Trump exige a México detener la inmigración con la amenaza de aranceles a todos sus productos

El líder de EE UU anuncia tarifas del 5% contra el país vecino, que podrían subir hasta el 25% si no endurece el paso fronterizo

Exposición a México del Ibex pulsa en la foto

Dos años y medio después de su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump sigue sin haber conseguido levantar un muro físico en la frontera con México pero amenaza con elevar un muro comercial. En un nuevo giro imprevisible, este viernes de madrugada el presidente de Estados Unidos anunció que impondrá aranceles a todos los productos importados desde México –del 5% a partir del 10 de junio y pudiendo escalar hasta el 25% en octubre– en represalia por la elevada inmigración irregular que cada día cruza a suelo estadounidense.

Como ya hizo con China –con quien mantiene abierta una dura guerra comercial que se ahondará este sábado con la entrada en vigor de aranceles por valor de 60.000 millones de dólares–, Trump acusó a México de haberse “aprovechado” de EE UU e instó al país vecino a tomar medidas drásticas para “parar” la inmigración irregular. En los últimos meses, los flujos de llegada han registrado cifras no vistas en una década, fruto de la crisis que atraviesan varios países centroamericanos, lo que llevó al presidente de EE UU a declarar la emergencia nacional en febrero.

Mientras Trump soltaba exabruptos en Twitter equiparando a los migrantes con delincuentes y traficantes de droga, México anunció que no caerá “en provocaciones” y se mostró confiado de que EE UU dé marcha atrás. Para ello, mandó este viernes un equipo negociador a Washington para tratar de resolver el conflicto. El Ibex 35 no fue ajeno a esta nueva escalada comercial y estuvo a punto de perder los 9.000 puntos al caer un 1,68%. CIE Automotive o BBVA se dejaron más de un 4% por su fuerte exposición al mercado mexicano.

“México se ha aprovechado de Estados Unidos durante décadas” y ha hecho una “fortuna” a su costa, criticó el mandatario en Twitter, horas después de amenazar con la imposición de nuevos aranceles y de instar al país a “parar” la inmigración irregular. “Pueden arreglar fácilmente este problema. ¡Es hora de que por fin hagan lo que es debido!”, añadió Trump, tras culpar a los demócratas de tener unas leyes migratorias “malas”.

Los nuevos aranceles serían una catástrofe para México –cuyo comercio exterior depende en un 80% del país vecino– pero también socavarían el poder adquisitivo de los estadounidenses al ver encarecidos los productos, y perjudicaría a muchas empresas de EE UU presentes en suelo mexicano, especialmente las de automoción. Por esa razón, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, trasladó por carta a Trump que no creía en el “diente por diente” y en el “ojo por ojo”. “Trump va a comprender que no es de esa manera que se pueden resolver las cosas”, sostuvo.

Obrador, que recibió el apoyo de Carlos Slim, el hombre más rico de México y el quinto del mundo, aseguró que el país ha tomado medidas para frenar el flujo migratorio. Sostuvo, además, que seguirá adelante con la ratificación del tratado comercial entre ambos países y Canadá –conocido como el T-MEC– cuyo procedimiento había arrancado en el Senado mexicano este mismo jueves, tras meses de duras negociaciones en las que el acuerdo estuvo a punto de saltar por los aires. 

Trump aprovechó la ocasión para hacer una llamamiento a que las compañías afincadas en suelo mexicano volvieran a Estados Unidos para no verse afectadas por este nuevo frente de la guerra comercial. “Para no pagar los aranceles, si empiezan a subir, las compañías abandonarán México, que se ha llevado el 30% de nuestra industria automovilística, y volverán a casa”, declaró el mandatario estadounidense en la red social.

El año pasado, México –segunda potencia de Latinoamérica tras Brasil y decimoquinta en el ranking mundial– exportó bienes a EE UU por más de 328.000 millones de dólares, lo que supone el 79,4% de su comercio exterior, según datos del Gobierno mexicano. De ellos, la mayoría –más de un 20%– son productos automovilísticos (desde coches y motos hasta componentes), seguidos por productos industriales, como electrodomésticos y otros aparatos electrónicos. Un aumento de los aranceles, por tanto, podría suponer un importante shock para su economía, que según prevé el FMI, crecerá al 1,6% este año y al 1,9% el que viene.

BBVA, Meliá y Santander, las empresas españolas con mayor exposición al mercado mexicano

  • BBVA. México es, desde hace años, la principal fuente de ingresos para esta entidad bancaria. El año pasado, el mercado mexicano supuso el 30% de su facturación, razón por la que este viernes el banco se dejó más de un 4% en Bolsa. El BBVA canaliza las remesas que envían los inmigrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos, además de haber sido una de las entidades pioneras en conceder hipotecas en México.
  • Meliá. La cadena hotelera genera el 28% de sus ingresos en el país centroamericano. Allí se encuentran el 20% de los hoteles que la empresa tiene en el Caribe, en concreto, ocho de un total de 42, y más de 3.000 habitaciones.
  • Santander. La entidad dirigida por Ana Botín factura el 7,4% en México, que constituye uno de los diez mercados clave de la compañía.
  • Más de 6.000 empresas. Junto a las más grandes, la analista de riesgo de Cesce, María José Chaguaceda, sostiene que en el mercado mexicano operan más de 6.000 empresas españolas, por lo que considera la amenaza de Trump “una mala noticia”. Tras la Unión Europea, que copa más de 60%, México es el primer destino de las exportaciones españolas, más de 4.560 millones de euros.
Normas