Uber, Glovo y Deliveroo proponen al Gobierno una nueva normativa laboral

Piden una modificación de la figura de TRADE con mejoras en torno a la dependencia económica, la simplificación burocrática y las coberturas

Uber Glovo Deliveroo
Reuters

Adigital, la asociación tecnológica en la que están presentes las empresas de reparto a domicilio Glovo, Deliveroo, Uber Eat y Stuart, ha enviado hoy al Gobierno una propuesta de normativa en materia de trabajo para poner fin a la "actual situación de litigiosidad" que viven el sector, con múltiples sentencias judiciales contradictorias. José Luis Zimmerman, director general de Adigital, ha asegurado hoy en rueda de prensa que es “absolutamente” necesario acometer una reforma de la Ley 20/2007 que califique expresamente a los riders como trabajadores autónomos, y que corrobore que su encuadramiento en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es correcto basado en un alto grado de autonomía, no exclusividad y voluntariedad en la forma, manera y tiempo de prestación de sus servicios.

Así, Adigital propone modificar el capítulo III de la citada ley incluyendo elementos de la actual figura del TRADE (trabajadores autónomos económicamente dependientes) en España y del modelo regulatorio francés, que incluye medidas destinadas a facilitar los trámites necesarios para iniciar su actividad mediante un registro online y el acortamiento de plazos para el alta (unas dos semanas), la aplicación de retenciones fiscales en función del volumen del negocio o la aplicación de exenciones en materia de IVA. También quieren que se establezca un criterio homogéneo que determine cuándo este régimen encaja en el trabajo de plataformas digitales, que permita un uso adecuado del modelo por parte de las empresas y las dote, a la vez de seguridad jurídica.

En el documento, enviado al Ministerio de Economía y Competitividad y al Ministerio de Trabajo, Adigital basa su propuesta en dos pilares: el establecer un criterio sobre el régimen laboral aplicable y el establecimiento de mejoras en las condiciones de los trabajadores de plataforma.

En concreto, se propone que el régimen jurídico de la relación de las plataformas digitales con los repartidores tendrá naturaleza mercantil siempre que la plataforma sea una empresa que opere como prestador de servicios de la sociedad de la información y ofrezca sus servicios a particulares y otras empresas a través del canal digital, cuando la contratación de servicios y el pago de los mismos se realice solo a través de un soporte digital, cuando el repartidor disponga de autonomía, no exclusividad y aporte los instrumentos o herramientas fundamentales para el desempeño de su prestación (aunque la plataforma también pueda aportar materiales adicionales y accesorios para mejorar la misma) y cuando el contrato entre la empresa y el rider se formalice exclusivamente a través de un soporte digital.

Desde Adigital se insiste en que en la propuesta de regulación se entiende por autonomía que el repartidor podrá escoger libremente la forma, su horario y los días en los que quiere trabajar, sin penalizaciones.

En cuanto a la mejora de las condiciones, la patronal y las empresas afectadas proponen mejoras en la aplicación de la figura del TRADE en beneficio de los trabajadores que presten servicios en dicho régimen en tres aspectos: la dependencia económica, la simplificación burocrática y las coberturas.

Sobre el primer punto, la propuesta plantea una disminución del umbral de dependencia económica o el uso de un criterio de volumen de dedicación asociada a una plataforma para poder optar a este régimen. “Ello permitiría fomentar la diversificación de los TRADE, pudiendo trabajar con un mayor número de clientes y disfrutar de mejores condiciones con las plataformas con las que colaboren”, ha apuntado Zimmerman.

En cuanto a la simplificación burocrática, y en línea con el modelo de alta online existente en Francia, plantean que en el caso de las plataformas podrían gestionarse diversidad de trámites a través de estas, como el registro del contrato en el servicio público de empleo.

Por último, y en cuanto a las coberturas adicionales, la modificación del TRADE podría incorporar beneficios tales como la concreción de la indemnización a percibir por el profesional en el caso de una extinción unilateral del contrato por la plataforma, “siempre y cuando se establezca un tiempo mínimo de prestación de trabajo”, la provisión de seguros de accidentes y coberturas de responsabilidad, o el compromiso de que la interrupción de la actividad por parte del profesional no afectará a su capacidad para trabajar con las plataformas. Otras coberturas apuntadas son la formación y capacitación profesional a aquellas personas interesadas, ofrecer beneficios y descuentos relacionados con servicios y bienes ofrecidos por terceras empresas con las que tengan acuerdos de colaboración y la provisión de un kit de seguridad.

Zimmerman ha asegurado que desde Adigital defienden la incorporación de mejoras en el modelo que permitan a las plataformas de delivery ofrecer a sus repartidos una mayor protección social, sin que esa promoción de mejoras para los riders implique aumentar sustancialmente el riesgo jurídico para las empresas. En este sentido, Adigital y las plataformas han recordado que los repartidores vienen demandando desde hace tiempo servicios de asesoramiento, descuentos en proveedores o planes de formación “que a día de hoy representan una enorme complejidad en su incorporación, por las consecuencias jurídicas de la laborización que puede suponer en relación a la ajenidad y la dependencia”.

España, a la cabeza de empleo en plataformas

Según los datos ofrecidos hoy por Adigital, en España el mercado de plataformas ha crecido de forma acelerada, multiplicándose de forma exponencial tanto el número de usuarios que consumen a través de las mismas, como el número de comercios y de personas que deciden colaborar con ellas a nivel profesional. Así, el número de clientes se ha triplicado en apenas dos años, pasando de 1,3 millones a 3,2 millones entre 2016 y 2018. Ese año, la aportación total al PIB de las plataformas digitales fue de 643 millones de euros, el 0.1% del PIB español de 2017. Del mismo modo, estas empresas generaron 14.337 puestos de trabajo en la cadena de valor de la restauración y el comercio.

De cara a los próximos años, Adigital ha apuntado que se prevé que este impacto se multiplique por 3,5 para 2020. "Se estima un crecimiento de la facturación en comercio y restauración que permitirá elevar hasta 2.277 millones de euros la contribución global al PIB e incrementar el empleo total hasta más de 50.000 puestos de trabajo". Desde la asociación tecnológica resaltaron el último estudio de la profesora Ursula Huws y su equipo de la Universidad de Hertforshire (UK) que indica que España está a la cabeza de los países de la UE en cuanto a volumen de empleo en plataformas, con un 17% de las personas en edad de trabajar realizando actividades por medio de ellas al menos una vez por semana.

Normas