Autónomos: ¿de qué hablamos cuando hablamos de deducir?

Definición de deducción fiscal y ventajas reales que puede aportar al bolsillo de un profesional por cuenta propia.

deducciones fiscales autónomos

Los profesionales autónomos tienen que asimilar múltiples conceptos fiscales y contables durante el desarrollo de su actividad. Al principio, es muy frecuente que les surjan un mar de dudas antes de dar el paso de afiliarse en el RETA. Y más que surgirán cuando la actividad esté ya en marcha. Bien es cierto que la mayoría de profesionales cuenta con el apoyo de asesores o software de facturación. Pero, en cualquier caso, es importante entender bien de qué hablamos cuando hablamos de deducir.

Qué son las deducciones fiscales

Es un factor fundamental a la hora de exprimir la rentabilidad de un negocio. Las deducciones fiscales no dejan de ser, simplificadamente hablando, una reducción de los impuestos que acabarán en las arcas de la Agencia Tributaria. Una serie de incentivos, para determinados tipos de inversión. Medidas políticas y económicas que el autónomo puede y debe aprovechar para hacer más rentable su actividad. Ingeniera fiscal para pequeños empresas, dentro de los límites que marca la Ley.

Por norma general, las deducciones fiscales tienen que ver con los gastos derivados de la actividad profesional o económica del trabajador autónomo, y se dividen en dos grandes bloques: deducciones de IVA y deducciones de IRPF.

En el primer caso, la reducción de impuestos se produce sobre compras e inversiones que realiza, cuyos impuestos indirectos son ajustados, con saldo a favor o en contra del autónomo, cada mes o trimestre, dependiendo del tipo de tributación a la que se someta el profesional. Si vendo una serie de servicios a empresas, iré emitiendo facturas. Y acumulando un IVA que tendré que ingresar a Hacienda. Sin embargo, si compro unos ordenadores para realizar esta actividad, la factura que recibiré también tendrá un IVA. Cantidad que podré restar al ingreso total que me toque hacer en mi periodo de liquidación. Es decir, pagaré menos dinero, y contaré con más liquidez. Esto es deducir.

El IRPF y gastos profesionales

En cuanto a la deducción fiscal en el IRPF, los expertos de servalnervion.com, quienes han analizado en su web el concepto de deducción fiscal para autónomos, explican que se refleja en la declaración anual de la renta del profesional, y que pueden aplicarse en gastos de suministro de luz, agua, gas, teléfono o Internet, entre otros.

En cualquier caso, siempre deben ser gastos relacionados con su actividad económica, ir acompañado de una factura y estar registrado en el libro de contabilidad. Y en el caso de los freelance que trabajan desde casa las deducciones pueden ser aún mayores en lo que a suministros se refiere, tal y como explicábamos recientemente en este artículo.

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, las deducciones fiscales no tienen nada que ver con las exenciones fiscales, que son impuestos que no tenemos que pagar de manera obligatoria por pertenencia a un determinado colectivo, por nivel de renta o por cualquier otra medida política.

Normas