otra versión en la que tampoco aparecían los bailes, pero que sí se incluía este primer acto. Es la que se conoce como versión de Módena y la elegida en esta ocasión por el Teatro Real, aunque rara vez se representa. “Es casi como el estreno de una nueva ópera”, bromeó Matabosch.

Por su parte, L’elisir d’amore, de Gaetano Donizetti; Il pirata, de Vincenzo Bellini; La flauta mágica, de Wolfgang Amadeus Mozart; Into The Little Hill, de George Benjamin; La valquiria, de Richard Wagner; Three Tales, de Steve Reich y Beryl Korot; Aquiles en Esciros, de Francesco Corselli; Lear, de Aribert Reimann; Iris, de Pietro Mascagni; La pasajera, de Mieczyslaw Weinberg, y La traviata, de Giuseppe Verdi, completarán la programación de ópera del teatro del curso 2019-2020. Esta última obra ha levantado cierta polémica porque cuenta con la actuación de Plácido Domingo, que el Teatro Real ha decido mantener a pesar de las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre él, pues considera que no hay pruebas suficientes. En esta línea, el presidente de la institución negó que vayan a iniciar una investigación, como sí hará American Guild of Music Artists, el sindicato de ópera de EE UU.

Normas