Visto bueno del mercado a la elección de Lagarde como sucesora de Draghi en el BCE

Los analistas creen que continuará con las políticas acomodaticias impulsadas por su predecesor

christine lagarde pulsa en la foto

Después de la sorpresa inicial del nombramiento de Christine Lagarde como sucesora de Mario Draghi en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE), el mercado ha respirado aliviado teniendo en cuenta que las quinielas daban como favorito a ocupar la presidencia al alemán Jens Weidmann. La designación del presidente del Bundesbank podría haber provocado un cambio significativo en la orientación del BCE, dado su perfil de 'halcón' especialmente crítico con las políticas de estímulos. Julius Baer explica que con la designación de Lagarde se eliminan “los temores de que un 'halcón' dirija la política monetaria europea a partir del otoño de 2019”.

El nombramiento de Lagarde, la primera mujer que ocupará la presidencia del BCE, y que también fue la primera mujer al frente del  FMI, cuenta con el beneplácito del mercado. Desde Monex Europe consideran que el nombramiento de un candidato francés, por segunda vez en la historia del BCE (el anterior fue Jean Claude Trichet), es visto además como "un contrapeso favorable del sesgo restrictivo que imponen Alemania y otros países del norte de Europa a las políticas macroeconómicas activistas".

Por su parte, desde el banco francés Société Générale, explican que los nombramientos de Christine Lagarde para presidir el BCE y de Ursula von der Leyen al frente de la CE son interpretados como "una reacción al auge de los populismos en los últimos años, una de las principales amenazas de Europa que seguirán pesando sobre el mercado en los próximos meses".

Y es que entre los bancos de inversión hay consenso a la hora de valorar cuáles serán los pasos que dará  la nueva presidenta del BCE cuando desembarque en la institución el próximo mes de noviembre. David F. Lafferty, Chief Market Strategist de Natixis Investment Managers, explica que Lagarde tendrá que “continuar con las políticas superacomodaticias” impulsadas por Draghi. Además, considera que “no importa mucho” que no sea economista y, de hecho, subraya que “su habilidad para moverse entre los políticos europeos probablemente es más valiosa que un doctorado en Económicas” en las circunstancias actuales, en las que “las herramientas monetarias han perdido mucha de su eficacia”.

En este sentindo, Société Générale matiza que, aunque su experiencia en política monetaria es muy reducida no es algo que preocupa pues "en los últimos años ha estado al frente del FMI, uno de los organismos que forman parte de la troika, la cual ha jugado un papel destacado en los rescates financieros".  

Por su parte, Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G Banca Privada, cree que Lagarde será percibida como dovish, especialmente después de sus declaraciones en el G20 celebrado el pasado fin de semana. "Es un perfil político más que técnico y ha argumentado con frecuencia que, los gobiernos que tengan la posibilidad de hacerlo, deberían utilizar su política fiscal para mitigar las desaceleraciones".

El experto añade que, aunque es pronto para sacar conclusiones, "parece que un nuevo programa de compra de bonos es más probable con Lagarde que con algunos de los otros candidatos de los que se hablaba. Si bien no es su papel, puede ser una buena candidata para intentar unificar voluntades y tener algo de impacto en políticas fiscales necesarias en la UE".

Alicia Levine, estratega jefe de BNY Mellon Investment, se deshace en elogios hacia Lagarde: “Es muy política, es muy sabia”. Por su parte, John Normand, de JPMorgan, cree que un político podría ser útil en la presidencia para ayudar con el “espíritu vendedor” de reactivar el estímulo. Pero también cree que el sucesor de Draghi se enfrentará a momentos difíciles y necesitará de "habilidades excepcionales", recoge la agencia Bloomberg.

A diferencia de Draghi, Lagarde estudió derecho e hizo su carrera como abogada de Baker & McKenzie antes de cambiar a la política. Su experiencia como abogada es compartida con el presidente de la Fed, Jerome Powell, lo que significa que los dos principales bancos centrales del mundo serán administradas por exabogados, recuerda Bloomberg.

Al trasladarse de Washington a Francfort, Lagarde tendrá la tarea de impulsar la política monetaria en una economía de 19 naciones que Draghi ya ha señalado que necesitará más ayuda, probablemente bajo la forma de tipos de interés más bajos y posiblemente con la reanudación de la flexibilización cuantitativa.

Próximo recorte de tipos

Los mercados financieros ya están valorando un recorte de tipos en septiembre, en línea con las predicciones de Bloomberg. Los expertos de Goldman Sachs destacan que su "amplia experiencia con la crisis de la zona euro, en primer lugar como Ministra de Finanzas en Francia, y después  en el FMI, sugiere que probablemente sería eficaz para construir apoyo a futuras intervenciones en caso de crisis".

Además, desde Allianz Global Investors, creen que el hecho de que no tenga una "formación formal en economía y que no haya trabajado nunca en un banco central"  hará más relevante el  papel de los expertos en el Consejo de Gobierno del BCE en un futuro, sobre todo "el papel del nuevo economista jefe del BCE, Philip Lane". 

En cuanto a los importantes retos a lo que se tendrá que enfrentar la nueva presidente de la autoridad monetaria europea, Monex Europe, destaca el de "lidiar con bajas expectativas de inflación históricas en la Eurozona, cuando el desempleo se encuentra cerca del nivel potencial de la economía y la política monetaria tiene mucho menor espacio de actuación en comparación a los años de crisis de deuda soberana en la Eurozona".

Normas