Trabajo está dando de alta de oficio en autónomos a agricultores puntuales

El Ministerio de Trabajo está obligando a dar este paso y también a cotizar con efecto retroactivo.

autonomos agricultores altas

El Ministerio de Trabajo está obligando a numerosos profesionales agrarios a darse de alta como autónomos, a pesar de realizar tareas esporádicas en el campo. La situación se está produciendo en un sector con picos de trabajo en momentos esporádicos y/o puntuales. Una cuestión que, hasta ahora, se repetía sin necesidad de darse de alta en el Régimen de Autónomos. Sin embargo, hay un cambio de criterio, según denuncian organizaciones como ASAJA en diversos medios locales. 

Desde La Voz de Asturias informan que el Ministerio de Trabajo está revisando numerosos expedientes. Y ya ha iniciado procesos para reclamar a ciertos profesionales del campo que regularicen sus cotizaciones actuales. Y, atención, también las anteriores temporadas en las que generaron ingresos por tareas agrícolas.

Las organizaciones agrarias denuncian que el Ministerio de Trabajo ha aplicado esta medida a todos los trabajadores que han generado más de 7.500 euros de ingresos brutos. Hasta el momento, lo habitual era declarar esos ingresos a través de la Declaración de la Renta, pero parece ser que a partir de ahora tendrán que cotizar como un autónomo más.

Para el presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, el problema es que el criterio no está claro. “No es lo mismo un profesional que genera grandes ingresos que un agricultor ocasione. Hablan de la España vacía y luego se hace todo lo contrario para evitarla” ha explicado para el portal Agroinformación.

Que exista un claro criterio, para ceñirse a él

En este sentido, Mauro Blanco, de INTER Asesoría argumenta que la normativa laboral no recoge qué sucede en caso de que este trabajo del campo se desarrolle de forma esporádica, y que sería necesario definir de manera clarificadora qué se entiende por habitual.

A su juicio, resulta muy difícil ceñirse a unas reglas, pues no están claramente definidas. No hay un criterio claro, viviendo en una inseguridad jurídica permanente, según aseguran. Fruto de ello, concluyen que todo queda en manos del Inspecto de turno, en función de sus propias evaluaciones y criterios.

Normas