El exjefe de seguridad de BBVA, el exconsejero delegado (Ángel Cano) y otros siete directivos, imputados por el espionaje de Villarejo

El magistrado de la Audiencia Nacional les ha citado a declarar a petición de la Fiscalía

Caso Villarejo BBVA
Sede de BBVA en Madrid

El juez de la Audiencia Nacional, e instructor del caso Villarejo, Manuel García Castellón, sorprendió ayer tanto a BBVA como a la sociedad financiera al imputar a una serie de directivos y exdirectivos del banco, entre los que se encuentra el ex consejero delegado Ángel Cano y el exjefe de seguridad de la entidad y ex comisario general de Policía Judicial, Julio Corrochano, en la pieza en la que se investiga el espionaje que el banco supuestamente encargó el excomisario José Villarejo.

El magistrado les ha citado entre mañana jueves y el viernes 5 de julio a declarar a petición de la Fiscalía Anticorrupción junto a otros siete investigados, casi todos responsables de BBVA cuando Francisco González era presidente de la entidad.

El juez les imputa a los nueve en esta pieza del caso Villarejo por los delitos de cohecho activo y descubrimiento y revelación de secretos.

Iniciarán la ronda de declaraciones cinco de los investigados, entre ellos Ángel Cano, número dos del banco desde 2009 hasta su cese en 2015.

También están citados este jueves Ignacio Pérez Caballero Martínez, actual director de Red de banca comercial de BBVA y exresponsable de riesgos mayoristas; Javier Malagón Navas, ex director general de fianzas, y ahora perfomance management & control & head of data en finanzas, así como Antonio Béjar González, presidente de Distrito Castellana Norte (San José y BBVA), y Ricardo Gómez Barredo, exdirector de contabilidad de la entidad.

El viernes han sido citados Corrochano, Inés Díaz Ochagavia, que le sustituyó como jefe de seguridad, así como Nazario Campo Campuzano, jefe de equipo de seguridad de BBVA; además del socio de Villarejo, el abogado Rafael Redondo.

Ante la imputación de cinco actuales directivos de BBVA por este caso de las presuntas escuchas ilegales que la entidad encargó al excomisario José Villarejo el banco asegura que no va a prejuzgar a sus empleados imputados, y actuará, en su caso, “siempre en base a hechos contrastados y con la información suficiente”.

El banco, de esta forma, responden a la pregunta de si va a tomar alguna medida con los actuales directivos citados por el juez para que declaren a finales de la presente semana a petición de la Fiscalía Anticorrupción.

En esta pieza, que permanece bajo secreto, García Castellón investiga la relación de BBVA con Cenyt, la empresa de Villarejo, que comenzó a operar al parecer en 2004, cuando Sacyr pretendía tomar el control de la entidad, ya con la presidencia única de González. Según la investigación el banco contrató los servicios de Cenyt por 5 millones de euros.

El nombre de Corrochano aparece en contratos suscritos con Cenyt, y en intervenciones telefónicas consta una conversación suya en la que asegura que el “presi” le llamaba cada 10 o 15 días, en alusión a Francisco González, lo que supondría que estaba al corriente de esta operación de espionaje.

En junio de 2018 González inicia una investigación interna con directivos del banco ante las primeras informaciones que sales en prensa sobre estas escuchas ilegales. Pero es el 9 de enero de este año cuando BBVA, ya presidido por Carlos Torres, cuando abre una investigación interna conocida como forensic para conocer si se realizaron prácticas ilegales. Las pesquisas, llevadas a cabo por PwC, junto con abogados de los despachos de Uría y Menéndez, y de Garrigues aún continúan. En ellas trabajan casi un centenar de personas.

Los investigadores calculan que llegaron a ser intervenidas más de 15.000 llamadas de miembros del Gobierno, empresarios, instituciones y periodistas.

Estas investigaciones derivaron en la dimisión de Francisco González como presidente de honor de la entidad el pasado 14 de marzo, tras haber dejado en diciembre de presidir la entidad.

Antes, el pasado 1 de febrero, Torres promete una investigación rigurosa y asegura que cree que González no sabía nada del presunto espionaje de Villarejo.

Otras claves

Otras declaraciones. El próximo 10 de julio García-Castellón se desplazará junto a dos fiscales Anticorrupción a la cárcel de Estremera (Madrid), donde está recluido Villarejo, para interrogar al policía por sus trabajos para el banco. La toma de declaración al excomisario se enmarca en la pieza Pit, referida al encargo que le hizo el navieron Ángel Pérez Maura al excomisario para evitar su extradición de Guatemala.

Asalto a BBVA. Entre las labores que realizó el excomisario presuntamente para BBVA estuvo el supuesto espionaje de las comunicaciones de los protagonistas del episodio de asalto al banco: el presidente de Sacyr, Luis del Rivero; su consejero, Juan Abelló; y el jefe de la Oficina Económica de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián, así como de un gran número de empresas y periodistas. Al final, la operación por parte de la constructora para comprar BBVA no se produjo. El Banco de España, entonces dirigido por Jaime Caruana, impidió la operación que, según el supervisor, podía haber puesto en peligro a la entidad financiera.

Normas