¿Qué habilidades debe tener el líder digital?

No se trata solo de implantar la transformación digital, sino de consolidar su uso extensivo

¿Qué habilidades debe tener el líder digital?

Los líderes de las organizaciones se enfrentan, cada vez con mayor frecuencia, a nuevos desafíos consecuencia de la aceleración del ritmo del cambio por la aparición de tecnologías que transforman su posición competitiva, procesos, y relaciones con clientes. Esto ha precipitado la puesta en marcha de iniciativas de transformación digital, en la mayoría de los casos centradas en la elección de las tecnologías adecuadas, su implementación y su escalado a toda la organización. Lo cierto es que muchas de estas iniciativas fracasan porque no tienen en cuenta que la transformación digital es un proceso eminentemente humano, cuyo éxito depende fundamentalmente de las personas involucradas. No es solo escoger la tecnología adecuada, sino asegurar que las personas sepan cómo aprovecharla para añadir valor. No es solo implantarla y escalarla, sino consolidar su adopción y uso extensivo.

Para que estas iniciativas tengan éxito hace falta que sean lideradas por verdaderos líderes digitales, capaces de mirar más allá de las tecnologías de moda, y entender la transformación de su industria como una oportunidad y no una amenaza. Para ser un líder digital hacen falta seis habilidades clave que deben ser desarrolladas y perfeccionadas a lo largo y ancho de toda la organización.

La primera habilidad consiste en saber liderar desde el futuro. La mayoría de los líderes han sido entrenados con la idea de planear para el futuro a partir del presente, e ir haciendo previsiones graduales e incrementales. El problema es que hay mucho ruido y distracciones en el presente, y esto hace que sea complicado tener claridad. Es necesario que los líderes cuenten con herramientas que les permitan filtrar el ruido para ver el futuro con nitidez. Eso se traduce en ser capaces de detectar y entender tendencias, comprender su potencial impacto en el negocio, y sacar conclusiones que les ayuden a definir acciones concretas que pueden ejecutar hoy y les permitan estar preparados para el mañana.

Otra habilidad fundamental es saber utilizar el pensamiento lateral y la creatividad aplicada. Muchos líderes descartan nuevas ideas cuando chocan con su intuición o sus creencias sobre el funcionamiento del negocio, afianzadas después de años de experiencia. O quizá porque suenan demasiado rompedoras. El pensamiento lateral y la creatividad aplicada pueden usarse para replantear y reformular retos y problemas, explorando una gran cantidad de posibles soluciones a esas preguntas, siendo capaces de evitar el juicio prematuro para poder explorar ideas sin precipitarse en su descarte.

Las expectativas de los clientes son más altas que nunca, debido a que cada vez están más acostumbrados a recibir una experiencia excelente. Por ello, las empresas líderes son, con creciente frecuencia, aquellas obsesionadas con empatizar con el cliente. Para ofrecer una experiencia excelente, se necesita más que estudios de mercado y segmentación tradicional, y no podemos esperar que sea el cliente el que nos diga lo que necesita. Las organizaciones necesitan la mentalidad, habilidades y herramientas de metodologías como el design thinking, que van más allá de hablar y escuchar, y buscan un entendimiento profundo de quiénes son realmente nuestros clientes como personas, y qué necesitan para mejorar su vida.

El líder digital busca la diversidad, la colaboración y la inclusión. Existe un volumen creciente de estudios científicos que demuestran que un grupo diverso de personas es más productivo que un grupo homogéneo de expertos a la hora de enfrentarse a ciertas situaciones, como la búsqueda de soluciones originales a un problema nuevo y complejo. Se debe a que, entre otras cosas, el conocimiento requerido para resolver un problema complejo a veces se encuentra en un dominio alejado del dominio del problema en sí. Esto puede tener fuertes implicaciones sobre la manera en la que las empresas deberían organizar su capital humano a la hora de innovar, mejorar y reinventar su negocio.

Las herramientas tradicionales de ejecución de proyectos dictan que hay que planificar, tener paciencia y poder garantizar la obtención de resultados antes de comprometer recursos y tiempo. Lo cierto es que, cuando existe una alta incertidumbre, hay un mayor coste en planificar y esperar que en experimentar y aprender, por lo que el líder digital debe saber incrementar la velocidad de experimentación. Las personas y equipos deben realizar experimentos disciplinados e incrementar así su velocidad de aprendizaje gracias a la puesta en práctica de una serie de principios, procesos y herramientas que les permitan testear rápido y barato. Esto ayudará a los líderes a ser capaces de decir “no estoy seguro al cien por cien, pero sigamos adelante”, y evita caer en la trampa del miedo al fracaso.

Finalmente, debido a que la tecnología digital está presente en todo lo que hacemos y esto no hará más que aumentar en el futuro, el conocimiento digital se ha convertido en la nueva lengua franca que todos los líderes de una organización debe comprender. Ser un líder con conocimiento digital no significa convertirse en un experto programador o tecnólogo. Significa que debes entender las implicaciones de las tecnologías digitales en tu negocio actual y futuro, y así la tecnología se convertirá en la llave para añadir valor, alcanzar objetivos y reinventar el negocio.

Raúl López Pozuelo es senior consultant de BTS

Normas