Tribuna

El mensaje de la Fed en ocho claves: “El recorte de tipos llegará, pero no será suficiente para evitar la recesión”

El mensaje clave es que la Reserva Federal no quiere dar ninguna señal de lo que va a hacer

La Reserva Federal finalmente ha anunciado que mantiene los tipos de interés en el rango actual entre el 2,25% y el 2,5%. Si bien la autoridad monetaria no se ha comprometido a una rebaja en su próxima reunión de julio, tampoco ha cerrado la puerta. El comité de política monetaria de la Reserva Federal subraya que continúa viendo una “expansión sostenida de la actividad económica, fuertes condiciones en el mercado laboral y una inflación próxima al objetivo del 2%”, como resultado más probable en los próximos 12 meses, si bien ha recalcado que “las incertidumbres respecto a este resultado se han incrementado” y ha recordado que su mandato es impulsar “al máximo” el empleo y la estabilidad de precios.

En nuestra opinión, analizando el comunicado oficial de la Fed, no hay ninguna razón para bajar rápidamente los tipos de interés. Los datos de actividad son todavía robustos y la inflación se mantiene moderada. En consecuencia, mientras no hay un giro súbito de la tendencia actual, no hay necesidad para el banco central de apresurarse a la hora de ajustar su política monetaria.

En conclusión, dada la fortaleza de la situación económica, creemos que la Fed no quiere dar ninguna señal de lo que va a hacer. Esa es en esencia, la clave del mensaje de la Reserva Federal: el deseo de no atarse las manos con compromisos que podrían no estar en línea con circunstancias cambiantes.

Desde nuestro punto de vista, el mensaje de la Fed se puede sintetizar en ocho puntos clave:

1) Los datos macro permanecen robustos y la inflación esperada es baja.

2) Los riesgos en las expectativas económicas son al alza, en positivo.

3) La Fed ajustará sus tipos de interés si es necesario, pero no hay nada en la agenda hasta el momento.

4) Los gráficos de expectativas de política monetaria no dan información suficiente, ya que, por el momento, anticipan una caída en 2020 y una subida en 2021, para regresar así al nivel actual.

5) El comentario introductorio de Jerome Powell (presidente de la Fed) indica un sesgo hacia la baja en el futuro en los tipos de interés de la Fed.

6) Esta es la percepción generalizada del mercado y ha provocado que los tipos de interés a largo plazo caigan, a pesar de que no se haya dicho nada específico. Los bonos a 10 años están ahora por debajo del 2% y el bono a 30 años, por debajo de los tipos de interés de la Fed por primera vez en el actual ciclo.

7) En el pasado, cuando los diferentes tipos de interés de la curva de tipos se sitúan por debajo de la tasa oficial de la Fed, esto constituía una señal de recesión. El recorte en los tipos de interés de la Fed llegará, pero no será suficiente para evitar la recesión.

8) La explicación es que unos tipos de interés a largo plazo bajos reflejan también unas bajas expectativas para el futuro. Esta tendencia no se puede revertir espontáneamente; los fenómenos económicos son persistentes.

Philippe Waetcher, economista jefe de Ostrum Asset Management (gestora afiliada de Natixis IM)

Normas
Entra en El País para participar