Dia tendrá la liquidez extra esta semana y aplaza la ampliación a septiembre

Las entidades y la empresa se dan hasta el día 19 para cerrar los últimos flecos

Logotipo de Dia en un supermercado de la cadena en Madrid.
Logotipo de Dia en un supermercado de la cadena en Madrid.

Dia cierra los últimos coletazos para contar con los hasta 770 millones de liquidez con los que espera dar la vuelta a la delicada situación en la que se encuentra inmersa. Su primer accionista, el fondo Letterone con el 69,8% del capital, y los 10 bancos acreedores esperan inyectar esta misma semana el dinero, toda vez que postergan hasta septiembre la prometida ampliación de capital de hasta 600 millones.

El periodo de gracia que los bancos le dieron a Letterone para inyectar el dinero para estabilizar Dia expiró ayer. No obstante, las partes han acordado dar de plazo hasta el viernes 19 para que la compañía cuente con la firma definitiva para disponer de esa liquidez extra.

Según comunicó ayer la compañía a la CNMV, empresa, accionista y acreedores han acordado extender el plazo para el cumplimiento de las condiciones suspensivas acordadas en la refinanciación. Fuentes financieras aseguran que se trata de un aplazamiento por formalismos relacionadas con el proceso de documentación y que su firma es inminente. Dia ha señalado que informará al mercado del cumplimiento o renuncia de las condiciones suspensivas, tan pronto como ello suceda.

La clave está en los 306 millones en bonos que expiran el lunes. La compañía necesita esta inyección de efectivo para atender el vencimiento de esa deuda. En caso contrario, cualquiera de sus bonistas podría acudir al juzgado y solicitar el concurso de acreedores.

Una situación que parece descartada tras el pacto alcanzado el pasado 25 de junio. Mijail Fridman, el magnate ruso dueño del fondo Letterone, acordó con los acreedores esa inyección de 770 millones, de la que el inversor ruso asegurará la mayor parte. En concreto, concederá un primer préstamo participativo por 490 millones, que convertirá en acciones con la ampliación. Y un segundo crédito, por 200 millones, que se ha comprometido a tratar de vender en el mercado.

La exposición de los bancos acreedores que quedan en el sindicato –Santander, BBVA, Société Générale, BNP Paribas, Barclays, Bank of Tokyo Mitsubihi, Bankia, CaixaBank, ING y Deutsche Bank– se reduce a un máximo de 80 millones de crédito a proveedores. Los hedge funds que compraron la deuda de Commerzbank y JP Morgan se mantienen al margen de la nueva financiación. Para cada uno de estos tramos Dia pagará un interés de entre el 5,5% y el 7%, frente al 10% que llegaron a reclamar estos fondos, los que más complicaron la refinanciación. Una vez que Dia cuente con esta liquidez de urgencia, echará a andar la segunda fase de su operación de salvamento: la ampliación de capital.

Ya en el anuncio de la opa, Letterone se comprometía a asegurar una ampliación por 500 millones, siempre y cuando triunfase la opa y alcanzase un acuerdo de refinanciación con la banca. En el acuerdo con estas entidades, el fondo acordó incrementar el importe de esta ampliación en 100 millones, hasta alcanzar los 600 millones. Este era el importe de la ampliación que impulsó la antigua cúpula de la compañía, con el apoyo de los bancos, y que rechazó la última junta de accionistas.

Una vez tenga los 770 millones debajo del brazo, los plazos para Dia de cara a la ampliación no aprietan. Por tanto, la dirección de la compañía baraja septiembre como la fecha idónea para llevar a cabo la operación. La compañía lleva meses trabajando en el folleto, que aún no ha remitido a la CNMV, quien debe dar primero su visto bueno. Después, los derechos en los que se desdoblarán las acciones cotizarán durante tres semanas, por lo que la ampliación no estará plenamente ejecutada en al menos un mes. Además, la presentación de resultados entre enero y junio, inicialmente prevista para el 31 de julio, se aplazará a agosto.

Según lo pactado, Fridman acudirá con los 490 millones que ya ha inyectado en forma de préstamo participativo. Los 110 millones restantes se reservan a otros accionistas o inversores que quieran entrar en la firma.

La acción, por debajo del precio de la opa

La acción de Dia cerró ayer en Bolsa a 0,52 euros. Un precio que se mantiene por debajo de los 0,67 euros por título que pagó Fridman en la opa. Todo ello pese a las alzas con las que los mercados recibieron la fumata blanca en las negociaciones entre la empresa y la banca. El 26 de junio, al día siguiente de conocerse el acuerdo, los títulos de Dia se dispararon un 7,67%.

Normas