Las energéticas buscan alianzas para dar servicio al coche eléctrico

La electrificación de la economía propicia acuerdos entre compañías

Electrolineras

“El sector está en plena transformación. Al final de la próxima década la industria será completamente diferente a como la conocemos hoy. La transición energética, el desarrollo de servicios de valor añadido, el mayor uso de tecnologías limpias y eficientes van a marcar la agenda de los próximos años, en donde la innovación y los nuevos modelos de negocio van a estar en el centro de las compañías”. El comentario es de Carlos Fernández Landa, socio responsable de energía en PwC, y resume en pocas palabras la revolución en la que está inmerso el sector energético.

Las compañías tradicionales ya no son lo que eran. Los cambios son evidentes y petroleras como Repsol comercializan en la actualidad gas y electricidad, además de petróleo. La necesidad de reconversión hacia nuevos modelos está impulsando alianzas entre empresas. Este mismo año se ha conocido la de Redexis y Cepsa, que crearán una red de repostaje de gas natural, y la de Endesa con Galp para ofrecer carga rápida de electricidad en las estaciones de servicio.

Las gasolineras se adecúan a los vehículos sostenibles

La mayoría de los acuerdos están relacionados con el sector de la automoción. No es de extrañar. Según datos del Parlamento Europeo, “el transporte es responsable de más del 30% de las emisiones de CO2 en la región, y un 72% del mismo se refiere al de carretera”.

El organismo determina que “los coches eléctricos son más limpios que los que funcionan con gasolina y que “a medida que la proporción de electricidad proveniente de fuentes renovables aumente en el futuro, los automóviles eléctricos serán menos dañinos para el medio ambiente”.

El Parlamento Europeo asegura que el transporte es responsable de más del 30% de  las emisiones de dióxido de carbono en la UE

Los eurodiputados aprobaron a principios de 2019 recortar las emisiones de CO2 de los coches nuevos un 37,5% y las de furgonetas un 31% para 2030.

De forma paralela, las grandes gasolineras españolas tendrán que disponer de puntos de recarga eléctrica, tal y como estableció el Gobierno a finales de 2018. Repsol y Enagás acordaron hace justo un año desarrollar una energía que fuera capaz de producir hidrógeno renovable. La fuente para la obtención de este gas es la energía solar, que según la propia Repsol reduce la huella de carbono en un 90% respecto a otros procesos de producción. Era la primera vez que la petrolera integraba un socio para impulsar una tecnología propia en su centro de innovación ubicado en Madrid. Para Enagás es un proyecto clave para el desarrollo de energía renovable no eléctrica.

Gasolineras como las de Galp con Endesa ofrecen puntos de carga eléctrica y de gas.
Gasolineras como las de Galp con Endesa ofrecen puntos de carga eléctrica y de gas.

Según un estudio de Gas for Climate –un grupo integrado por siete empresas europeas líderes en el transporte de gas, entre las que se encuentra Enagás, y dos asociaciones–, la utilización de gas renovable en las infraestructuras ya desarrolladas en Europa para sistemas de calefacción de edificios eficientes, en la producción de electricidad gestionable y como combustible en el transporte pesado, contribuiría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta niveles nulos para mediados de siglo. Además, supondrá un ahorro de 140.000 millones anuales a la región.

De forma paralela, están surgiendo otro tipo de alianzas, más asociadas al ámbito tecnológico. Repsol y Microsoft, por ejemplo, sellaron un acuerdo a finales de 2017 para apoyar a la compañía española en la transformación de su negocio.

El pasado mes, Naturgy e IBM acordaron desarrollar una estrategia de nube híbrida, que ayudará a la energética a adaptarse a la demanda del consumidor y a que este se beneficie de una “mayor transparencia y flexibilidad del consumo energético”, según describe Naturgy.

Protagonistas

Las energéticas buscan alianzas para dar servicio al coche eléctrico

Cepsa y Redexis. Crearán la mayor red de estaciones de repostaje de gas natural vehicular (GNV) en España. Redexis invertirá 80 millones para la construcción y mantenimiento de 80 gasolineras ubicadas en las estaciones de Cepsa, con depósitos de gas natural licuado y gas natural comprimido.

Endesa y Andamur. La energética instalará la infraestructura necesaria para la recarga de coches eléctricos en las seis estaciones de servicio que Andamur tiene en España. Este año está previsto que entren en funcionamiento en localidades de Ávila y Pamplona. Endesa también ha llegado a un acuerdo con Galp para disponer de cinco puntos de recarga; en Madrid se ha inaugurado el primero.

Iberdrola y Ballenoil. El operador de gasolineras low cost y la eléctrica darán servicio a coches eléctricos inicialmente en nueve provincias españolas a partir de este mismo año. La carga requerirá entre 20 y 30 minutos.

Sifu y Factorenergía. Hace un año sellaron una alianza para instalar puntos de carga para vehículos eléctricos en los garajes de las comunidades de vecinos, sin ningún coste para el usuario.

Enel, Engie y Fiat. La marca automovilística ha firmado sendos acuerdos con Enel y Engie para apoyar la producción y distribución de vehículos 100% eléctricos e híbridos.

Normas