La realidad virtual: hacia la revolución automotriz

Los ingenieros se valen ya de simulaciones ópticas para crear prototipos en un entorno de y optimizarlos más rápido y más barato

Varios operarios de la factoría automovilística Seat trabajan en la cadena de montaje.
Varios operarios de la factoría automovilística Seat trabajan en la cadena de montaje. EFE

Pocos lo saben, pero la realidad virtual (RV) está teniendo un profundo impacto en los negocios. Tomemos como ejemplo la industria del automóvil. Cuesta mucho crear prototipos físicos tan complejos como un automóvil sin fallos y a la primera. Como alternativa a este proceso, los ingenieros pueden crear prototipos en un entorno de realidad virtual donde pueden probarlos y optimizarlos más rápido, y con un presupuesto más ajustado.

Además, las pruebas realizadas a los automóviles en un entorno digital siempre son más seguras y más rápidas. Cuando un prototipo falla catastróficamente en la simulación, nadie sale herido. Sin embargo, si esto sucede en el mundo real, las personas involucradas pueden salir heridas y convertirse en noticia de primera plana.

Los prototipos físicos también se han vuelto menos frecuentes gracias a que las organizaciones reguladoras están aceptando pruebas virtuales que aseguran que los productos cumplan con los estándares. Con la simulación un diseño podría, en teoría, cumplir con los estándares de la industria incluso antes de que llegar a una línea de montaje.

Los faros delanteros son un buen ejemplo de un componente de automóvil que podría demostrarse que cumple con los estándares de la industria usando sólo la realidad virtual.

El Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) mide el alcance de los faros de un vehículo mientras este se desplaza por una línea recta y una curva. Y a continuación compara estos resultados con un sistema de faros perfecto.

La realidad virtual y las simulaciones ópticas se pueden utilizar para determinar el rendimiento de un prototipo en el mundo real. Las simulaciones ópticas ayudan a los ingenieros a diseñar y calcular en qué medida sus diseños de los faros iluminarían la carretera. Además, pueden utilizar el software de realidad virtual para mostrar estos resultados en una maqueta digital del automóvil.

Los ingenieros también pueden usar estos datos para optimizar sus sistemas de faros, mientras que el IIHS puede usar estos datos para garantizar que el producto cumpla con los estándares de la industria.

Las pantallas Head-up (HUD), la colocación de espejos e incluso los sistemas de sensores de los coches autónomos también podrían optimizarse a través de técnicas similares. De hecho, nuestro software de diseño óptico permite detectar si un conductor es capaz de ver un aviso luminoso con el sol delante.

La realidad virtual y las simulaciones ópticas se han convertido en tecnologías fundamentales para muchas industrias. Por ejemplo, para los fabricantes de muebles, ropa o joyas que ya pueden ver el renderizado de su producto teniendo en cuenta la luz de todos sus establecimientos.

 

Normas