Anfac prevé que las plantas españolas dejen de fabricar 170.000 coches este año

Estima una caída de la producción del 6% en 2019 y un estancamiento de ventas en 2020

Mario Armero, vicepresidente de Anfac.
Mario Armero, vicepresidente de Anfac.

La asociación de fabricantes de coches, Anfac, ha informado este viernes de que estima una caída de la producción del 6% en las plantas españolas para este año. Ese porcentaje supone dejar de fabricar 169.174 vehículos respecto a 2018, un ejercicio en el que la actividad ya había caído un 1%. Aunque el dato es negativo, desde la asociación han matizado que “la industria nacional está soportando mejor” el mal momento del motor que otros países del entorno como Alemania, Reino Unido o Italia, donde la bajada ha sido de dos dígitos.

A su vez, la patronal ha mantenido su previsión de una reducción de las ventas en España del 3% para este año, a pesar de que actualmente el retroceso se sitúa en torno al 5,7%. Pero 2020 tampoco será mejor, Anfac ha estimado que las comercializaciones se estanquen el ejercicio que viene.

Mario Armero, vicepresidente de Anfac, ha alertado de que el retroceso en las ventas está provocando que el Estado deje de ingresar 350 millones de euros en impuestos. Según cálculos de la asociación, se han dejado de matricular este año más de 45.000 coches por la incertidumbre de los clientes que no saben qué vehículo comprar.

A pesar de estas cifras negativas, Armero ha destacado que la industria nacional ha recibido buenas noticias últimamente con 16 modelos electrificados ya anunciados para las plantas españolas y dos proyectos de ensamblajes de baterías. “Hay que seguir avanzando en flexibilidad, respetando los derechos de los trabajadores, en competitividad y en formación”, ha indicado el vicepresidente del lobby. Además, Armero ha señalado que sería positivo que se formara Gobierno cuanto antes para avanzar en medidas que necesita el sector como una nueva fiscalidad del vehículo “que pase de gravar la adquisición al uso” del automóvil.

A su vez, el vicepresidente de la patronal ha indicado que a los fabricantes “les gustaría” pasar a ser considerados como un sector electrointensivo (para recibir ayudas del Estado), aunque ha reconocido que consumen menos energía que otras industrias.

Planes de ayuda

Uno de los grandes problemas del sector, ha señalado el directivo, es el envejecimiento progresivo del parque automovilístico, que ya alcanza los 12 años y se estima que en 2022 supere los 13 años. “Los coches que van al desguace tienen una media de edad de 19 años”, ha asegurado Armero, quien ha vuelto a pedir un plan de achatarramiento nacional que incentive la adquisición de vehículos nuevos.

Sin embargo, Armero ha reclamado, que en el caso de que el Gobierno ponga en marcha un plan de ayuda, no exija el achatarramiento de un vehículo de combustión si lo que pretende el cliente es comprar un coche eléctrico. “En muchos casos son empresas que quieren adquirir un automóvil eléctrico y no tienen uno de combustión para achatarrar”, ha explicado Armero.

El directivo ha puesto como ejemplo el plan Moves, que tiene una dotación para la adquisición de vehículos eléctricos e instalación de puntos de recarga de 45 millones de euros, que según Armero “no está funcionando adecuadamente”. Uno de los problemas de este plan, ha indicado Anfac, es que al no salir a la vez en todas las comunidades autónomas impide una acción comercial conjunta de los concesionarios. Los fondos de este plan, según La Tribuna de Automoción, solo se han agotado en Navarra y Castilla y León.

Otra medida que ha vuelto a pedir la patronal es la supresión del IVA para vehículos eléctricos, como ya se hace actualmente en las islas Canarias, que tiene potestad para legislar en este asunto.

Contexto internacional

La asociación ha alertado, de nuevo, del Brexit, que ya le ha costado en ventas a la industria española unos 100.000 coches. En un escenario en el que el Reino Unido salga de la Unión Europea sin un acuerdo, los aranceles para las fábricas de coches españolas alcanzarían los 370 millones de euros, según cálculos de Anfac.

Armero también ha mostrado su preocupación por la posible imposición de aranceles por parte de EE UU a las fábricas nacionales, aunque resaltó la labor del Gobierno de Pedro Sánchez en la consecución de pactos como el que firmó la UE con Mercosur. “A la industria española le viene bien la apertura de mercados. Competimos bien. Por eso, estamos muy contentos por el acuerdo”, ha indicado el directivo. Anfac calcula que este tratado podría aumentar la exportación de vehículos a esa región hasta los 70.000 coches (actualmente se encuentra en 16.000 vehículos).

Las marcas invirtieron un 42% más en España en 2018

3.000 millones. Anfac ha presentado su informe anual 2018 en el que ha informado de que los fabricantes invirtieron en España un 42% más que en el 2017, superando así la media de los últimos cinco años que rondó los 2.000 millones. El sector, incluyendo a la industria de componentes, facturó en España 104.000 millones de euros, de los cuales 66.550 correspondieron a los fabricantes. La recaudación fiscal del sector alcanzó los 30.000 millones, un 6% más que el ejercicio precedente.

93.500 trabajos. La patronal ha indicado que el número de empleos superó en 2018 los niveles precrisis.

Noveno productor mundial. En el ránking de fabricantes, España se situó en noveno lugar en 2018 con un 2,9% de la cuota mundial. En primer lugar estuvo China, que acaparó el 29% del mercado, seguido de EE UU, Japón, India, Alemania, México, Corea del Sur y Brasil.

Normas