Inversión

Sequía de salidas a Bolsa en el parqué español

La Bolsa no ha recibido a ningún nuevo valor en 2019, salvo 12 socimis y dos empresas en el MAB

Sequía de salidas a Bolsa en el parqué español pulsa en la foto

El parqué español se ha convertido en un páramo desierto en lo que a salidas a Bolsa se refiere, algo que no ocurría desde 2012 y 2013, años muy negativos para la Bolsa española, en plena crisis de deuda de los periféricos. Tan solo el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) ha registrado 14 nuevos valores, 12 de ellos socimis, concretamente.

“El hecho de que ninguna compañía haya salido a Bolsa en España en el primer semestre del año se debe a una serie de factores como la incertidumbre sobre el crecimiento económico global provocada por la guerra comercial en Estados Unidos y China, las dudas sobre el crecimiento de la economía de la eurozona y el incierto desenlace del Brexit”, explica David Pina, analista colaborador de ActivTrades.

La situación del mercado español contrasta con la situación en el mercado global. Según un informe elaborado por EY, a cierre del primer semestre 507 cotizadas habían iniciado su andadura en el mercado, un 28% menos que en el mismo periodo del año anterior. Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, señala que, “en un entorno de incertidumbre, cuesta vender nuevos proyectos a los inversores. No sé si en el segundo semestre de 2019 este escenario va a cambiar lo suficiente para que las empresas que están pensando en salir al mercado se animen, aunque no soy muy optimista al respecto”.

La desaceleración de la actividad fue mucho más pronunciada en el primer trimestre que en el segundo, periodo este último en el que se produjeron 302 debuts, el 60% de los registrados en 2019. Por su parte, en Europa, el número de salidas a Bolsa cayó un 44% en la primera mitad del año, hasta 72 estrenos, según los datos de EY.

“La confianza de los inversores es clave para reactivar el proceso de salidas. También hay que tener en consideración que el easy money de los bancos centrales hace que la financiación sea barata, y el salto al parqué puede esperar. Al fin y al cabo, el mercado de valores es una vía de financiación, entre otras cosas”, afirma Pablo García, director de Divacons-AlphaValue.

En ese sentido, Felipe López, analista de Self Bank, matiza que, “ante la posibilidad de ir al mercado de deuda y financiarse a intereses muy bajos, empresas que se presumía que iban a saltar al parqué han decidido retrasar sus estrenos”. Además, recuerda, en España hay grandes empresas familiares, como Mercadona, que está dirigida por la familia Roig, “que tienen incentivos de mantenerse en el capital de la compañía durante un periodo de tiempo más prolongado, en contraposición a los fondos de capital riesgo, “que se encuentran en la necesidad, tarde o temprano, de deshacer su posición”.

Las empresas prefieren, así, esperar un momento más adecuado, con mejores perspectivas económicas y un sentimiento de los inversores más dispuesto a tomar posiciones en renta variable. Al mismo tiempo, cada vez es más habitual que las compañías y sus asesores trabajen en un dual track, es decir, analizar un posible debut en Bolsa mientras se tantea el mercado en busca de un inversor, ya sea financiero o industrial, que entre en el capital.

En España, otro factor negativo para las salidas a Bolsa es la falta de estabilidad política de los últimos años y las dudas sobre si se logrará formar nuevo Gobierno o si se optará por la convocatoria de nuevas elecciones generales en noviembre. Una situación que también provoca que las empresas aplacen sus decisiones de empezar a cotizar.

Los expertos añaden que las intenciones del posible Ejecutivo de Pedro Sánchez de aprobar un impuesto sobre las transacciones financieras, la llamada tasa Tobin, podría suponer un lastre para la actividad bursátil en España y tampoco es nada positiva para que las compañías decidan salir a Bolsa a captar financiación. Por lo pronto, los planes del Ejecutivo en funciones han recibido el espaldarazo del acuerdo entre Francia y EE UU por esta tasa.

Más movimiento en el segundo semestre

Felipe López, analista de Self Bank, augura una segunda mitad de 2019 algo más movida, aunque “tampoco esperamos que la situación se arregle en exceso, pero sí que es posible una o dos salidas al mercado continuo. En el MAB sí se prevé algo más de movimiento, con socimis que den el salto al mercado bursátil, un movimiento al que nos hemos acostumbrados en los últimos años”.

Lejanos quedan ya los debuts en 2018 de Metrovacesa, AmRest, Berkeley Energía, Árima y Solarpack. Este fue el último, el 5 de diciembre de 2018. “El mercado bursátil español nunca se ha caracterizado por ser un mercado excesivamente prolífero en cuanto a salidas a Bolsa, pero sí hemos visto en este año una tendencia a la baja”, considera Felipe López.

Una mayor estabilidad política y unas perspectivas de crecimiento sólidas serían factores que podrían incentivar que cada vez más empresas decidan debutar en el parqué. Así, los expertos más optimistas estiman que si EE UU y China logran alcanzar un acuerdo comercial, se podría ver un aumento del volumen de operaciones a nivel mundial.

Por lo pronto, Tendam –la antigua Cortefiel– ha reactivado los planes de OPV gracias a la mejora de las expectativas del grupo. Según avanzó CincoDías hace algunas semanas, si se dan las circunstancias adecuadas, los fondos CVC y Pai podrían ver una futura ventana para 2020.

EY se muestra esperanzado con la actividad del segundo semestre. Rosa María Orozco, socia responsable de OPV en EY, sostiene que “los aceptables niveles de volatilidad de los mercados, los bajos tipos de interés y los posibles nuevos estímulos monetarios pueden ser una buena oportunidad para que las compañías con planes de salir a Bolsa lo hagan en estos meses”.

La experta insiste en que, en un contexto de elevada incertidumbre como el actual, es fundamental contar con el apoyo de un IPO advisor. Es decir, una firma que ayuda a la futura cotizada a coordinar todo el proceso, a preparar la documentación, y que la acompaña no solo en el momento previo, sino también durante la ejecución y posterior lanzamiento de la salida a Bolsa con el objetivo de crear valor a largo plazo.

Por su parte, David Pina, de ActivTrades, explica que si se materializan las perspectivas de nuevos estímulos monetarios por parte de los grandes bancos centrales, podría impulsar a algunas compañías a salir a cotizar durante los próximos meses. “Aunque las perspectivas de bajadas de tipos de interés no serían nada positivo para el sector bancario, especialmente para el debut de Ibercaja”, apunta el experto.

EE UU es el ejemplo a seguir

Los unicornios, compañías valoradas en más de 1.000 millones de dólares, vuelven a jugar un papel determinante, especialmente en EE UU, una tendencia que sigue la línea de 2018. Entre abril y junio del presente ejercicio, 66 cotizadas estadounidenses salieron a Bolsa y levantaron 27.000 millones de dólares (unos 24.000 millones de euros). Por encima de todos los sectores destaca el tecnológico, con 25 debutantes que movieron 17.400 millones de dólares, es decir, el 64% de lo captado. Le siguen el sector del cuidado de la salud, con 26 estrenos y 5.900 millones de dólares recaudados, el financiero (cuatro cotizadas y 238 millones), el energético (dos compañías) y el industrial (dos firmas).

En total, en lo que va de año 88 compañías han saltado al parqué de EE UU, un 20% menos que en 2018. La caída en número de cotizadas no se traslada al dinero levantado, que a cierre de 30 junio se situaba en línea con lo registrado un año antes: 32.200 millones de dólares.

La mayor OPV del segundo trimestre corrió a cargo de la empresa de transporte Uber, que captó 8.100 millones. Aunque la cotizada era una de las más esperadas, su desempeño en Bolsa está dejando mucho que desear. La compañía se deja un 25,98% respecto al fijado para su estreno: 45 dólares. Las caídas vienen acompañando a la firma desde su debut. El de Uber coincidió con la reactivación de las tensiones comerciales entre EE UU y China, algo que pasó factura a la empresa, que el primer día de negociación se dejó un 7,6%. Esta compañía, junto a la competidora Lyft (-28,8%), son los dos estrenos de la Bolsa americana este año que se saldan con mayores caídas.

La sorpresa positiva del año la protagoniza Beyond Meat, el fabricante de hamburguesas veganas, que desde su debut el 2 de mayo se revaloriza el 579,5%. Desde entonces sus acciones han pasado de los 25 dólares fijados para su puesta de largo en el mercado a los 169,8 dólares actuales. El segundo y tercer puesto son para la firma de seguridad Crowdstrike, que avanza un 136%, y para la red social Pinterest, que sube el 78,6%. Por su parte, Avantor, la segunda cotizada que más dinero recaudó con su salida al mercado (3.300 millones), suma un 24,3% de ganancia.

Uno de los debuts más esperados a nivel mundial y que iba a tener lugar el pasado julio se canceló por el mal momento del mercado. AB InBev, la mayor cervecera del mundo, decidió no seguir adelante con la colocación prevista en la Bolsa de Hong Kong de una participación minoritaria de su filial asiática, Budweiser Brewing Company APAC, que estaba llamada a convertirse en la mayor operación de este tipo de 2019. El conflicto político y social de Hong Kong también ha provocado que Alibaba retrase una colocación de acciones prevista para la vuelta del verano en la excolonia británica.

Así les va a las debutantes de 2018

Solarpack triunfa

Durante 2018, cinco compañías dieron el salto al parqué español. De ellas, tres acumulan ganancias desde el estreno y dos sufren importantes caídas.

Solarpack sube alrededor del 30% desde el 5 de diciembre de 2018, cuando se estrenó en el parqué español gracias al momento dulce que vive el sector de las energías renovables. En lo que va de año, sus títulos avanzan un 11%, en línea con el comportamiento que registran otras compañías del sector como Solaria o Audax Renovables, que obtienen ganancias respectivas del 36,1% y el 12,6%.

Por su parte, Berkeley encaja el peor comportamiento de las debutantes de 2018, al caer desde entonces un 78,1%, pendiente de contar con los permisos para construir una mina de uranio en el pueblo salmantino de Retortillo. Su comportamiento en los últimos meses ha sido altamente especulativo. De hecho, la CNMV llegó a avisar de que el valor cotizaba sobrevalorado si se comparaba con las mismas acciones cotizando en la Bolsa de Londres.

Metrovacesa tampoco registra un balance positivo y cede más del 47%. Por su parte, la socimi Árima y AmRest, el gigante de la restauración, dueño de marcas tan conocidas como La Tagliatella o Pizza Hut, que debutó en noviembre, suben un 12,2% y un 6,3% desde el debut.

Normas