Los accionistas de Mediaset España, ante una fusión poco atractiva

Quedan en desventaja en la ecuación de canje de la integración propuesta por la matriz. La operación daría lugar a un grupo líder pero más endeudado y con menor retribución

Los accionistas de Mediaset España, ante una fusión poco atractiva pulsa en la foto

Los accionistas de Mediaset España están ante el dilema de qué hacer con sus acciones. Su matriz italiana ha anunciado un proyecto de fusión entre ambas compañías con el que buscar una posición de liderazgo europeo, capaz de hacer frente a la dura competencia de las plataformas de televisión a la carta como Netflix o HBO hacia las que los espectadores están dirigiendo sus preferencias.

Presentada como fusión, la operación es sin embargo una absorción de Mediaset España por parte del grupo italiano, en la que la ecuación de canje deja en desventaja a los accionistas españoles. Así, el canje propuesto es de 2,33 acciones de Mediaset, la matriz, por cada una de Mediaset España, lo que supone valorar esta última en 6,28 euros por acción.

El precio es inferior a los 6,9 euros a los que cerró el valor el pasado viernes 7 de junio, cuando despuntó el 8,68% ante las informaciones que apuntaban a la operación y antes de que la CNMV suspendiera el valor. La valoración propuesta en el canje es también inferior a los 6,36 euros en que cerró el día previo y se aleja más aún de los 6,78 euros en que Mediaset España cerró el viernes.

Para los accionistas que tengan claro que no desean acudir a la ecuación de canje propuesta en la fusión, la alternativa no es mucho más atractiva. Mediaset ha condicionado el éxito de la operación a su aprobación en la respectivas juntas de accionistas –que se celebrarán el 6 de septiembre– y a que los inversores de ambas compañías que decidan ejercer sus derechos de oposición y no acudir al canje no impliquen un gasto superior a los 180 millones de euros, la cuantía que habría que pagarles por sus títulos.

Política de dividendos

Mediaset tiene previsto distribuir a sus accionistas dividendos por un importe de 100 millones de euros así como una recompra de acciones de 280 millones, a lo que habría que restarle lo que se pague a aquellos que se opongan a la operación, por un máximo de 180 millones. A largo plazo, el pay out previsto es del 50%.

Renta 4 advierte que Mediaset España perdería su atractivo actual de rentabilidad por dividendo, que ronda el 15% para este año, y caería al entorno del 4,5%.

Así, la compañía deberá abonarles 6,544 euros en metálico por sus acciones de acuerdo con la normativa legal, considerando el precio medio de los tres últimos meses de cotización y ese tope de 180 millones de euros, que también incluye a los titulares de acciones de la parte italiana. Ese precio de 6,544 euros resulta también inferior a la cotización actual de la compañía.

“Recomendamos no aceptar la integración en caso de ser accionista de Mediaset España con el fin de que se replanteen las condiciones (actualmente altamente favorables a los intereses de Fininvest/Mediaset)”, señala GVC Gaesco en un informe, que recuerda que en el caso de que el rechazo supere los 180 millones de euros previstos se frustrará la integración.

Para Renta 4, “teniendo en cuenta que el acuerdo es más favorable para los accionistas de Mediaset que para los de Mediaset España, son estos últimos los que podrían oponerse con mayor probabilidad. En caso de que al menos el 8% de los accionistas de Mediaset España lo hicieran, la fusión no se llevaría a término, por lo que existe una posibilidad real de que finalmente no se realice”. Según la capitalización de mercado actual, el pago por 180 millones de euros equivale a alrededor del 8,2% del capital.

En Barclays no son tan pesimistas sobre el éxito de la operación. Reconocen que accionistas con más del 8% del capital tienen la capacidad teórica de bloquear la fusión pero también apunta que solo hay un 17,3% de minoritarios y que el tiempo puede correr a favor de Mediaset si el precio de mercado se deteriora, puesto que los 6,54 euros no se pagarían hasta finales de año. Otro elemento de incertidumbre es el papel que tendrá Vivendi, segundo accionista del grupo resultante de la fusión con el 23% del capital, al que la familia Berlusconi, principal inversor con el 35%, no ha consultado la operación.

Sabadell también se muestra crítico con la operación. Señala que “la ecuación de canje no parece suficientemente atractiva” y que si bien los accionistas participarían en una compañía de mayor tamaño y con acceso a sinergias relevantes, “se reduciría significativamente la retribución actual y la solidez financiera de la empresa”, que pasa de tener una caja neta de 193 millones de euros en el primer trimestre de este año a una deuda financiera neta de 791 millones de euros, equivalente a 2,27 veces el ebitda de 2018.

“No creemos que el potencial sea lo suficientemente atractivo y además existe riesgo de que la operación no salga adelante, aparte de que implica participar de una compañía menos rentable y con menor retribución”, añade Sabadell. Y siempre queda la opción de vender en mercado, a un precio superior al del canje que propone la fusión y al que pagará a final de año Mediaset si se rechaza acudir a la operación.

Sinergias conservadoras

Mediaset prevé obtener sinergias de entre 100 y 110 millones de euros entre 2020 y 2023 de la fusión con su filial española, un objetivo que el grupo ha marcado como un mínimo. “Estas son circunstancias diferentes pero ya hemos fusionado dos cadenas, Telecinco y Cuatro y logramos sinergias de 225 millones de euros frente a los 125 millones que prometimos inicialmente”, aseguró a los analistas Massimo Musolino, director de operaciones de Mediaset España.
Política de dividendos
Mediaset tiene previsto distribuir a sus accionistas dividendos por un importe de 100 millones de euros así como una recompra de acciones de 280 millones, a lo que habría que restarle lo que se pague a aquellos que se opongan a la operación, por un máximo de 180 millones. A largo plazo, el pay out previsto es del 50%.

Renta 4 advierte que Mediaset España perdería su atractivo actual de rentabilidad por dividendo, que ronda el 15% para este año, y caería al entorno del 4,5%.

Normas