Distribución

Los fondos rebeldes inician la huida en Telepizza tras la toma de control por KKR

En las últimas tres sesiones se han movido cerca de siete millones de acciones. Bestinver ya ha salido y lo harán otros fondos

Los fondos rebeldes inician la huida en Telepizza tras la toma de control por KKR

La guerra en el accionariado de Telepizza toca a su fin. Pese a que un grupo de fondos rebeldes estuvo a punto de condenar al fracaso la opa que lanzó KKR, estos mismos fondos comienzan a firmar la paz con el capital riesgo. Así le dejan el camino expedito con el capital riesgo. En las últimas tres sesiones se han movido cerca de siete millones de títulos de Telepizza, un 7% del capital y un 16% de las acciones que no están en manos de KKR, que cerró la opa con un 56,3% de la compañía. El miércoles y el jueves se movieron más de tres millones de títulos cada día, frente a la media del último año, en los 320.000. El volumen cayó el viernes a una cifra similar a la media.

A expensas de que los vendedores comuniquen los últimos movimientos a la CNMV, para lo que cuentan con cinco días, Bestinver se ha desprendido del 2,9% que retenía, por el que se ha embolsado 17,3 millones y ha logrado plusvalías del 20%.

La gestora pilotada por Beltrán de la Lastra lideró el ataque contra la oferta de KKR, que con el 26% de la compañía y compromisos de venta por el 13% lanzó una opa a 6 euros por acción. Junto a Perpetual y Highclere, remitieron una carta a KKR en la que le reclamaban una mejora en el precio ofrecido, hasta los 7 euros. Estos fondos rebeldes fueron sumando apoyos hasta controlar más de un 40% y poner en jaque la operación. Tanto fue así que KKR se vio forzado a rebajar el umbral mínimo de aceptación del 90% hasta el 75% y después renunciar a esta condición.

El desembarco de conocidos cazaopas del mercado estuvo a punto de dar la puntilla al proceso. En concreto, la toma del 16% por el inversor francés Emmanuel Boussard y la del 11,62% por Polygon. Finalmente, esto no fue óbice para que KKR se garantizase el control al quedarse con el 56% tras la opa.

KKR mantiene así el guion. Ha contratado a Ahorro Corporación para lanzar una orden sostenida de compra al mercado, que debe mantener por al menos un mes. Ha convocado también una junta de accionistas para el próximo 17 de junio, en la que prevé hacer valer su participación de control para aprobar la exclusión de Bolsa de la compañía y el reparto de un dividendo extraordinario.

Por el momento, y además de KKR, concurrirán a la junta Boussard y Polygon, además de Perpetual e IG Markets. Entre todos los fondos, una vez descontada la participación de Bestinver, retienen más de un 41%. No obstante, fuentes del mercado no descartan que estos inversores vendan a KKR sus títulos antes del cónclave e incluso que se hayan desprendido de ellos ya. Algunos de ellos –como Melqart o las participaciones que declaraban Credit Suisse o Citi en representación de inversores desconocidos– ya vendieron sus acciones durante la opa.

Para aquellos inversores que se mantengan en sus trece y decidan no vender sus acciones aún después de que la junta apruebe la exclusión de Bolsa todavía les queda un as bajo la manga. Podrán negociar con KKR acuerdos bilaterales de venta. Eso sí, el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, ya ha avisado de que vigilará que esas ventas no se realicen por encima de los 6 euros de la opa, al menos durante el año siguiente.

La opción alternativa

La opción alternativa a vender ahora o a llegar a acuerdos una vez concluidos los seis meses desde el final de la opa es ser el compañero de viaje de KKR. De entrada, los accionistas recibirán unos 1,44 euros por acción. Después, la liquidez no está asegurada. Los fondos de capital riesgo son agresivos en sus inversiones, pero también son exigentes en la rentabilidad. El inversor debe decidir si confía en las habilidades del gigante estadounidense y vende con él una vez pasado el lustro, si todo va bien, que se ha marcado como fecha límite para salir.

Normas