Operaciones corporativas

La banca prepara un crédito de más 1.000 millones para la opa sobre Parques Reunidos

El mercado prevé que la CNMV dé el visto bueno a la operación este mes

Uno de las montañas rusas del Parque Warner de Madrid.
Uno de las montañas rusas del Parque Warner de Madrid.

Piolín acelera para zamparse el segundo mayor operador de parques de ocio de Europa. Primero, la CNMV debe autorizar la oferta lanzada por el triunvirato que forman los fondos de capital riesgo EQT y GBL y el brazo inversor de la familia March sobre Parques Reunidos. Estos inversores están agrupados en una sociedad bautizada con el nombre del icónico canario del universo Warner, que ofrece 14 euros por cada acción, ajustados a la baja hasta 13,753 euros, tras haber pagado un dividendo de 0,2477 euros el pasado 17 de julio. El objetivo es que el supervisor dé luz verde a la opa este mes, según fuentes conocedoras de la operación. Sus bancos, mientras, preparan un crédito de más de 1.000 millones.

Parques Reunidos abandonará la Bolsa española, después de su regreso a ella en abril de 2016. Ya había estado antes: entre 1999 y 2003, fecha en la que fue excluida después de que Advent la comprara por 240 millones. Tres años después pasó a manos de Arle, llamado entonces Candover, que abonó por ella unos 1.000 millones. El operador, que gestiona más de 60 instalaciones de ocio en todo el mundo, salió a Bolsa para refinanciar unos 500 millones de euros. El proceso se configuró como un dual track (en el que compiten la OPV y una venta privada). El reestreno ganó la partida y así levantó 525 millones de capital, al tiempo que negoció con los bancos una nueva estructura de pasivo.

PARQUES REUNIDOS 13,76 0,44%

Parques Reunidos saldrá sí o sí del mercado, puesto que sus nuevos dueños –EQT tendrá el 50%, GBL el 24% y Corporación Financiera Alba el 26%– así lo han decidido. Si pueden, ejecutarán la fórmula de venta forzosa (squeeze out), pero antes tienen que conseguir el sí de dueños de al menos el 90% de las acciones a las que se dirige la oferta. El truco está en que los compradores ya controlan casi el 53% del total, puesto que ya estaban presentes en el capital con el 44,2% y han adquirido un 8,85% adicional en los últimos días.

En caso de que no puedan emplear el squeeze out, cuentan con un informe de valoración de Deloitte, que certifica que el precio ofrecido es justo. En la OPV de hace tres años y cuatro meses, los títulos se vendieron a 15,5 euros. El procedimiento seguirá el empleado por Telepizza, cuyas acciones no volverán a cotizar. La exclusión se aprobará en junta y después los compradores mantendrán una orden de compra en Bolsa al menos un mes al precio de la opa.

Al tiempo, Morgan Stanley, JPMorgan, Santander, BNP Paribas e ING preparan un crédito en el entorno de los 1.200 millones para financiar parte de la adquisición, que sumará un máximo de 630 millones, y toda la deuda del grupo, que a cierre de marzo ascendía a unos 850 millones. En la salida a Bolsa la reestructuración se sustanció en un contrato de financiación por más de 500 millones. Las compras han elevado su nivel de deuda.

El plazo del nuevo préstamo, exclusivamente bancario, será de seis a siete años, según fuentes financieras. La ratio de endeudamiento subirá, como manda el manual de instrucciones de las operaciones de compras apalancadas, ahora en 4,4 veces el ebitda de 2018.

 

La cuarta opa del capital riesgo en la Bolsa española

Siete operaciones. La opa de EQT, Corporación Financiera Alba y GBL sobre Parques Reunidos es la enésima operación del capital riesgo sobre cotizadas españolas en este año. Desde enero, KKR se ha hecho con Telepizza, Investindutrial ha alcanzado más del 90% de Natra, y Bodegas Bilbainas está en poder de Carlyle, que se derivó de la compra de Codorníu por este fondo. Al margen del capital riesgo están la opa de Letterone (el fondo controlado por el magnate ruso Mijail Fridman), la de Mazuelo sobre Barón de Ley y la de Francisco Riberas sobre GAM, que se encuentra actualmente en el periodo de aceptación.

Normas