Banco Central Europeo

Lo nunca visto: el bono cae del 0,4% después de que se hable de un recorte de los tipos

El presidente del BCE señala que si el entorno no mejora serán necesarios más estímulos

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE

muy distintos. Las declaraciones de Mario Draghi hace dos años en el foro de Sintra causaron un auténtico revuelo. El banquero italiano afirmó hace 24 meses que los datos macroeconómicos apoyaban un endurecimiento progresivo de la política monetaria de la zona euro. Ahora, el escenario es bien distinto. En un momento en el que aumentan los temores de recesión y con la inflación lejos del objetivo del 2%, Draghi apuesta por mantener las políticas monetarias ultralaxas.

El presidente del BCE se mostró mucho más explícito que en la reunión del pasado 6 de junio y dejó la puerta abierta a reactivar los estímulos. Entre las medidas a aplicar, que se discutirán en las próximas reuniones, Draghi apuntó a una nueva rebaja de los tipos o a la reactivación del programa de compra de deuda. Estas afirmaciones se situarían en línea con los comentarios de los funcionarios del BCE que como señalan desde Nomura se muestran cada vez más prudentes. El banco de inversión recoge en un informe que los funcionarios sugieren que la entidad está lista para comunicar de forma más clara al mercado la posibilidad de tasas “más bajas” que las actuales. La probabilidad de que el BCE meta la tijera y recorte el precio del dinero se disparan al 74% en septiembre.

Como ya ocurrió en 2017, las palabras de Mario Draghi retumbaron en los mercados. Esta vez en lugar de acelerar la venta de bonos, los inversores optaron por incrementaron sus tenencias, movimiento que se tradujo en un nueva rebaja de las rentabilidades de la deuda en la zona euro. Tres sesiones después de que los rendimientos de la deuda española con vencimiento en 2029 cayera del 0,5% volvió a marcar un nuevo hito al perforar la barrera del 0,4%. El bono alemán a diez años bajó al -0,32%, arrastrando a la prima de riesgo española a los 71 puntos básicos. Esta corriente tuvo su réplica en el resto de bonos de la eurozona. El portugués y el francés revalidaron sus mínimos al caer al 0,53% y 0,009% (a lo largo de la sesión llegó a estar en negativo), respectivamente, mientras el italiano está en niveles de mayo de 2018 (2,11%).

“En ausencia de mejoras, de manera tal que el retorno sostenido de la inflación a nuestro objetivo se vea amenazado, se requerirá de un estímulo adicional”, apostilló el responsable del BCE. “La política monetaria sigue comprometida con su objetivo y no se resigna a una inflación demasiado baja”, afirmó.

El giro dado por Draghi sigue las directrices del resto de bancos centrales. Hace apenas dos semanas Jerome Powell, presidente de la Fed, se mostró dispuesto a recortar las tasas. El banco central de EE UU así como el de Japón y el de Inglaterra se reúnen esta semana para redefinir sus estrategias en un contexto marcado por el freno de la economía y los conflictos geopolíticos.

Las declaraciones realizadas hoy coincidieron con la publicación de la inflación de la zona euro en mayo. El mes pasado, el IPC se situó en el 1,2%, muy lejos de la meta del 2%. Esta debilidad sirve de sustento a Draghi para proceder a adoptar las medidas que sean necesarias.

El banquero italiano aprovechó el que es su último foro en la localidad portuguesa –en octubre expira su mandato– para hacer un repaso a las medidas de política monetaria adoptadas en los últimos 10 años. Draghi afirmó que el BCE ha demostrado en esos años que cuenta con herramientas para hacer frente a las crisis y que las aplicadas hasta la fecha “han demostrado ser efectivas”. Como viene siendo habitual en sus intervenciones, el responsable de la política monetaria de la zona euro señaló recordó que la institución es y seguirá siendo “paciente, prudente y persistente”.

Las dificultades de Alemania

El BCE debatirá la situación de Alemania, la principal potencia económica europea, que rebajó sus previsiones de crecimiento y se espera que crezca un 0,6% este año. El sector manufacturero muestra números negativos y los empresarios sostienen que se trata del peor momento en cuatro años, según la agencia Bloomberg.

Buena reacción del mercado

El mercado reacciona de manera positiva a las palabras de Mario Draghi. El índice europeo Stoxx 600 sube hasta el 0,6% tras una plana apertura. Las bolsas de Alemania, Italia y Francia se anotan subidas. El selectivo español, por su parte, también muestra números verdes.

Normas