Banca

Royal Bank of Scotland provisionará hasta 990 millones más por los seguros PPI

Santander y la entidad escocesa son las dos únicas firmas a las que las autoridades han reprendido por no cerrar el caso

Imagen de archivo de la sede del Royal Bank of Scotland en Londres.
Imagen de archivo de la sede del Royal Bank of Scotland en Londres.

El banco británico Royal Bank of Scotland provisionará hasta 900 millones de libras (990 millones de euros) adicionales por su exposición al caso de los seguros PPI, un escándalo a gran escala de venta irregular de productos financieros. El 23 de agosto la autoridad de competencia del Reino Unido criticó la gestión de este caso por parte tanto del propio Royal como de Banco Santander. Ambas entidades no informaron correctamente a los usuarios afectados por la compra de estos seguros de la posiblidad de reclamar. El 29 de agosto expiró el plazo para estas reclamaciones.

Royal ha indicado que las demandas de clientes crecieron de forma muy superior a la prevista en los días previos al final del plazo, lo que ha derivado en estas provisiones adicionales. Royal Bank of Scotland se ha dejado 6.900 millones en este caso, el mayor escándalo en la banca comercial británica. En total las indemnizaciones por estas operaciones irregulares han sumado 40.000 millones de euros.

Los PPI son seguros se vendían de la mano de hipotecas para cubrir los pagos en caso de enfermedad o desempleo, pero las cláusulas aplicadas hacían imposible para muchos clientes el cobro efectivo del seguro. El caso estalló en 2011.

Banco Santander no ha concretado si tendrá que realizar provisiones adicionales. Según denunció en agosto la Competition and Markets Authoruty, CMA, RBS no informó a 11.000 clientes de la posibilidad de reclamar, comportamiento que se repitió durante seis años, y Santander envió a 3.400 de ellos información incorrecta entre 2012 y 2017.

El banco británico, en todo caso, precisa que las cifras no son definitivas, partiendo de un rango de 600 a 900 millones de libras. "El procesamiento de las reclamaciones está en marcha, y la provisión final podría estar por encima o por debajo de esta horquilla", afirmó la entidad, controlada por el Estado tras su rescate en 2009. La provisión se contabilizará en las cuentas del tercer trimestre.

Normas