El Ibex 35 salva los 9.000 puntos tras su peor mes desde diciembre de 2018

El aumento de las tensiones comerciales pasa factura a los mercados en mayo y Wall Street registra su primera caída mensual en el año

ibex 35 pulsa en la foto

A pesar de que los mercados terminaron el mes de abril soñando con la posibilidad de un acuerdo comercial entre Pekín y Washington, durante el mes de mayo, el sueño se ha convertido en una pesadilla. El Ibex llegó a subir un 12,20% en lo que iba de año a mediados de abril, a día de hoy, acumula una revalorización desde el inicio de 2019 del 5,44%.

IBEX 35 9.132,40 0,43%
EUR x USD 1,0992 0,009%
Petroleo Brent 64,040 -1,127%
CIE AUTOMOTIVE 22,46 -0,35%
EUROSTOXX 50 3.544,02 0,20%

El 5 de mayo, el presidente estadounidense inició una escalada de hostilidades hacia China al anunciar que elevaría los aranceles desde el 10% hasta el 25% en productos valorados en 200.000 millones de dólares. La respuesta China no se hizo esperar y el gigante asiático impuso aranceles de entre el 5% y el 25% a productos estadounidenses valorados en 60.000 millones de dólares.

Tras la escalada arancelaria, la tensión continuó aumentando entre las dos potencias en medio de acusaciones de manipular el tipo de cambio del Yuan, del veto estadounidense sobre Huawei; de los rumores de cortes de suministros de tierras raras y las afirmaciones de Trump asegurando que los aranceles sobre los productos de Pekín podrían aumentar todavía más y que entonces "China suspirará por alcanzar un acuerdo comercial". El resultado: unas negociaciones comerciales completamente paralizadas con la última esperanza de una reunión entre Trump y Xi Jinping el próximo 20 de junio durante la cumbre del G20 que no se ha cancelado (por ahora).

Lejos de mejorar, la situación ha empeorado a finales de mes: el Gobierno chino ha asegurado que procederá a elaborar una lista negra de empresas y personas extranjeras "no dignas de confianza" y que estarían "dañando los intereses de las empresas domésticas". Una represalia que podría afectar a miles de compañías y cuyas consecuencias no están todavía claras. Por otro lado, a pesar de que los mercados recibieron una tregua del proteccionismo tras el anuncio de Trump de aplazar seis meses la entrada en vigor del aumento de los aranceles a los coches fabricados en la Unión Europea y en Japón, un nuevo frente se ha abierto tras el anuncio de la interposición de nuevos aranceles sobre México.

Hoy, empleando su herramienta favorita para su política exterior, Trump ha anunciado vía Twitter la imposición de aranceles (que empezarán en el 5% en junio y subirán al 25% en octubre) a todos los productos de México como castigo por el creciente número de inmigrantes en la frontera. Una medida que, de llevarse a cabo, aumenta las posibilidades de más contracción comercial y anticipa un freno económico aún mayor.  

Y es que en medio del fragor de los tambores de guerra comercial, organismos como la Fed de Nueva York o la OCDE han elevado la voz para advertir de las consecuencias para un ya de por sí debilitado crecimiento económico y para los consumidores estadounidenses. Según la Fed de Nueva York, la factura de la guerra comercial para el consumidor estadounidense será de 106.074 millones de dólares al año, mientras que tendría un impacto en el crecimiento del PIB mundial de una décima menos según la OCDE y provocará el crecimiento más débil del comercio en 10 años.

Si bien el efecto sobre el crecimiento económico está aún por ver, los mercados han recibido ya el golpe. Los inversores han huido de la renta variable y han buscado cobijo en la renta fija hundiendo las rentabilidades. El bund alemán ha alcanzado un mínimo histórico: nunca antes la deuda alemana había ofrecido una rentabilidad tan negativa, el -0,2%. El bono español a 10 años cotiza en torno al 0,715%, rebajando el mínimo histórico del 0,72% del miércoles. La prima de riesgo se sitúa en 95,7 puntos básicos. La deuda estadounidense a 10 años pierde cuatro puntos básicos y alcanza niveles de 2017 en el 2,13%.

En las Bolsas europeas, el Mib italiano retrocede en el mes un 9,50%, el Cac francés cae un 6,78%, el Stoxx 50 pierde un 6,66%; el Dax alemán un 5% y el FTSE el 3,46%. Al otro lado del Atlántico, los tres principales índices cierran el primer mes en negativo del año: el Nasdaq baja un 7,93%, el S&P el 6,58% y el Dow Jones, un 7,93%. 

El Ibex 35, que terminó abril en los 9.570,6 puntos, ha finalizado mayo con una caída del 5,92% en el mes que lo ha dejado en los 9.004,20 puntos tras perder hoy un 1,68%. Durante la sesión de hoy, los valores con relación con México han sido los más penalizados. BBVA, que genera el 44% del beneficio atribuido en el país, ha caído un 4,09% mientras que CIE Automotive, con el 37% del beneficio bruto en 2018 con origen en México, ha cedido un 4,41%. ArcelorMittal, con minas y plantas allí, ha retrocedido el 1,92%.

Por sectores, las ventas minoristas (-9,87%), los bancos (-11,58%) y la industria del automóvil (-13,74%) han sido los más perjudicados en Europa durante mayo. En España, Cellnex ha sido la compañía que mejor parada ha salido con una subida en el mes del 14,70%, le sigue Inmobiliaria Colonial con el 3,28% y Red Eléctrica con un 2,95%. En el lado opuesto, IAG (-19,02%), Ence (-21,74%) y ArcelorMittal (-31,36%) han sido los más castigados. 

En el mercado de divisas, el euro vale un 0,62% menos respecto al dólar que a comienzos de mes y se cambia a 1,113 dólares. Por otro lado, la libra cae un 3,16% en mayo debido al aumento de la inestabilidad política en Reino Unido que ha llevado a May a dimitir y que ha acercado la posibilidad de un Brexit duro. En las materias primas, el barril de Brent pierde en el mes un 11,25% hasta 64,84 dólares, un precio que a pesar de las turbulencias es aún un 20,52% superior al que registraba en el comienzo de 2019.

Normas