Las emisiones de bonos de empresas marcan un récord semanal histórico

Compañías de todo el mundo aprovechan los bajos tipos para captar 135.000 millones de euros

Una persona consulta un móvil delante de un logotipo de Apple, en Shangai.
Una persona consulta un móvil delante de un logotipo de Apple, en Shangai.

Empresas de todo el planeta se han zambullido de lleno en la fiebre de los tipos cero. La semana pasada se batió el récord absoluto de emisiones de deuda corporativa, después de que todo tipo de empresas, desde Apple hasta Disney, hayan captado en conjunto cerca de 150.000 millones de dólares (135.000 millones de euros) en solo cinco días. Nunca antes había sido tan barato obtener financiación, y las corporaciones están aprovechando la oportunidad.

La avalancha de emisiones se concentró especialmente en las compañías de máxima solvencia de Estados Unidos, que lograron captar 72.000 millones de dólares en 45 operaciones en una sola semana, aproximadamente igualando el total emitido en todo el mes de agosto.

"Hemos tenido un mes de emisión en tres días", explica al Financial Times Andrew Brenner, jefe de renta fija internacional de National Alliance Securities. "Hay una demanda tremenda ahí fuera."

Apple volvió al mercado por primera vez desde noviembre de 2017, vendiendo 7.000 millones de dólares de deuda el miércoles, tras el gigante de los medios Disney, que también vendió 7.000 millones de dólares de bonos el día anterior.

Los inversores han acudido en masa al mercado estadounidense en particular, según los banqueros y analistas, debido a los rendimientos relativamente más altos. Allí, los bonos emitidos por las mejores empresas norteamericanas pagan, de media, un 2,5% de rentabilidad, mientras que en Europa solo rentan un 0,3%.

El repunte de los bonos a nivel mundial ha hecho que el total de la deuda negativa se sitúe en torno a los 16 billones de dólares en todo el mundo, la mayoría de ellos en Europa y Japón. Los fondos de bonos que compran deuda de las compañías más solventes de EE UU han visto entradas de 167.000 millones de dólares en lo que va de año, superando ya sus entradas para el conjunto de 2018, que ascendieron a 102.000 millones de dólares.

Pero también hubo una intensa actividad esta semana en otros mercados. En Europa, el conglomerado Danaher logró un acuerdo de 6.250 millones de euros, el segundo más grande del año en el continente, mientras que Wirecard vendió un bono de 500 millones de euros. Berkshire Hathaway, de Warren Buffett, emitió una serie de bonos denominados en yenes en Japón.

También ha emitido el gigante chino Dalian Wanda Group y la firma italiana de gas natural Snam.

Junto con una dramática caída de los tipos de interés del Tesoro, la demanda de los inversores contribuyó a que los costes de los préstamos corporativos de grado de inversión de EE UU se redujeran a un mínimo del 2,82% el miércoles, según un índice gestionado por Ice Data Services. Esta cifra es inferior a la de hace un mes, que superaba el 3%, y el nivel más bajo desde septiembre de 2016.

En general, las empresas estadounidenses dijeron que utilizarían el efectivo recaudado para pagar otra deuda y extender el vencimiento promedio de sus bonos, según los analistas de Bank of America Merrill Lynch, en lugar de aumentar el apalancamiento.

 

 

Normas